16 oct. 2013

DESCUBRIENDO....MI PAÍS...MINAS Y ALREDEDORES (II)

Ahora le toca el turno al Parque de Vacaciones de Funcionarios de UTE-ANTEL…que recuerdos!!!.

Como ya conté una vez, mis padres me concibieron en el Parque en unas vacaciones, por eso algo especial me une a él, a su tierra, a sus árboles, a sus edificaciones, al Balneario del arroyo San Francisco…y hasta me emociono al recordar.

Mi padre era funcionario de UTE (Usinas Termoeléctricas del Estado) y cuando se creó ANTEL (Administración Nacional de Telecomunicaciones) pasó a trabajar  con los teléfonos y desde que se casó con mi madre pasaban sus vacaciones en el Parque, como todos lo conocen. Cuando llegué yo y desde que tenía un año y medio veraneábamos los tres todos los años, hasta que mi madre ya no estuvo, para después seguir yendo con mi padre, porque el Parque es especial, hasta que mi padre se jubiló y yo comencé a trabajar…pero aún guardo muy bonitos recuerdos del Parque…la gente, los amigos que hacía cada año con los que tratábamos de coincidir al año siguiente….porque el Parque no es solo el edificio y la naturaleza, también es su gente….que comparte una misma filosofía….disfrutar de la naturaleza, pasarlo bien y hacer amigos….en definitiva…una gran familia.

Todo el que va opina lo mismo, es realmente una maravilla entre la naturaleza lo podrán observar en las fotos, porque todo fue pensado y construido por la mano del hombre pero sin olvidar la comunión que debe de haber con la naturaleza, como para que ésta no se ofendiera y nos dejara disfrutar de su belleza.

El Parque de Vacaciones de Funcionarios de UTE – ANTEL nació hace más de 60 años como colonia de vacaciones para los funcionarios de UTE cuando se creó ANTEL, sus funcionarios que antes habían sido de UTE, pudieron seguir disfrutando de las instalaciones y todas sus comodidades.

Por 1945, el presidente de UTE de la época, el Ing. Santiago Mauri, buscaba un lugar para establecer una colonia de vacaciones para los funcionarios…un lugar donde pudieran descansar, disfrutar y desconectar. Y fue así que recorriendo varios lugares llegó a las Sierras de Minas, cerca del arroyo San Francisco….y pensó…este es el lugar.

Cuenta con más de 470 há, más de la mitad forestadas con fauna autóctona, dos edificios de alojamientos (“los apartamentos viejos y los apartamentos nuevos”….a pesar del tiempo se siguen llamando igual) con capacidad para 700 personas en habitaciones con todas las comodidades y 8 casas amuebladas con chimenea, restaurante y bar, sala de juegos, sala de cine y biblioteca, enfermería con atención las 24 horas, dos complejos de piscinas de todas las profundidades y uno de ellos techado para poder disfrutar de un baño relajante en cualquier momento del año, un balneario cercano en las márgenes del arroyo San Francisco con trampolines y balsa, un complejo deportivo con canchas de fútbol, y fútbol cinco, voleibol, frontón, cancha de pádel y tenis, cancha de baloncesto, cancha de petanca y ahora también golfito y un mirador desde donde se divisan las Sierras de Minas.

Además de todo eso, se realizan otras actividades como la de senderismo para visitar la Mina de Manganeso, la Cueva del Indio, la Mina Vieja o el Rincón de los Enamorados, un precioso valle que baña un hilo de agua rodeado de madreselvas, también paseos a caballo por todo el predio y por la noche se puede disfrutar de las actividades que se realizan en el bar en donde en ocasiones y sobre todo en fiestas se organizan bailes.

Pero además de todo eso, el Parque se autosustenta, porque tiene un tambo de donde sale la leche que se consume en el desayuno y la merienda, además del resto de productos, avícola, vivero y a tres quilómetros una porqueriza.

De todo lo que se produce se puede comprar en el almacén (chorizos, morcillas, butifarras, jamón york, huevos, dulces, alfajores, bizcochos, galletas, y un largo etcétera).

Además cuenta con una política ambiental como una de sus principales insignias. Tiene como forma alternativa de energía la que provee un gigantesco molino de viento, un biodigestor y la potabilización del agua se realiza en dos gigantescas UPAS (Unidades Potabilizadoras de Agua).

Por este motivo, el Parque recibió el Premio Eficiencia Energética del año 2009, por contar con energía solar para el calentamiento de piscinas y el de agua sanitaria.

En definitiva una pequeña ciudad para descansar y disfrutar con todo lo que uno pueda necesitar.

Continuando con lugares paradisíacos, tengo que mencionar el complejo turístico San Francisco de las Sierras, a 3 km de Minas y cercano al Parque de Vacaciones.

El complejo fue construido hace 10 años, la última vez que estuve por allí estaba casi recién inaugurado. Tiene una casa principal con dos restaurantes, un bar, gran piscina, cinco casas de huéspedes y un terreno de 5,50 há incluyendo un pequeño lago para riego o irrigación, un establo y garages. En la casa principal hay sala de juegos, biblioteca, bar con zona de baile, y todas las comodidades para pasar unos días a cuerpo de rey.

Otro de los lugares para visitar cerca de Minas es el Salto del Penitente, una cascada de más de 50 m de alto, rodeada de un entorno agreste, que vierte en una piscina natural con fondo de piedra, apta para baños.
La Mina de Oro, que se encuentra a 3 km de la ciudad de MInas con 800 m de galerías que pueden ser recorridos con guías especializados.

La Laguna de Los Cuervos, se encuentra ubicada a 2 km al noreste del Cerro Arequita. Se trata de un ensanchamiento del río Santa Lucía que bajo el Cerro de los Cuervos, forma un conjunto de interés paisajístico. Ofrece cabañas, camping y servicios recreativos.

Y hay mucho más….pero lo voy dejando por aquí, porque lo mejor sería que si en algún momento tenéis la oportunidad de ir a Uruguay, no dejéis de visitar Minas y sus alrededores….no os defraudará.