9 mar. 2013

BURBUJAS DE AMOR


Caminaba despacio por la calle y cruzó hacia la plaza donde unos niños se divertían jugando con burbujas de jabón y se sentó en un banco a mirarlos y pensar.

No creía lo que le ocurría, aún dudaba un poco sobre lo que sentía.

Él había aparecido en su vida y en unos días lo había llenado todo de alegría, de luz, de color, y se sentía flotar como las burbujas de colores que revoloteaban en ese momento por todas partes.

Siempre le habían encantado.........a que niño no le gustaban???, pero ella ya no era una niña, los años habían dejado su huella, las ilusiones habían quedado por el camino, aquellas ilusiones por las que era capaz de mover montañas y que la hacían subirse al terrado de su casa y quedarse horas contemplando las estrellas.

Todo eso había pasado, la vida había hecho desaparecer de un soplo esas ilusiones... y ahora, una mirada, una sonrisa, un beso, un abrazo, horas compartidas casi sin hablar y volvía a ver burbujas multicolores por todas partes…..pero, la vida le había enseñado que eso no podía durar para siempre…porque siempre había sido así…porque las burbujas de jabón tampoco duran por siempre, solo duran unos segundos y desaparecen.

Qué hacer para que ese momento perdurara?........lo pensó bien..........aprovecharía esos segundos y trataría de convertirlos en minutos, en horas, en días, en años, ....trataría que esa alegría durara por siempre, que esas burbujas no desaparecieran y tendría que soplar mucho hasta inundarlo todo con ellas, pero él también tendría que hacerlo, para crear la burbuja perfecta….porque ese juego necesitaría la ayuda de los dos.