3 feb. 2013

MULAS, AMY Y OTRAS CHICAS DEL MONTÓN

Si ayer hablaba del escándalo mayúsculo en el que está envuelto el PP, con el caso Bárcenas y el más antiguo caso Gürtel, hoy me voy hacia el otro lado, con el caso Mulas & Amy Martin.

Como decía hace poco….en todos lados se cuecen habas.

Hace unos días se descubrieron los tejes y manejes de Carlos Mulas en la Fundación Ideas del PSOE.

Él, jóven, guapo, super formado, Doctor en Economía y profesor universitario, con cargo hasta en el FMI, se desempeñaba también como Director General de la Fundación Ideas, hasta que se destapó la falsa autoría de una serie de trabajos pagados por la Fundación a quien firmaba como Amy Martin.

La columnista “fantasma” habría cobrado casi 60000 euros en dos años (entre 2009 y 2011) por 14 artículos y sus traducciones del inglés, además de otros trabajos para artículos firmados por otros, con pagos de hasta 3000 euros por artículo.

Viendo estas cifras, solo se me ocurre pensar dos cosas: la primera…”quiero ser Amy Martin” y la segunda…”quiero ser amiga de Amy Martin”….bueno….no piensen mal de mí…pero es que estas son cifras increíbles en el mundo editorial y en cualquier otro mundo, con excepción del político de hoy en día, supongo….pero no quiero seguir por este lado, que me voy por las ramas.

Los artículos firmados por Amy Martin cubrían todo tipo de información, iban desde la industria del cine en Nigeria, la central nuclear de Fukushima, la crisis de la Eurozona o la medición de la felicidad.

Cuando salió todo esto a la luz, le preguntaron a Carlos Mulas, ¿Quién es Amy Martin? Y contestó “creo que Amy Martin es una analista política, yo sólo la he visto una vez”.

En ese momento, todo apuntaba que Amy Martin era el mismísimo Carlos Mulas.

Pero pocos días después, para complicar más todo este entuerto, por un comunicado, la esposa o exesposa de este despistado, Irene Zoe, jura y perjura que Amy Martin es ella  y que su abnegado esposo o exesposo (porque no está clara cuál es la relación que los une actualmente) no sabe nada al respecto.

Esto me suena al “yo no fui…yo no la mordí” otra vez….nada creíble. Porque….vamos a ver….es su marido o su exmarido, viven o vivían juntos, …..entonces, es poco creíble que él no se enterara de lo que hacía su mujer, sobre todo porque compartían además de casa, una empresa, Storylines Projects S.L., en donde se diseñó el logotipo y la marca comercial "Amy Martin", y que fueron registrados por esta empresa cuando el administrador único de la sociedad era Carlos Mulas, y su mujer Irene, socia de la misma.

Y esto no es todo….la productora Storylines Projects, ha vivido en los últimos años en buena medida gracias a las subvenciones del Ministerio de Cultura, porque recibieron un total de 63000 euros por un corto, “Uniformadas”, en dos diferentes ocasiones. Además han recibido otras dos subvenciones para otros cortometrajes. Una de ellas, en 2009 por "Buen Viaje", para el que recibieron una ayuda de 43794 euros.
Da que pensar todo esto….porque no a cualquiera se le conceden tantas subvenciones, a menos que tengan algún tipo de enchufe.
Todo muy turbio, muy enrevesado, que no se puede creer aunque tu comportamiento sea alternativo y sin ánimo de ofender a los alternativos…..mucha falta de ética….engaño….etc, etc.
Por lo pronto el PSOE, le ha pedido o mejor dicho exigido, a Carlos Mulas, que devuelva los casi 60000 euros que ha cobrado (él o su mujer)…..y eso los ha hecho desaparecer de la faz de la tierra, porque nadie sabe donde están.
En fin….mientras estos dos,  jóvenes, guapos y con futuro prometedor, lucraban con el dinero de todos,….muchos españoles siguen aumentando las colas del INEM o pidiendo comida en Cáritas.
Y como decía una compi del curro: “Muchos nacen con una flor en el trasero y a otros les toca un cactus”.