28 ene. 2012

PASANDO PÁGINA


María estaba preocupada, hacía tiempo que no sabía nada de su amiga Eloísa y ya estaba decidida a llamarla cuando la vio caminando apresuradamente por la acera de enfrente al bar en donde estaba.

- Eyyy Eloísa,- la llamó.

- Hola María, que casualidad encontrarte aquí guapa. Justo iba para tu casa,- dijo Eloísa sentándose junto a su amiga.

- Hace meses que no se de ti, ¿qué es de tu vida?,- preguntó María viendo la cara preocupada de Eloísa.

- Si te contara!!!,- exclamó Eloísa a punto de llorar.

- Cuéntame guapa,- dijo María abrazando a su amiga.

- Realmente me hizo mucho daño, no creo que levante cabeza,- atinó a decir Eloísa y se echó a llorar.

- Supongo que hablas de Luis?,- preguntó María.

- Se aprovechó de mí, de mi sensibilidad, de mis sentimientos,- dijo Eloísa entre sollozos.

- Pero que te ha hecho?.

- Me utilizó. Yo le di todo, mis mejores años, mi vida, todo…y hace unos meses me dijo que hay otra persona en su vida, desde hace tres años, nada menos….es un sinvergüenza….me siento tan mal….tan humillada….como no me di cuenta antes??.

- Porque estabas ciega…le querías…le quieres aún.

- No….ya no…lo he arrancado como he podido de mi corazón…ahora le odio…le odio con todas mis fuerzas….pero…

- Pero es duro levantar cabeza, verdad??...lo digo porque sé lo que sientes…he pasado por algo similar con Juan hace algunos años atrás.

- Me ha dejado una losa tan pesada que no logro levantar….y hace que desconfíe de todos…hasta de mi propia sombra.

- Poco a poco guapa…poco a poco…cada uno tiene sus tiempos para reponerse de situaciones como esas….pero sabes que debes pasar página.

- Lo sé…pero es difícil.

- Porque si no lo haces, seguirás inmersa en el círculo del odio y la compasión y no avanzarás y nunca te sentirás mejor. Tienes que dejar de darle vueltas al mismo tema día tras día, porque pierdes el tiempo que podrías dedicar a otras actividades mucho más agradables que estar compadeciéndote y llorando.

- Tus palabras me animan….pero necesito hablarlo…gritarlo…que entiendan lo que me ha pasado y que me digan cómo salir de esta espiral descendente en la que estoy…que hagan desaparecer esta angustia que siento….

- Vale, Eloísa….sirve hablarlo….pero también pon de tu parte….sonríe de vez en cuando…mírate al espejo y sonríe…y de vez en cuando di….”voy a salir de esto”…. Al final te lo terminarás creyendo, porque eres una persona inteligente, con salud, con familia, con amigos que te quieren. Has tenido una mala experiencia, que no te garantizo que sea la peor, porque las hay infinitamente peores. A veces cuando me siento mal…triste, deprimida, pienso que hay gente que tiene problemas peores que los míos…es un consuelo un poco tonto…pero sabes qué ??...eso me ayuda a ver las soluciones y si no las encuentro…por lo menos lo intento.

- Yo quiero ser feliz,- dijo Eloísa.- Pensaba que con Luis lo era…pero…no

- Todo el mundo quiere ser feliz, y hay quienes hacen lo imposible por lograrlo…pero….nunca pongas tu felicidad en manos de nadie…porque ser feliz es tu responsabilidad y tu derecho…eres dueña de tu felicidad, eres dueña de tu tiempo y de tu vida y puedes mostrarle a los demás que puedes serlo…puedes mostrarle a los demás como eres y seguro que en este mundo hay alguien a quien le encanta como eres…solo es cuestión de reponerse…de recuperar fuerzas….lo que te hará sentir mejor…y cuando menos te lo esperes….verás que encuentras la felicidad que hoy consideras perdida….pero…debes pasar página, porque quizás encuentres algo interesante en la siguiente.

- Sabía que mi amiga la psicóloga me entendería,- dijo Eloísa abrazando a María.

Dedicado a todas las personas que alguna vez sufrieron por amor…y salieron adelante.

21 ene. 2012

AVISO A LECTORES Y NAVEGANTES...

Hace un tiempo estaba pensando en dejar esto y no es porque no me guste escribir, pero últimamente no tengo mucho tiempo de hacerlo por trabajo y demás, ni tampoco de visitar y leer blogs amigos.

Pero cada vez que tengo la intención de retirarme, de dejarlo, el gusanillo interior me dice que no, que no lo haga, que no lo deje, que ésta es mi casa virtual y no puedo abandonarla…es que esto atrae y mucho. 

Así que he pensado que lo mejor será que me ponga un día de publicación y lectura, que será los sábados y si el tiempo me lo permite, quizás algún otro día.

Estimad@s.....nos vemos el sábado que viene….con algún cuento…o alguna historia…quien sabe…


15 ene. 2012

ELLA Y ÉL



Sara se maquillaba lentamente sentada frente al espejo y peinaba su cabello recordando el día que se casó. Cuánto tiempo ya!!!, pensó. Hoy se cumplen 50 años…50 maravillosos años. Y no pudo evitar sonreír a la vez que una lágrima de emoción rodaba por sus mejillas.

Uyyy que tonta!!!, se dijo. Voy a tener que retocar mi maquillaje, pensaba mientras cogía la brocha y empolvaba nuevamente sus mejillas.

En el salón de su casa, la esperaba Ramón impaciente, como hacía 50 años, siempre la esperaba, pero lo hacía con gusto porque ella era la mujer de su vida, con la que había compartido todo, alegrías, tristezas, ruinas y riqueza y se sentía feliz como aquel día en que ante el Juez dijo Si quiero.

Cuando Ramón le dijo a Sara que le quería hacer un regalo por su aniversario, ella pensó que sería algo familiar e íntimo, como cuando se habían casado. Transcurrían tiempos muy duros y no había dinero para fiestas y regalos, así que solo hubo un almuerzo especial preparado por su madre y un viaje de novios de una semana porque no alcanzaba para más.

Bajó nerviosa del coche, no sabía lo que le esperaba. Ramón la había llevado a un salón de fiestas. Él la tomó de la mano y juntos entraron ante el aplauso de familiares y amigos.

Sara sorprendida no hacía otra cosa que sonreír y saludar.

Hubo música, comida, brindis, cotillón, luces y hasta fuegos artificiales y Sara y Ramón gozaron de una noche especial, como todas las noches de esos 50 años juntos, porque ella y él todavía se quieren, se acompañan, se toleran, se enfadan y reconcilian, se escuchan, se abrazan y se besan como el primer día.

“El mundo no es perfecto….pero aún se pueden encontrar amores como estos”.


Una canción para un buen despertar…

6 ene. 2012

UNA VEZ MÁS...



- Hola, -dijo ella.

- Hola, -dijo él. – ¿Hace mucho que me esperabas?.

- Pues si…quizás toda una vida,- rió ella y le besó.

- Cuanta confianza!!!,- dijo él tocándole la nariz como hacía siempre en gesto cariñoso.- ¿Quién le dio permiso?.

- El amor,- contestó ella, acariciándole la mejilla.

Y se sentaron en el parque como dos adolescentes a conversar, aunque el paso del tiempo había dejado huellas en su cabello y en sus corazones.

“Pocas cosas hay más bonitas en la vida que abrazar a quien has echado de menos”.


Para tí...porque sé te que gusta mucho esta canción.

1 ene. 2012

AÑO NUEVO...VIDA NUEVA???



La veía cuando entraba al edificio en donde vivían, la veía cuando salía del mismo, la veía en el ascensor y por las escaleras y a veces la encontraba en la panadería o en la frutería de enfrente.

Y se preguntaba cómo sería compartir una cena con ella, ver la TV en el sofá abrigados debajo de la manta.

Se la imaginaba al levantarse, al acostarse, cuando peinaba su larga cabellera dorada.

Y cuando vio por la mirilla que era ella la que había tocado el timbre de su casa, el corazón le dio un vuelco y a la carrera, adecentó un poco el salón, cerró la puerta de la cocina para que no viera los platos del almuerzo en el fregadero, ni la bolsa de basura y se alisó el pelo aunque el remolino se empecinaba en ser rebelde.

Se miró al espejo de la entrada y pensó en que le diría en cuanto abriera la puerta: “Hola guapa, ¿cómo estás?. ¿Qué te trae a mi humilde morada?”....nooo…no le puedo decir eso, si apenas hemos cruzado un buenos días, buenas tardes, buenas noches. Le diré: “Hola vecina, ¿en qué puedo ayudarla?”. Tampoco….es demasiada confianza…ufff…¿qué hago?…Abro la puerta porque si no se irá pensando que no hay nadie, pero cuánto me gustaría invitarla a cenar…por Dios…por Dios…te pedí un milagro de fin de año y me lo has concedido.

- Hola vecino…estoy preparando la cena para unos amigos y me he quedado sin harina…tendría una tacita para darme?,- preguntó ella haciendo un mohín.

Si es que es encantadora, pensó él….madre de Dios…y yo….¿qué hago?...necesito otro milagro porque no me salen las palabras.

- Si…si….tengo….espera,- tartamudeo él mientras entraba en la cocina a por el frasco de harina.

- Gracias, vecino. Feliz año,- dijo ella con el frasco de la harina en una mano y la taza que traía en la otra. - Es que también es el cumpleaños de mi marido y le estoy haciendo una tarta….y tengo tantas cosas en la cabeza que se me ha olvidado comprar.

- No hay problema,- dijo él sorprendido.

Me cachis!!!, exclamó cuando cerró la puerta...Es casada….¿Por qué todas las mujeres guapas que se mudan a ese piso ya tienen que venir emparejadas?.

Otra vez será, se dijo y se tapó con la manta del sofá y encendió la TV, dispuesto a esperar las campanadas que anuncian el fin de un año y el comienzo de otro...que esperaba fuera mejor.