21 oct. 2012

EL DIARIO DE MARÍA (VI)


29 de diciembre de 1994

Ha pasado la Navidad y no he tenido noticias de Juan, ¿lo habrán operado ya?. Tengo ganas de saber de él. Podría llamar a Federico, pero no...mejor no....porque no quiero que Juan sepa que estoy interesada en saber de él...además me dijo que me llamaría...así que tendré que esperar.

7 de enero de 1995

No puedo leer....no puedo hacer nada, porque vivo pensando en él....ya no puedo esperar más...tengo que llamarle. Pero no....mejor no....

9 de enero de 1995

Está bien....no aguanto más la espera o moriré de la desesperación, pero llamaré a su trabajo, por si saben algo de él.

- Hola,....¿podrían comunicarme con Juan?, -dije con voz entrecortada.

- Él no está.

- Debe de estar convaleciente aún, supongo?.

- Es que lo están operando en este instante, justamente. 

- Cómo que recién le están operando?.

- Si...así es....con el asunto de la huelga de anestesistas, le han pospuesto la operación hasta hoy...y justo en este momento le están operando, porque la operación era a esta hora.....mañana iré a verle....si quieres le digo que le has llamado. ¿Dime tu nombre?.

- Pues no....no le diga nada....soy una amiga que quería saber de él, nada más.

- Vale...esta bien...no le diré nada....adiós.

- Adiós, -corté la comunicación, golpeándome la cabeza con el teléfono, por lo tonta, retonta que soy, por no animarme a decir quien soy....Ufff que tonta soy...podría haberlo dicho, así sabrá que sigo interesada en él.....pero mejor espero que me llame cuando esté mejor....si eso haré.

Esto va para largo, dijo Marina en voz baja mientras cerraba la libreta de su tía, antes de dormir.

Continuará...