14 oct. 2012

EL DIARIO DE MARÍA (V)


Marina estaba decidida a saber más del romance entre Juan y su tía María, así que en cuanto llegó del colegio, y sin quitarse el uniforme, abrió el cuaderno y dio vuelta la última página que había leído y se encontró con dos páginas en blanco.

No puede ser!!!!, exclamó....noooo!!!, .....tía María....no me puedes hacer esto. Quiero saber más de tí. 

Regresó a donde había empezado con la lectura y se fijó en la fecha: 26 de octubre de 1994. 

Ufff....cuánto tiempo ha transcurrido. Yo ni siquiera había nacido. 

En las siguientes páginas, tras las páginas en blanco, decía:

"Juan me ha ido a buscar a la casa de Tamara y me ha llevado a comer pizza. Parecía nervioso, distante, y me apretó tanto la mano cuando nos vimos que casi me hace daño.

En cuanto nos sentamos en la pizzería le pregunté que le pasaba, porque había hecho todo el camino casi sin hablar.

Me dijo que le tenían que operar nuevamente para quitarle el clavo Kunstcher, que tiene alojado en su pierna y que eso le preocupaba mucho. 

- No quiero que me operen de nuevo, - dijo con vehemencia.

- Pero tienen que hacerlo....tal parece que tu fémur ya ha sanado y no tienes porque tener el clavo allí...ya ha cumplido su cometido,- le dije para tranquilizarle.

- Lo sé...lo sé... y gracias por tratar de explicarme y conformarme.

- Yo estaré a tu lado.

- Es que....no sé....no quiero hacerte pasar por eso....creo que debemos separarnos....quizás por un tiempo....hasta que esté mejor....no tengo la cabeza puesta en nosotros... si no solo en la maldita operación.

- Oooohhh era eso!!!...que no quieres estar conmigo.

- No...no es eso....si quiero estar contigo....pero más adelante....cuando pueda caminar bien...cuando me sienta bien. Yo te llamaré María...lo haré.

- Y mientras tanto, que hago yo?....Esperarte?,- le pregunté sintiendo que las lágrimas pugnaban por salir de mis ojos.

- Si quieres....a mi me gustaría que me esperaras...de hecho yo también lo haré, además de ponerme bueno....Pero creo que es mucho pedir....no puedo pedírtelo....no puedo obligarte a que lo hagas.

- No sé que voy a hacer Juan...yo te quiero y quiero estar contigo para apoyarte, para cuidarte....no quiero que esto se termine así.

- Pero no se termina, mi amor....es solo un tiempo que te pido.

- Esta bien Juan....ya nos veremos....quieres llevarme a mi casa ahora...es tarde y estoy cansada.

Cuando nos despedimos, no pude contener las lágrimas...pero no quería que él me viera llorar, así que entré en casa sin mirar atrás, mientras él arrancaba la furgoneta."

Marina se quedó muy triste al leer lo que había escrito su tía. La fecha de lo que había leído era: 12 de diciembre de 1994.

Vaya, pensó, la historia de amor le ha durado poco a la tía María....espero que continúe, pero hoy no puedo seguir leyendo porque tengo que almorzar y estudiar...ya seguiré más tarde.