22 sept. 2012

EL DIARIO DE MARÍA (III)


- No hay nada en la tele,- exclamó Marina apagando el televisor.

Jolines pensó, domingo por la tarde y no tengo nada que hacer, Ana y Laura se han ido con sus padres al campo y yo estoy aquí, en casa….en fin….paciencia…me pondré a leer algo….aaahhh si….el diario de la tía María…..

Bajó la escalera corriendo rumbo al garaje. Su madre que estaba en la cocina haciendo un bizcocho, escuchó los pasos de su hija, pero pensó que iría al jardín y siguió con sus tareas.

María abrió las cajas y encontró el cuaderno que había estado leyendo. Buscó la página en donde había quedado antes y leyó:

Juan era alto, rubio con una melena despeinada que me encantaba. Como el hombre de mi sueño. Lo que debía comprobar era si besaba igual que él y eso era lo que me daba vueltas en la cabeza, mientras me hablaba de su trabajo, sus gustos, y mirábamos los escaparates de las tiendas en el Centro Comercial donde me había llevado.

- ¿Quieres tomar algo?,- me preguntó.

- Si…no sería mala idea,- le contesté.

Así que nos sentamos en uno de los bares de la plaza de comidas y Juan pidió dos refrescos.

- ¡Qué guapa eres!,- dijo. Federico me lo había comentado, pero no había dicho que eras así, ....que tenías cara de niña buena.

No pude contener la risa….si él supiera pensaba…buena…bueno…en realidad si lo soy.

- Me haces reír…¿quién te dijo a ti que soy buena?

- Buenooo….es que se te ve en los ojos….que por cierto son preciosos…además eres estudiosa…¿ya te has licenciado?.

- Si…

-Y qué haces en la Facultad, entonces?

- Trabajo en un departamento. He entrado hace poco como ayudante por concurso….

- Joooerrr…y además eres inteligente…porque no cualquiera trabaja en la Facultad. A mí no me gustaba mucho estudiar, pero el campo si…soy técnico agrario con especialización en pecuaria, igual que Federico….a él lo conocí en la escuela agraria.

- Lo sé…me lo dijo Federico….tal parece que el Fede ha propiciado que nos conociéramos.
- Si…es un capo el Fede….es un muy buen amigo…cuando me accidenté, él estuvo siempre en el Hospital, conmigo….me iba a ver todos los días.

- ¡Qué buen amigo!...si que lo es.

- ¿Cuéntame algo de ti?...Tienes novio?.

- Claro que no….si lo tuviera no hubiera salido contigo.

- Tienes razón..yo tuve una relación….pero terminó hace cuatro meses…era la nieta de mi compañero de habitación en el Hospital, muy guapa también….pero oye….que no tanto como tú.

- No te preocupes….pues….yo tuve novio….mi primer novio…pero lo dejamos hace más de un año….creo que él ahora está con alguien…pero no lo sé bien porque hace bastante que no sé de él.

- Bueno…me quedo más tranquilo…

- ¿Y eso por qué?.

- Es que tú me gustas….no sé nota….,- dijo cogiéndome la mano.

- Vale….tú a mí también me gustas…,- dije guiñándole un ojo.

- Si quieres vamos a dar una vuelta por el Paseo Marítimo…te parece?.

- Si…me encantaría…,- contesté, sabiendo que sería el momento propicio para comprobar si Juan besaba como el hombre del sueño….quería pensar que si.

- Marina….Marina….cuida el bizcocho que ya he puesto en el horno, mientras voy a descolgar la ropa al terrado,- gritó Pamela desde la cocina.

- Si mamá,- contestó Marina cerrando el cuaderno. Esto se pone bueno, pensó y se lo guardó en el bolsillo para seguir leyendo después.