1 sept. 2012

SOÑAR NO CUESTA NADA


Cuando le dijo adiós aquel día, ella ya sabía que nunca más volvería a verlo, nunca más volvería a oírlo, ni a tocarlo ni a olerlo, tampoco a sentirlo……..nunca más volvería a saber de él.

Así lo había decidido él justo antes de encontrarse tres días antes. Nunca pensó que aquel momento podía llegar, pero llegó, era hora de levantar el vuelo….como siempre.

Era su destino….ir de aquí para allá….de nido en nido…de flor en flor como un picaflor…

Eso sí, en el momento en que tomó esa decisión también se dijo que disfrutaría ese último encuentro como nunca….quería fijar en su memoria cada minuto…cada último minuto con ella.

Además intentaría llevarlo de la mejor manera posible, de forma que no se le notase nada e intentar ser el mismo de siempre, porque no quería hacerle daño….ella no se lo merecía…y quería que tuviera de él un recuerdo bonito.

En el momento en que él llegó a su vida, ella tenía sus sueños enterrados, sus ganas de vivir olvidadas…..ante el mundo se mostraba contenta y llena de vida, pero ella sabía que no era así…no había cabida para el amor en su día a día…..

El día que le conoció fue algo distinto……….un rayo de luz iluminó su camino, él la hacía sonreír….y así fue desenterrando cada uno de esos sueños que ella tenía olvidados.

No era malo soñar, nunca lo había sido para ella……Siempre pensó que “los sueños son las alas que nos hacen volar y conocer mundo” ……y lo seguía pensando, además a nadie hacía daño con ello….

Pero tenía miedo….tanto entusiasmo no era bueno….no quería que él en algún momento le quitase las ganas de seguir soñando, como otras veces le había pasado…..porque una cosa era soñar y otra instalarse para siempre en el mundo de los sueños y perder la noción de la realidad.

Por eso solía tener cuidado con las expectativas, ahora más que nunca……los años y la experiencia le decían que fiarse de ellas era peligroso y la podían conducir a la desilusión y a la decepción.

Tenía claro que los sueños iban y venían, tenía muy claro que algunos eran solo proyectos, meras anotaciones en su memoria y otros podían llegar a buen puerto si ponía algo de empeño y dedicación.

Soñar no cuesta nada, siempre decía su madre ……le daba otras perspectivas del mundo, le abría los ojos, le llenaba el alma…..estar con él la hacía soñar…..y creer en un amor sin obligaciones ni condiciones, era saber que él estaba allí, …..era pensar que podría superar todas las piedras de su camino….....era dejarse llevar.

Mas con ese adiós….ella lo supo….que no era como el de otras veces que se habían encontrado….era definitivo.

Pero ella había llegado hasta donde estaba porque él le había liberado las alas otra vez  y no dejaría de volar…….. y su paso por la vida le sería mucho más fácil si dejaba a sus sueños guiarla….