7 jul. 2012

DESCUBRIENDO…MALDONADO, PIRIÁPOLIS Y PUNTA DEL ESTE


Después de Montevideo, me voy hacia el este de Uruguay, planeo un poco por el departamento de Canelones (al que me dedicaré en próximas entradas) y aterrizo en el departamento de Maldonado.

Allí visitaremos tres ciudades, primero, la capital del departamento, Maldonado, que es la segunda ciudad con más población de Uruguay. Fue fundada con el nombre de San Fernando de Maldonado y esta denominación ha dado a sus habitantes el gentilicio de fernandinos.

Maldonado tiene una bahía natural, de gran importancia estratégica, lo que llevó al gobernador de Montevideo, José Joaquín de Viana, a levantar una población precaria en el año 1755, la que fue creciendo por el trabajo e impulso de sus habitantes hasta llegar a lo que es hoy….una preciosa ciudad.


Maldonado, así como su entorno dentro del departamento, vive principalmente del turismo ya que la naturaleza ha dotado las costas y bosques de este departamento en uno de los más bellos del país.

La mayoría de los lugares de importancia histórica en Maldonado se concentran cerca de la Plaza de San Fernando, con su fuente iluminada por las noches y su estatua de José Artigas. Frente a la Plaza y como toda ciudad fundada en la época colonial, se encuentra la Catedral de San Fernando, declarada monumento histórico nacional. En el altar mayor se encuentra la imagen de la Virgen del Carmen, perteneciente al vapor "Ciudad de Santander", que naufragó cerca de Isla de Lobos en el año 1829.

Aunque no la conozco, las crónicas de la ciudad mencionan como un lugar para visitar por su belleza y su historia, la Azotea de Haedo, la casa de veraneo de quien fuera presidente del Consejo Nacional de Gobierno en 1961, Eduardo Victor Haedo, construida en 1950.

Haedo fue un gran impulsor del arte y quiso que esta casa fuera un lugar de encuentro para artistas y escritores de su tiempo convirtiéndola en un centro de expansión cultural de la región. El predio consta de un estupendo parque con esculturas de Luis Zorrilla de San Martín, Edmundo Prati y Angel Zanelli, un anfiteatro, una capilla con quincho, el taller de arte de Haedo y el "conversatorio". En los cuartos de la casa se puede observar un poco de la historia de Uruguay, ya que está adornada con innumerables fotos de políticos uruguayos, gobernantes de la época, y artistas de todas partes del mundo. Por esta casa circularon desde el Che Guevara hasta Menem y desde Alfonsina Storni hasta Mario Moreno (Cantinflas), junto a Benito Nardone, Juana de Ibarbourou o Domingo Perón, entre otros.

Otro de los lugares interesantes para visitar es la Torre del Vigía que tiene 13 metros de altura y 5 de lado y fue construida en un terreno elevado para vigilar la entrada y salida de buques al Río de la Plata. La construcción es del año1800.


Continuamos con uno de los principales balnearios turísticos del departamento:  Piriápolis, ubicada a 97 kilómetros hacia el este de Montevideo. Tiene una población fija de 7579 habitantes, aunque la población aumenta en verano por la gran afluencia de turistas. Fue la primera ciudad balneario del país y recibe muchos visitantes argentinos y brasileños, aunque el turismo interno también es muy importante.

Fue fundada por Francisco Piria y con su actividad centrada en el turismo, la ciudad tiene hoteles, casinos y una vida nocturna muy activa en los meses de verano así como parques públicos, centros religiosos, miradores, etc.

La Capilla de San Antonio, en la cima del cerro del mismo nombre, (uno de los tantos que rodean la ciudad junto al Cerro del Toro), ofrece una preciosa vista panorámica de la ciudad. Para aquellos a los que les gusta escalar, pueden hacerlo en el tercer cerro más alto de Uruguay, el Pan de Azúcar, con 423 m (vale....no se rían...pero mi país no tiene grandes montañas....es suavemente ondulado), a unos 10 km fuera del balneario, en donde se encuentra la Reserva de Fauna autóctona.


En las cercanías de Piriápolis se encuentran las famosas formaciones rocosas sobre el mar, denominadas Punta Fría, Punta Colorada y Punta Negra, y también hay playas de arenas blancas como San Francisco y Playa Hermosa, que están a una distancia muy corta del centro del balneario.


Uno de los hoteles más bonitos que tiene la ciudad es el Argentino Hotel  que se inauguró en 1930. Concebido como una construcción monumental con capacidad para 1.200 personas y equipado con los más modernos elementos para la época, el Argentino Hotel constituyó durante décadas por sí solo un atractivo turístico.

Y ahora le toca el turno a Punta del Este, la joya del Atlántico, y espero que no se me enfaden los argentinos ni los europeos, pero es el mejor balneario de toda América del Sur…que digo…de todo el mundo mundial.

Punta del Este es una ciudad peninsular situada sobre una estrecha franja de tierra de menos de 1 km de ancho. Tiene una población permanente de más de 20000 habitantes, pero en verano su población supera los 200000.

De acuerdo al Tratado del Río de la Plata de 1973, firmado por Argentina y Uruguay se la considera como el punto norte de la desembocadura del Río de la Plata en el océano Atlántico.
Se encuentra muy cerca de la ciudad de Maldonado, a apenas 5 km, estando prácticamente unidas.

Hacia el noreste, su zona de influencia se extiende hacia los balnearios que se encuentran entre  La Barra y José Ignacio; y hacia el oeste, Punta Ballena, Solanas y Portezuelo.

Cuenta con una rambla y un puerto con buena infraestructura y capacidad de amarre. Especialmente en temporada estival, la ciudad recibe gran cantidad de turistas argentinos y brasileños, quienes en parte también invierten en ella. En el verano del 2011 fueron 1249852 argentinos, y 312324 brasileños junto con, entre otros, 102275 visitantes europeos y 58706 estadounidenses.

Sus playas se dividen en “La Mansa” del lado oeste, y “La Brava” del lado este. El nombre dado a estas playas se debe a que la primera, al dar del lado del Río de la Plata (aunque sus aguas son saladas y verdes) y al estar protegida de los vientos y corrientes procedentes del Océano Atlántico, presenta casi siempre sus aguas bastante calmas; además la Isla Gorriti protege a esta playa de los vientos; mientras que la playa "Brava", al ser ya oceánica, posee un oleaje bastante más impetuoso.

En las cercanías del balneario, se hallan las lagunas del Sauce, del Diario, Blanca, José Ignacio y Garzón.

La localidad de Punta Ballena, es denominada de esta manera porque su forma se asemeja a la de una ballena dormida sobre las aguas. Es frecuentada por turistas para observar el espectáculo de la puesta de sol desde el “lomo de la Ballena”, donde se halla Casapueblo.

Casapueblo, “la escultura habitable”, es la antigua casa de veraneo del artista Carlos Páez Vilaró y actualmente es una ciudadela-escultura, que incluye un Museo, una galería de arte, y un hotel llamado Hotel Casapueblo que está dentro de la estructura.

Fue construida alrededor de una casilla de lata llamada La Pionera, por Carlos Páez Vilaró, quien la diseñó con un estilo que puede equipararse con las casas de la costa mediterránea de Santorini pero el artista suele hacer referencia al nido del hornero, un pájaro típico del Uruguay, para hablar del tipo de construcción.

Siguiendo con Punta del Este, en 1889 se construyó el primer hotel de la ciudad, propiedad de Pedro Risso, que vio en Punta del Este un lugar de descanso y terapia, para quien quisiera descansar y reponer fuerzas, pero a la vez disfrutar de las bellezas naturales que ofrecía la península.

En 1907 arribaron los primeros veraneantes a bordo del vapor "Golondrina", un grupo de familias argentinas y montevideanas invitadas por el Directorio de la Sociedad "Balneario Punta del Este".

Y al fin, en ese mismo año, Punta del Este nació como pueblo, porque el 5 de julio, el presidente Claudio Williman promulgaba la ley 3186, declarando oficialmente “...con la denominación de Punta del Este al conjunto de casas situadas en Punta del Este, Departamento de Maldonado”'.

El fraccionamiento del barrio San Rafael fue realizado por Laureano Alonso Pérez, un español llegado de Argentina, que junto con Pizzorno y Antonio Lussich formaron la sociedad que construyó otro de los hoteles de Punta del Este, el Hotel San Rafael.
 
Y desde ese entonces y hasta la década del 80, Punta del Este tuvo un formidable desarrollo inmobiliario con torres de apartamentos, chalets y numerosos complejos hoteleros como el Hotel Conrad Punta del Este Resort & Casino de la cadena internacional Hilton, ubicado en la Playa Mansa.

La principal calle del balneario es la Avenida Gorlero. En torno a esta avenida nació la vida turística de Punta del Este y en ella se encuentran galerías comerciales, restaurantes, cines, casinos, locales comerciales y muchos atractivos más. En la  Plaza Artigas en dicha avenida, se desarrolla la popular feria de los artesanos, donde se pueden adquirir artesanías en cuero, piedra, metales, vidrio y otros materiales.

Otro lugar irresistible a visitar es la Isla Gorriti, donde se puede llegar mediante veleros y barcazas que salen a toda hora desde el puerto de Punta del Este. La isla tiene una superficie de 21 ha, que puede ser recorrida por los visitantes para disfrutar de una naturaleza inigualable y de sus dos hermosas playas, Puerto Jardín y Playa Honda. Esta última se encuentra de espalda a Punta del Este y cuenta con un parador, además de varios fogones dispersos para uso libre del turista.

La Isla de Lobos, con sus 41 ha de superficie rocosa, es en donde se encuentra la colonia más grande de lobos marinos de América del Sur, a 12 km de la costa de Punta del Este.

Otra de las zonas especiales para visitar es La Barra de Maldonado con su famoso puente ondulado realizado en 1965, en la desembocadura del Arroyo Maldonado. En los años 40’, La Barra era un pueblo de pescadores. Esta zona cercana a Punta del Este ha sido siempre uno de los referentes del departamento de Maldonado y su popularidad ha aumentado en los últimos años debido a un gran crecimiento demográfico que tuvo como resultado la apertura de más negocios, y una nueva y variada lista de atractivos turísticos, como sus playas y su movida nocturna en verano. Además existen otros parajes en sus cercanías como los balnearios El Tesoro, Montoya, Bikini o Manantiales.

Y para finalizar, mencionaré lo más bonito de Punta del Este…sus playas.

Ya hablamos de la Mansa y la Brava. La primera es ideal para familias con niños y  para quienes desean tomar un placentero baño de mar. Sus aguas bañan la Bahía de Maldonado y la Isla Gorriti. La Brava, desde la cual se divisa la Isla de Lobos, es para quienes gustan de las aguas más picadas del Océano Atlántico. En invierno, sus olas son el paraíso de aquellos que practican windsurf.

Pero estas no son las únicas playas de Punta del Este, porque a menos de 30 kilómetros al este, se encuentra José Ignacio con un marco natural encantador y lejos del bullicio y las luces de neón. Y también tenemos El Emir, Punta del Chileno, Las Grutas (El Chiringo), Portezuelo, Solanas, Chihuahua, Laguna del Sauce  Playa Barra de Portezuelo, La Barra (Montoya) Manantiales entre otras….pero hay muchas más.