29 jun. 2012

DESASTRES EN MI COCINA (OTRA NUEVA SECCIÓN)

Ya que estamos de nuevas secciones, se me ha ocurrido compartir con vosotros una nueva, intitulada: DESASTRES EN MI COCINA y no le estoy copiando la sección a El Comidista, como podrán comprobar aquí y aquí, que de su sección me enteré después de que se me ocurriera hacer la mía y ponerle ese nombre.

También he encontrado que Bocados de Cielo ha contado sus pequeños fracasos culinarios…lo que demuestra que en este mundo hay gente sincera....y que además no somos perfectos.

Y por qué se me ha ocurrido esta sección??….para empezar porque cocino, de vez en cuando, cosas sencillas, y por prisa, por querer cambiar ingredientes, por desconocimiento, o por atolondrada, algunas de mis creaciones culinarias han terminado en el cubo de la basura y otras no hemos tenido más remedio que comérnoslas. Pero además, porque quería escribir algo diferente y como dije en una entrada anterior, algo relacionado con la gastronomía, pero también porque me gusta reírme de mi misma, lo que es muy sano....ya habrán visto mi nueva foto de perfil...jeje…

En la cocina no soy Arguiñano, ni Sergi Arola, ni mucho menos Ferrán Adriá, aunque me gusta ver sus recetas….pero solo eso....más bien que soy Marita en toda su extensión…jaja….me defiendo con algunos platos y  de vez en cuando, me gusta hacer alguna recetilla que encuentro en algún blog, que sea fácil, nada que lleve muchos pasos porque puede terminar en tragedia por desesperación o hambre, dándole un toque personal porque me gusta innovar.
Siempre pienso que las cosas que hago me quedarán estupendas, porque me tengo fe, porque soy muy optimista y muy cabezota, y más si la receta es fácil, le pongo mucho amor e invoco a todos los santos antes de empezar….pero no siempre la suerte está de mi lado.

Uno de mis primeros fracasos culinarios sucedió hace ya mucho tiempo….como unos 20 años…y todavía lo recuerdo…jaja.

Esa vez se me ocurrió invitar a mi casa a unos cuantos amigos….y tuve la brillante idea de hacer para la cena un pastel de carne y patatas, una de las especialidades que había visto hacer a mi madre muchas veces, pero que yo nunca había hecho….como en esa época me creía que “querer es poder”, me puse manos a la obra.

No sé qué falló, si fueron las patatas que me habían quedado un poco crudas y el puré parecía estilo roca, si era que el relleno de carne picada no sabía a nada porque le había puesto poca sal o que el horno ese día se le ocurrió que no quería funcionar y cuando puse el pastel a gratinar, muy empacado, me lo dejó color blanco leche.

En fin….que la cena se transformó en un ejercicio de mandíbulas, teniendo mucho cuidado de no perder parte de la dentadura.

Al final uno de mis amigos me dijo…."estaba todo muy rico (qué santo!!!!) ….pero….podríamos pedir una pizza??".

Desde ese momento me propuse que si invitaba a alguien a comer a mi casa, probaría el plato y su elaboración antes de convertir otra cena en catástrofe.

Para el que quiera saber cómo hago el PASTEL DE CARNE Y PATATAS, pero tranquilos, que este es el que me queda bien…así que les dejo la receta:

400 g de carne picada mezcla (siempre uso la mezcla de ternera y cerdo, porque me parece mucho más rica y el pastel queda mejor)
1 cebolla
100 g de tomate frito
1 kg de patatas
1 cda. de leche
3/4 litros de agua
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de mantequilla
Queso rallado
Sal
Pimienta
Hierbas provenzales (las de bote)
Albahaca molida (también de bote)
Nuez moscada
Aceitunas a gusto

Preparación

Picar la cebolla  bien chiquitita y en una sartén poner a rehogarla hasta que esté transparente con 2 o 3 cucharadas de aceite. Añadir la carne picada salpimentada y seguir rehogando hasta que la carne esté cocida. Añadir el tomate frito, las hierbas provenzales y la albahaca y continuar rehogando durante 5 minutos más. Reservar.

Para hacer el puré de patatas: pelar las patatas y cortarlas en cubos. Poner a cocinar con abundante agua en una olla. No olvidar salar el agua.

De vez en cuando verificar que la olla no se desborde como caldero de brujas, que las patatas no se queden sin agua o que no se peguen a la olla, pero lo más importante, comprobar, tenedor en mano, que las patatas estén blandas, lo que significa que ya están cocidas. Retirar el resto del agua, teniendo la precaución de no quemarnos y dejar enfriar hasta el momento que estemos seguros que no nos quemaremos trabajando las patatas para hacer el puré.

Con un pisapatatas o en su defecto con un tenedor grande y mucho músculo, pisar las patatas hasta que tengan consistencia cremosa, lo que conseguiremos agregando la cda. de leche y la mantequilla derretida previamente en el microondas.

Condimentar el puré con la pimienta y una punta de cuchara de nuez moscada, removiendo todo bien.

En una fuente de horno poner una capa de puré de patatas, y extender bien, a continuación una capa de carne y encima de la carne pondremos las aceitunas cortadas en rodajas.

Cubrir con el resto del puré de patatas, espolvorear con el queso rallado toda la superficie y meter al horno a gratinar unos minutos.


Y ya está….a comer!!!!. Se puede acompañar de una ensalada de lechuga y tomates.

La foto es de aquí  (me hubiera gustado poner una foto de algún pastel realizado por mi, pero es que no suelo fotografiar lo que como….pero lo empezaré a hacer para esta sección).

Dejo para otras entregas, los desastres en los bizcochos (y estos son recientes) y otros que son dignos (en realidad no....pero ésta es la sección adecuada) de contar.