26 may. 2012

LOS BENDITOS (O NO) EDIFICIOS INTELIGENTES

¿A qué se le llama edificio inteligente? ¿A un inmueble capaz de pensar? Pues va a ser que no. Debido al nombre con que se los conoce y al creciente avance tecnológico podría creerse tal posibilidad, pero aún no se ha logrado reproducir de manera electrónica el complejo proceso de pensamiento, falta mucha investigación para eso.

Estos edificios, actualmente están dotados de sistemas de control central que dan la capacidad de administrar energía, automatizar algunas actividades, que las telecomunicaciones sean más eficientes y controlar la seguridad de los ocupantes e instalaciones, entre otras prestaciones, todo eso si hay luz eléctrica, obviamente y así cumple con uno de los principios fundamentales del diseño, el ahorro de energía y los recursos.

Sus funciones son reguladas mediante un sistema de control central y tienen un diseño interdisciplinario, en el que participan arquitectos, ingenieros civiles, mecánicos electricistas, ingenieros en computación, etc., que permite el ahorro energético. Aquí, el manejo de materiales contribuye al consumo racional de la energía mediante el uso correcto de los elementos de fachada exterior como los parteluces o tapasoles.

Con lo anterior se impide el paso de la energía calorífica a los interiores y a través de la selección adecuada de cristales se favorece el paso de la iluminación natural. Por tanto, en los interiores disminuye la necesidad de utilizar aire acondicionado y se aprovecha al máximo la luz solar.

El empleo de detectores de presencia también favorece el ahorro, ya que activa o desactiva servicios impidiendo que se haga un consumo indiscriminado de energía eléctrica. Por ejemplo, sólo se mantendrán encendidas las luces y servicios en los espacios donde haya personas.

La seguridad de las instalaciones y ocupantes es controlada de manera integral, pues existen mecanismos de detección de fugas de agua y gas, humo e incendios y una vez localizados el sistema de control central activa dispositivos que los bloquean. En caso de intrusión, se acciona una alarma silenciosa que llama por teléfono a la policía y números predeterminados (al jefe de mantenimiento, administrador o dueño del edificio) a través de mensajes pregrabados que indican el lugar exacto donde se comete el ilícito y el tipo de dispositivo de seguridad que se activó.

Hablamos de ahorro de energía y contaré porque se me ha ocurrido escribir esta entrada. Trabajo en un edificio inteligente y a esta altura de la cuestión digamos que no me hace mucha gracia. Las instalaciones están muy bonitas, escalera de mármol, la luces del pasillo se encienden a medida que uno camina por él, hay cámaras por todos lados. Por ahora las ventanas y las puertas las abrimos manualmente, pero ¡¡¡¡cuánto hubiera molado decirle a una puerta o a una ventana al mejor estilo ábrete sésamo y la ventana o puerta se abre!!!!.

El gran problema son a mi entender los sensores de movimiento y sobre todo los que están en el baño….se ve que el arquitecto o el ingeniero que los instaló se olvidó que hay actividades que se hacen en el baño en las que uno demora más de 7 minutos, sí….es verdad….y no me estoy refiriendo a lavarse los dientes. 

Para algunas cosas necesitamos a veces alrededor de 10 minutos de intimidad, paz y tranquilidad…hasta a veces alguno lo hace leyendo un libro o una revista estilo Hola en la que hay muchas fotos y no hay que leer mucho….como para entretenerse en esos momentos…..y qué pasa???....uno está en lo mejor de la lectura….y zaaaassss….se le apaga la luz….se te cae la revista porque tienes que agitar los brazos para que se encienda nuevamente o pasar la mano por el sensor que con mucha suerte han instalado cerca de donde estás sentado…en otros casos hay que esperar que alguna compañera entre al baño contiguo para que se haga la luz……y eso no mola nada….porque está claro que se necesita intimidad para esos menesteres….pero por fa….luz también.

En fin….hay que tenerle paciencia…y esperar que algún día la domótica avance y pueda hacer que los edificios hablen contigo y te entiendan...así le podríamos decir....oiga...un momentito por favor....que no se apague la luz mientras estoy en el trono.