31 may. 2011

CIENTO OCHENTA GRADOS (XVI)



Sergio llegó al piso después de salir del trabajo. Eran más de las 9 de la noche y esperaba encontrar a Analía, pero ella no estaba allí. Según le había dicho esa tarde, iba a visitar unas librerías y al director de un colegio y luego quería pasar por la peluquería. Seguramente todavía sigue trabajando o estará poniéndose más guapa, pensó y sonrió.

Abrió el congelador y sacó una pizza tamaño familiar para cenar y se dispuso a calentarla cuando sintió que se abría la puerta y entraba Analía que lo saludó con efusividad, lo que sorprendió a Sergio sobremanera.

- Estás muy contenta hoy,- dijo Sergio.

- Pues siiiiii,- casi gritó Analía feliz. Por un lado, he hecho algunas ventas y por otro…bueno…por otro ya te contaré después de cenar.

- Uuuuyyy que misteriosa. Vale, dentro de 20 minutos ya estaremos cenando,- dijo Sergio poniendo la mesa.

Analía se dirigió al dormitorio a cambiarse de ropa, mientras Sergio miraba la pizza en el horno.

¿Cómo le digo a Sergio que me voy a vivir con Armando?, pensaba mientras se quitaba la falda y la blusa y se ponía más cómoda. Ya sé, le diré que he estado hablando con mi marido y que voy a regresar con él. Sergio no podrá decirme nada y además él sabe que esto podía ocurrir tarde o temprano. Que me haya acostado con él hace tres días no quiere decir nada, no significó nada para mí, fue un momento de locura transitoria, aunque tengo que decir que Sergio me ha hecho sentir, realmente sabe cómo tratar a una mujer, pero no le quiero, y no puedo seguir con esto.

-Analía, la pizza está lista,- dijo Sergio desde la cocina.

- Vale, ya voy,- contestó Analía, saliendo del dormitorio.

- Qué guapa estás esta noche,- dijo Sergio intentando darle un beso.

- Gracias guapo, voy a lavarme las manos,- dijo Analía esquivando el beso.

- Voy a servir la pizza, - dijo Sergio sorprendido por la actitud de Analía.

Cenaron casi sin mirarse. Cada vez que Sergio intentaba sacar algún tema de conversación, ella contestaba con monosílabos. No se sentía a gusto con esa situación y sabía que Sergio esperaba algo más de ella, pero no quería que la realidad confusa que vivía entusiasmara más de la cuenta a Sergio. Además estaba su mujer, que aunque no era un problema, su presencia era manifiesta aún en la vida de él. Y ella aunque estaba a gusto, amaba a Armando, “su Armando”, que por fin, esa misma tarde, le había dicho que se iban a vivir juntos.

- Te pasa algo, Analía?,- preguntó Sergio.

- No sé por dónde empezar, Sergio,- contestó Analía, para hacer tiempo.

- Por el principio, supongo…que es por donde se empieza…¿qué es lo que tenías que contarme?. Ya estamos terminando de cenar,- dijo Sergio con curiosidad.

- Mira, Sergio….tú sabías que cuando vine aquí, era por poco tiempo….porque no quiero ser una molestia para tí y porque esperaba que la relación entre mi marido y yo cambiara….y….

- Y qué?. ¿Qué ha pasado?- la cortó Sergio poniéndose nervioso y revolviéndose en el asiento.

- Que hemos hablado esta tarde y….hemos llegado a un acuerdo….también están mis hijos….tengo que regresar a mi casa,- dijo Analía con voz convencida y solemne.

Sergio respiró hondo sin saber que decir. Después de lo que había pasado entre ellos hacía unos días y de lo cariñosa que Analía se había comportado con él, no se esperaba eso. Se estaba acostumbrando a su compañía, a su conversación, a su alegría, a estar con ella y ahora no quería que se fuera, pero tampoco quería complicarle la vida, si esa era la decisión que había tomado, no se iba a interponer entre ella y su marido.

Tragó saliva, bebió agua y le dijo: Vale, si esa es tu decisión. Creo que es lo mejor, Analía y me alegró que hayas llegado a un acuerdo con tu marido. No te preocupes por mi, que de todo lo que ha pasado entre nosotros, él jamás se enterará. Soy un caballero.

- Ya, Sergio lo sé. Para mí esto es difícil, por un lado estás tú, y por otro mi marido al que quiero a pesar de todo, y mis hijos a los que adoro y echo de menos. Hace casi un mes que estoy aquí y no los he visto desde entonces y no puedo seguir así,- dijo Analía con cara compungida para reafirmar su decisión.

- Te echaré de menos, guapa. Sabes que te quiero, y que aquí tienes a un hombre que te ayudará en lo que necesites y cuando lo necesites. Eso no lo dudes nunca.

- Gracias, Sergio…gracias. Esto me emociona….no sabes cuánto,- dijo Analía acariciando la mejilla de Sergio. Yo también te quiero, en este corto tiempo, me he dado cuenta de ello, pero.....Me iré mañana, vale.

- Bueno…te acercaré a tu casa después del trabajo,- dijo Sergio con voz entrecortada porque no esperaba que Analía se fuera tan apresuradamente de su lado.

- Bien, iré a armar la maleta, pero es mejor que me dejes en casa de mi madre, porque no quiero que mi marido te vea, aunque sabe que trabajamos juntos, no sabe que estoy aquí,- dijo Analía levantándose.

- Vale….lavaré los platos y después a dormir….si te parece…hoy vuelvo al sofá,…creo que es mejor así, - dijo Sergio apesadumbrado poniendo los platos en el fregadero.

Analía se dio la vuelta y entró en el dormitorio. Una sonrisa de triunfo ocupaba su cara. Todo le iba saliendo como ella quería. Al día siguiente estaría en los brazos de Armando.

Continuará…

29 may. 2011

PARA ALEGRAR EL FINDE...

Desde El blog de Canoso me ha llegado este regalo, el "Premio Primavera"... Gracias Canoso por este lindo premio.

Tiene dos condiciones para poder recibirlo: contar tres verdades y tres mentiras sobre uno mismo y compartir el premio con otros blogs.

Mis tres verdades:
- Me gusta la playa, escuchar música y las pelis de aventura.
- Hasta después del primer café de la mañana "no soy persona".
- Los domingos me gusta levantarme temprano para leer mientras desayuno.


Mis tres mentiras: 
- No me gusta viajar y no lo hago frecuentemente.
- No me enfada para nada la mentira.
- Me gusta la sopa.


Y para compartir el premio, .... mejor lo dejo aquí para quien quiera llevárselo.

Buen domingo para todos!!!.

27 may. 2011

CIENTO OCHENTA GRADOS (XV)



- Estoy con unas agujetas impresionantes,- dijo Sergio, tratando de estirarse.

- ¿Qué has estado haciendo?. Mucha actividad, eeehhh!!!!,- dijo riendo Luis.

- No, no es lo que tú piensas, listillo,- dijo Sergio pegándole suavemente en la espalda a su amigo mientras entraban en la cafetería.

- Y qué es entonces?,- preguntó Luis sentándose frente a la barra.

- Pues que estoy durmiendo en el sofá desde hace una semana,- contestó Sergio pidiendo un cortado.

- Por qué? A qué se debe eso?,- preguntó Luis con voz incrédula.

- Desde hace una semana estoy viviendo con Analía,- contestó Sergio.

- Y estás durmiendo en el sofá?. No entiendo nada ahora,- replicó Luis meneando la cabeza.- Ya no eres el mismo Sergio de antes. Quién ha cambiado a mi amigo?.

- Nadie, nadie, no me ha cambiado nadie….En realidad, ni yo entiendo esto. Analía me atrae desde que la conocí. Cuando me separé, no quería confesarle nada, quería estar solo y tranquilo para pensar que iba a hacer con mi vida. Además ella tenía muchos problemas con su matrimonio y te confieso que no le he dicho nada, pero…. he tratado de acercarme más a ella y justo hace una semana, me llama toda llorosa y me dice que se va de su casa, que no tiene a donde ir y si se puede quedar conmigo por unos días. Realmente fue toda una sorpresa.

- Y entonces qué haces durmiendo en el sofá…so memo?

- No quiero que ella piense que me aprovecho de esta situación para tener un acercamiento “más cercano”, me entiendes. Quiero que ella sienta lo mismo que siento yo. Y no sé….no sé qué decirte…no sé qué siente….pienso que me ve como un amigo, alguien que la ayuda. Eso soy por ahora.

- Por ahora….pero tienes que avivarte, amigo…porque sino alguien te birlará la paloma….o volverá con su marido, porque si es tan guapa como dices, el tío debe estar desesperado persiguiéndola para que ella regrese con él.

- Creo que si…algo me ha dicho ayer….pero dice que no…que no quiere regresar, que se siente a gusto conmigo.

- Entonces a qué esperas…so memo???.

- Vale…si….pero no la quiero presionar….

- No la vas a presionar, hombre….pero la tienes al alcance de la mano. O no estás enamorado de ella??.

- Eso es lo que no sé claramente….estoy hecho un lío. Por un lado está Carmen, la mujer de la que me enamore hace un porrón de años, con la que tengo dos hijos, con la que he compartido buenos y malos momentos, la que me ha apoyado siempre, a la que le he roto el corazón con toda esta situación, la que me espera los domingos con paella y a la que le tuve que decir este domingo que no podía ir porque tenía que trabajar como excusa porque Analía estaba en casa y no quería dejarla sola. Y por otro está Analía, que es como un soplo de aire fresco a pesar de la situación por la que está pasando, es inteligente, alegre, agradable, hasta cariñosa.

- Eeeehhh??...eso te lo tenías escondido…ha pasado algo más?.

- Bueno…solo un abrazo y un beso en los labios hace dos noches. Pero nada más…te juro que yo quería más…pero me contuve…no sé cómo pude contenerme…pero lo hice…

- Vale…vale…campeón…primer acercamiento…ya verás que después te podrás acercar más…no lo dudo….además si ella está en tu casa…seguro que no es tonta y se da cuenta que bebes los vientos por ella.

- Ya….pero y después….no sé qué pasará después…los dos tenemos nuestros compromisos que tendríamos que solucionar antes de decidirnos a algo más juntos.

- Tiempo al tiempo, Sergio,….paso a paso.

- Si….si….yo prisa no tengo….y creo que ella tampoco, -dijo Sergio mientras pagaba los cafés y salía de la cafetería con su amigo rumbo al gimnasio.

***

- Aaayyy Armando, no sabes lo que he hecho,- dijo Analía abrazándolo.

- Qué has hecho, mi amor?,- preguntó Armando, acariciándole suavemente la espalda mientras abría la puerta de su piso.

- He dejado a mi marido y me he trasladado a casa de Sergio,- dijo Analía de sopetón.

- Cómo?? Cuándo??,- gritó Armando sorprendido.

- Si…no aguantaba más con mi marido y no podía llamarte para venirme aquí unos días, así que lo llamé a él y me trasladé a su piso hace una semana, -dijo Analía mientras bajaba la cremallera de su vestido apenas entrar y cerrar la puerta.

- Y qué ha pasado?,- preguntó Armando quitándose los zapatos.

- Nada….él duerme en el sofá y yo en la cama del dormitorio con la puerta cerrada,- contestó Analía dejándose besar por Armando.

- Aaayyy mi amor…no se qué haría si supiera que tus besos son de otro, que estás con otro,….no sé….me volvería loco.

- No te preocupes…que con él no pasará nada…no me gusta y aunque lo intente no pasará nada entre nosotros,- dijo Analía.

- Sabes que te quiero y quiero estar contigo….dentro de poco ya estaremos juntos, mi amor,- dijo Armando acariciando a Analía por todo el cuerpo hasta hacerla gritar de placer.

Continuará…

25 may. 2011

CIENTO OCHENTA GRADOS (XIV)



Analía ordenaba la ropa en el armario del  piso de Sergio. Hacía dos días que le había pedido a Sergio quedarse en su casa por unos días porque no tenía a donde ir.

Le había dicho que a la casa de su madre no podía ir porque era el primer lugar en el que su marido la buscaría y no quería involucrar a su hermana ni a sus amigas en esa situación.

Era la primera vez que se separaba y no sabía si iba a ser por mucho tiempo, quería reflexionar tranquilamente unos días, decidir que iba a hacer de ahora en adelante con su vida. Además lo hacía para darle un pequeño susto a su marido, la situación con él no era tan complicada como ella la contaba, pero así y todo, quería que él sufriera un poco y le diera más que lo que le daba, más dinero para sus gastos en ropa y que no la controlara tanto cuando se conectaba en internet y le dejara de insistir que hiciera las cosas de la casa, miles de veces le había pedido que le pusiera una mucama pero él se resistía a hacerlo y a ella no le gustaba limpiar.

Esto también servía para darle celos a Armando. Veía que él le daba largas al hecho de separarse de su mujer e irse a vivir al piso. Le decía que no quería dejar a sus hijos, pero ella creía que podía haber algo más, aunque no lo sabía a ciencia cierta, ya lo investigaría, porque a ella nada se le escapaba.

También le preocupaba la forma en que Sergio la miraba y se había alegrado de recibirla y poder ayudarla. Esperaba que él no pretendiera nada más, porque una cosa era hacerle algunas carantoñas y otra tener que intimar con él para poder tener un techo sobre su cabeza.

Sergio no le gustaba como hombre, era un poco mayor que ella y la diferencia de edad no le atraía, aunque podía llegar a gustarle si hacía el esfuerzo, Sergio no era un hombre mal parecido y tenía una conversación agradable, era muy inteligente y culto, y tenía ideas muy claras sobre la vida, la familia y el amor, aunque últimamente y con respecto a esto lo notaba confundido.

En fin, ya veremos que hago con este hombre, pensó. Por lo pronto, estoy aquí, tengo casa, cama y comida y si despliego mis encantos puedo conseguir mucho de él.

- Hola Sergio, ¿qué tal?,- dijo Analía al ver a Sergio aparecer por la puerta.

- Hola guapa, ¿ya has terminado de arreglar tu ropa?. Mira que venirte con semejante maletón para unos pocos días, - dijo Sergio riendo al ver la cantidad de ropa de Analía que ahora ocupaba prácticamente todo el ropero de la habitación.

- Es verdad. Tengo mucha ropa, pero alguna ya es vieja. Estaba pensando en donarla y comprar nueva, pero no tengo mucho dinero,- dijo Analía mirando a Sergio, haciendo un mohín.

- Ya, eso decís todas. Mi mujer es igual, - dijo Sergio meneando la cabeza, recordando a Carmen.

- Vamos a cenar?,- preguntó Analía cambiando de tema.

- Vale. ¿Cuál es tu especialidad en la cocina?,- preguntó Sergio esperando ilusionado que Analía supiera cocinar y no tener que seguir comiendo comida congelada.

- Pensaba que podíamos ir a comer fuera. Por aquí cerca, ¿qué te parece?, -dijo Analía tratando de esquivar la cocina.

- Bueno, vamos a comer fuera, ya me deleitaré otro día con algún plato cocinado por ti, -dijo Sergio galante, abriendo la puerta para que Analía, que ya había cogido su bolso, saliera.

Continuará…

23 may. 2011

RESPONDIENDO...


Desde el blog de MariCari, Un Jardín para MariCari, se me ha nominado para contestar a una serie de preguntas punzantes,....vamo' a ver que hago con ellas:

¿Cuántas preguntas puedes contestar inteligentemente?Depende de la luna, las mareas, el grado de concentración que tenga y si no tengo sueño...jeje.
Una dudaVarias...pero trato de buscarles las respuestas....aunque a veces no lo consiga.
Una certezaHoy es lunes y tengo que ir a currar.
Un colorAzul.
Un deseo: Que lo que estoy viviendo ahora siga por un largo, largo rato.
Una virtud: La insistencia y no rendirme nunca.
Una frase: Paciencia y tomar quina...la mejor medicina.
Un sueño: Que no haya tanta desigualdad en el mundo.
Un defecto: La impuntualidad,..pero trato día a día de superarla.
¿Qué significado tiene para ti una hoja en blanco?: Un lugar donde expresarme...últimamente explico lo que pienso con esquemas.
Escribes por necesidad o por afición:  Por afición...escribo cuando puedo, cuando quiero, porque me gusta transmitir lo que pienso....si lo logro o no...es otro cantar.
¿Pones música en tu blog?: Sí, en cada uno de los post me gusta poner una canción relacionada con el mismo.
¿Eres una persona sentimental? Si.
Si tuvieras que tener un solo sentimiento ¿Cuál sería?: Uno solo....mmm....El amor.
Una pregunta: Solo una???.
Si desearas algo, ¿Qué pedirías?: Que las personas que quiero no sufran.
Cuando escribes, ¿Qué sientes?: Que espero poder transmitir lo que pienso.
¿Eres creyente?: Si.
Si no fueras creyente, ¿En qué creerías?: En algo en lo que ya creo...el trabajo constante....que hay que luchar día a día para lograr que los sueños se hagan realidad.
¿Qué esperas de la vida?: Vivir lo mejor posible.
Tienes un blog ¿Por qué?: Por entretenimiento, porque me gusta compartir.
Crees que eres una persona a la que se le reconoce su valía?: Si, y eso me hace sentir bien y seguir adelante.
¿Qué esperas del amor?: Que dure siempre...aunque sé que tiene fecha de caducidad.
¿Qué le pedirías a la vida? Que me deje disfrutar cada minuto como si fuera el último.

Y ahora debo nominar a cinco amigos para que hagan el cuestionario, pero lo dejo aquí para quienes quieran hacerlo. 

***


Otro regalito de esos que hacen que el corazón salte de contento....desde el blog de Pilar, ABALORIOS....este lindo corazón acompañado de un abrazo...gracias Pilar.








22 may. 2011

DECISIONES

He estado últimamente ocupada con miles de asuntos y no he tenido tiempo de publicar ni de visitar los blogs que habitualmente visito, solo he podido pasarme por unos pocos, pero he visto desde hace días por TV, en la calle y en algunos de esos blogs, como se hacen eco de un movimiento que comenzó siendo de pocos y ahora se ha convertido en una ola que se transmite por todos lados, por cada rincón de la geografía española y más allá. Hasta en Almería, que es una ciudad pequeña, he visto a unos pocos y bajo lluvia agruparse en una plaza del centro y marchar.

La voz del pueblo es poderosa y más cuando sin gritar, trata de transmitir su sentir, lo que le preocupa y acongoja. Se ha visto en Túnez, se ha escuchado en Egipto, en Libia, en Siria y en tantos países en los que el pueblo está descontento con quienes de forma inescrupulosa los gobierna.

Aquí me detengo a pensar que no tengo idea hasta donde va a llegar esto en España y si va a servir para lograr algo, porque es un movimiento espontáneo y diverso, pero que pretende luchar por una idea, una idea que resuena en las cabezas de cada uno de los "indignados" y de todo el que quiera una vida mejor: "BASTA YA DE ENGAÑOS, DE PROMESAS INCUMPLIDAS, BASTA DE CRISIS....QUEREMOS SOLUCIONES, QUEREMOS TRABAJO DIGNO, EDUCACIÓN PARA TODOS, ACCESO A LA SALUD SIN LISTAS DE ESPERA, ACCESO A UN LUGAR DONDE VIVIR CON ALQUILERES ADECUADOS, Y SI TENEMOS LA POSIBILIDAD DE COMPRAR UNA CASA...NO MORIR EN EL INTENTO....PORQUE QUEREMOS VIVIR EN PAZ Y TRABAJAR PARA QUE NUESTROS HIJOS TENGAN FUTURO".

Pero todo esto debe concretizarse, afianzarse, que no quede solo en la idea, en la pancarta, ni en la asamblea. Estas ideas deben de tomar forma, con propuestas claras, con demandas contundentes y encaminadas a hallar soluciones a la crisis, a la falta de trabajo, a la emigración de los jóvenes.

Todos los medios se han hecho eco de esta movilización, todos sin excepciones han mostrado imágenes, han entrevistado a las cabezas del movimiento, que de forma organizada han sabido dirigir la manifestación de una forma ordenada y pacífica para poder transmitir lo que querían.

Otros medios hasta han elucubrado diferentes teorías para saber quien está detrás de esto... y señores les digo....se han equivocado de lado a lado...porque quienes están detrás de esto...SOMOS TODOS...ES EL PUEBLO DESCONTENTO CON UNA SITUACIÓN QUE PARA MUCHOS ES INSOSTENIBLE.

En algunas ocasiones he contado que llegué aquí hace casi 7 años desde un país pequeño de América del Sur. No vine buscando trabajo, no fue porque estuviera mal en mi país que crucé el charco, vine buscando un cambio en mi vida. Cuando llegué, ya tenía un trabajo, y lo sigo teniendo, así que nunca me he preocupado por ello. Hoy me siento una privilegiada al tenerlo, porque muchas de las personas que he conocido en estos años, lo han perdido y han tenido que salir a buscar y a pelear todos los días por el sustento diario y el trabajo tan preciado que les permita por lo menos sobrevivir.

Vengo de un país en donde es obligatorio votar...cada 4 años, elegimos a quien nos representará y moverá los hilos de la política, la economía, el trabajo, la seguridad social y tratará de hacerlo lo mejor posible, porque sino, cuatro años después sus malos actos le pueden pasar factura. Y aunque muchos protesten por la obligatoriedad del voto, porque piensan que es un derecho ciudadano y no una obligación... decidir el futuro inmediato y no mediato del país en donde vives, en donde has nacido y crecido, pienso que es la mejor forma de expresar lo que uno quiere, lo que uno siente....por eso hay que votar....es una de las herramientas de la DEMOCRACIA...una palabra que significa mucho...pero que lamentablemente, los políticos una vez que son electos, olvidan que significa.

Hoy hay elecciones....y quizás ganen los mismos de siempre....pero la movilización creo que servirá para que se den cuenta y tomen conciencia que lo están haciendo HORRIBLEMENTE MAL Y DEBEN AJUSTARSE LOS CINTURONES SEÑORES Y PONERSE A TRABAJAR SI QUIEREN SEGUIR SENTADOS EN SUS SILLONES...MUEVAN EL CULO SEÑORES, TODOS JUNTOS....BASTA DE LLEVARSE LA CONTRARIA...DE DECIR DIGO Y LUEGO DIEGO....TRABAJEN PARA EL PUEBLO Y POR EL PUEBLO...PORQUE ES EL PUEBLO QUIEN LOS PONE DONDE ESTÁN...ASÍ QUE REPRESÉNTENLO BIEN....PORQUE SINO...YA SABEN....EL PUEBLO PROTESTARÁ Y EXIGIRÁ VUESTROS CARGOS.




PD: Disculpen las mayúsculas....pero a veces son necesarias.

12 may. 2011

UN NUEVO PREMIO

Me hace mucha ilusión recibir estas muestras de cariño por parte de los amigos del blog....y aquí llega un premio de la mano de Olvido del blog Bajo un sol errante...un blog que recomiendo....Muchas gracias!!! 

El premio tiene algunas condiciones....debe ser modificado "a gusto del consumidor" y entregado a los últimos cinco comentaristas del blog.

Así que lo he adornado con "Don Búho lector"...el personajillo que siempre me ha acompañado en esta aventura desde la cabecera del blog.


Y los premiados son: 


Sor Cecilia de Estoy a tu lado 

Pilar de ABALORIOS

MariCari de Un Jardín para MariCari

JuanMa de Juan Manuel Giaccone presenta!

Ana de Cantares, recuerdos, recetas...

Y para todo aquel que quiera divertirse un rato agregándole cosillas al premio y dárselo luego a cinco amigos más....aquí queda....besooooss.


9 may. 2011

CIENTO OCHENTA GRADOS (XIII)



Cada día me gusta más Armando, pensaba Analía mientras chateaba con él por el MSN. Estar entre sus brazos hace dos días me hizo sentir como en las nubes, y que lindo piso se ha alquilado, tengo que conseguir que me invite a vivir con él, porque eso es lo que quiero y además porque ya no aguanto vivir con Carlos. Mi marido no es malo, Carlos es un hombre bueno, que me da todo lo que le pido y se nota que aún me quiere, pero yo ya no le quiero y no soporto que me toque, ni que me bese, ni tener que fingir cuando nos acostamos. No pienso seguir haciéndolo, y más ahora que he estado con Armando.

De repente, Analía se dio cuenta que Sergio se había conectado al MSN y le saludó.

Sergio dijo: Hola Analía, ¿cómo estás?.

Analía dijo: Bien y tú Sergio?.

Sergio dijo: Para que te voy a contar.

Analía dijo: Dime, Sergio…¿qué te ocurre?.

Sergio dijo: Bueno…ya sabes que me he separado y aunque eso era lo que quería…no me encuentro bien….no sé….no me acostumbro a llegar al piso y estar solo.

Analía dijo: Bueno Sergio….tranquilo….ya te acostumbrarás…además….quizás…tu soledad sea corta.

Sergio dijo: ¿Por qué lo dices?

Analía dijo: No lo sé….quizás tus problemas se arreglen….o encuentres a alguien que te haga compañía….no lo sé…

Sergio dijo: No lo creo, guapa. En este momento lo que menos quiero es complicarme más la vida. Por ahora quiero estar tranquilo y pensar.

Analía dijo: Vale…solo decía….aunque ya sabes que puedes contar conmigo por si te sientes solo y quieres hablar con alguien.

Sergio dijo: Gracias preciosa.

Analía dijo: Qué te parece si quedamos para almorzar juntos mañana?.

Sergio dijo: Buena idea….gracias Analía.

Analía dijo: Perfecto….dejaré comida lista aquí en casa y les avisaré a mis hijos que no regreso hasta la noche.

Sergio dijo: Y díselo a tu marido también….no vayas a tener problemas con él.

Analía dijo: Los problemas ya los tengo Sergio. Los de siempre…..no sé cuanto aguantaré en esta casa….no quiero separarme por mis hijos…..pero me parece que lo tendré que hacer….no puedo vivir así, no puedo hacer mi vida….mi marido me controla en todo…no me deja ni respirar….no quiero hablar porque me pongo mal….

Sergio dijo: Analía….Analía….no te preocupes guapa….ten paciencia….y habla con él.

Analía dijo: Es imposible…no entra en razones….ya hemos hablado miles de veces….Sergio tengo que desconectarme porque acaba de llegar y no quiero que me vea conectada en el ordenador. Un beso….nos vemos mañana.

Sergio dijo: Vale guapa….hasta mañana.

Sergio quedó preocupado por Analía. La quería, la quería desde hacía unos cuantos meses, casi desde que la había conocido, pero aún no le había confesado nada, aunque le era difícil ocultarlo. Verla por las mañanas en el trabajo le causaba mucha alegría y no quería que ella pensara que era la causante de su separación, que en definitiva no lo era, o en parte sí, pero no quería hacerla sentir mal, y ella también tenía sus propios problemas con su marido.

Me  gustaría ayudarla, pensaba, pero en este momento no estoy para ayudar a nadie, aunque quizás pudiera. Y si le digo que venga a vivir conmigo, pensó. No sé que me contestará ella, quizás es una idea loca y algo apresurada. Puedo decirle que es solo por ayudarla, como amigos, en el piso hay espacio para uno más y además yo no estaría solo. Si se da la oportunidad mañana durante el almuerzo, se lo digo, si me animo, claro está, se dijo. Apagó el ordenador y se fue a dormir.

***

Analía apagó el ordenador y se quedó pensando. Mientras hablaba con Sergio se le había ocurrido una idea. Él ya se había cambiado de casa y ella lo que quería era salir de la suya, pero no tenía a donde ir. Su relación con Armando recién tomaba un caris más serio, pero podía pasar mucho tiempo antes que él le dijera de vivir juntos y tenía a Sergio sintiéndose solo y dispuesto a ayudarla, hasta lo veía cariñoso con ella, así que al día siguiente se pondría lo más guapa posible y desplegaría todos sus encantos para conseguir lo que se le había ocurrido.

Continuará…

7 may. 2011

CIENTO OCHENTA GRADOS (XII)



- Sabes que no puedo quedarme, Carmen, ya lo hemos hablado, es mejor así,- dijo Sergio mientras cerraba la maleta.

- Si, pero es que….,-dijo Carmen con voz entrecortada dejándose caer en el pequeño sillón del dormitorio sin terminar la frase.

- Sé lo que ibas a decir, Carmen, lo sé…son muchos años juntos, pero por eso mismo lo hago, para acomodar las ideas en mi cabeza, estoy en un momento complicado de mi vida, en el trabajo las cosas no marchan bien y tengo que estar más cerca y estando en el piso que alquilé a dos calles puedo ir hasta caminando,- dijo Sergio poniendo dentro del bolso el resto de su ropa.

- Pero…¿vendrás los fines de semana?. Los domingos como siempre te haré paella que te gusta. Y….puedo ir a verte de vez en cuando al piso, también. Le diré a Marcos o a mi hermana que me lleven,- dijo Carmen con los ojos llenos de lágrimas.

- Ya veremos Carmen, ya veremos….en cuanto me instale, ya veremos,- dijo Sergio no muy convencido, sin querer mirarla.

Las lágrimas de Carmen siempre le habían desarmado y no quería arrepentirse a último minuto de lo que iba a hacer.

Sonó el teléfono de la casa y Carmen se apresuró a contestar. Era Lola, su hija, así que Sergio aprovechó para chequear el embalaje de su ordenador y bajarlo hasta su coche.

La decisión que había tomado hacía dos meses se hacía realidad en ese momento, pero no estaba muy convencido de su separación, además veía que su mujer no le entendía, no comprendía que él se iba, quizás para no regresar jamás a esa casa, salvo en ocasiones especiales y de visita. Por el momento estaba decidido a probar su esperada libertad y ya vería con el pasar del tiempo si se acostumbraba a su nueva vida de soltero.

Continuará…