9 dic. 2011

VENGA....

Ya que ayer contaba que hacen 7 años que llegué aquí, hoy voy a contar las cosas que me sorprendieron de Almería.

Primero su color. Sus edificios son de un color claro, beige, blancos, terracotas y muy pocos se apartan de esas tonalidades.

Segundo, que podía ir a todos lados caminando, al principio con un mapa en la mano o en el bolso, para no perderme, pero poco a poco me fui soltando, conociendo y arriesgándome por lugares insospechados, como la vez que se me ocurrió ir a la Alcazaba cruzando todo el barrio de Pescadería y La Chanca.....pintorescos pero poco recomendables.

El idioma almeriense, también me llamaba la atención, y al principio fue difícil entenderlo, al igual que fue difícil que me entendieran. Algunas expresiones me hacían sonreír y hoy cuando las cuento se ríen de mí.

Una de ellas y que me hizo recordar María ayer en su comentario, es el "venga" como despedida de una conversación....yo me preguntaba: a dónde voy?...a dónde querrán que vaya?...pero no me animaba a preguntar....ahora ya me he acostumbrado y hasta se me ha pegado como muletilla de despedida.

La otra expresión era: queeeee???...así alargado....que es un apócope del qué es?...o cómo estás??...qué tal?...pero a mi me sonaba a un simple qué?...que me hacía dudar de lo que significaba y además preguntaba: Qué? y como me lo repetían insistía con un Qué de qué?....para continuar en un auténtico diálogo de sordos.

Hoy en día creo que estoy bien adaptada a esta tierra que me ha acogido hace siete años, pero no me olvido de la otra....de la que me vio nacer.