25 dic. 2011

¡QUÉ BELLO ES VIVIR!

En las fechas en las que estamos, la TV se llena de películas con alto contenido familiar y navideño y hay una película que siempre se repite.

Es de esas películas que dejan un mensaje muy peculiar, de bondad, de moralidad, de sentimientos positivos, de sobreponerse a la adversidad, de no bajar los brazos y también de amor a la familia.

Estoy hablando de ¡Qué bello es vivir! o ¡It’s a wonderful life!, un film estadounidense, dirigido por Frank Capra en 1946, que mantiene su vigencia a pesar de los 65 años de estrenado.

Cuenta la historia de George Bailey, encarnado por un James Stewart espectacular, un buen hombre que dirige un pequeño banco familiar, dando pequeños préstamos a la población del lugar, a pesar de los intentos de un poderoso banquero por arruinarlo. El día de Nochebuena de 1945, uno de sus empleados pierde una suma de dinero importante y Bailey, abrumado por esa situación decide suicidarse, pero cuando está a punto de hacerlo ocurre algo extraordinario, porque Clarence, un viejo ángel que aún no ha obtenido sus alas, le hace recapacitar sobre el verdadero sentido de la vida, mostrándole que ocurriría si él no existiera.

Es un clásico para disfrutar en el día de hoy con la familia, por eso les dejo el tráiler y la escena final como regalo de Navidad.