21 dic. 2011

LA AMIGA (FIN)



- Cómo pasaste en su casa?. Disfrutaste?,- preguntó Cristina

- Al principio bien de bien, pero a la semana todo cambió. Él estaba taciturno, apenas hablaba, como enfadado. Hasta que una noche no aguanté más y le pregunté que le pasaba.

- Y qué te dijo?.

- Qué no sabía qué hacer. Algo recurrente en su vida. Le dije que no se preocupara, que pronto conseguiría trabajo, que yo estaba allí para apoyarlo y que nuestra relación seguiría a la distancia.

- Claro…tú demostrabas que lo querías.

- Bueno…te diré que muy segura de mis sentimientos no estaba. Estaba ilusionada pero enamorada, lo que se dice enamorada, no. Pero estaba dispuesta a ayudarlo.

- Como siempre…Ayyy mi Rosita…nunca aprenderás.

- En eso tienes razón, porque no vi que la relación se desmoronaba porque habían dos factores contra los que yo no podía luchar. Uno era, la falta de trabajo y el otro, la amiga. Y éste último creo yo era el de más peso. Sabes que pienso?.

- Qué?.

- Que ella al ver que podía perder al hombre que quería, comenzó a luchar con uñas y dientes para recuperarlo. Y por eso estaba allí, erre que erre, contra viento y marea, llamada tras llamada.

- Puede ser. Algunas mujeres cuando ven al objeto de su amor con otra, se vuelven como leonas para defender lo que creen que les pertenece sin ver que hacen mucho daño. Como un perro del hortelano creo yo, pero en versión femenina,- dijo Cristina con gesto afirmativo.

- No sé…la cuestión es que no lo soporté más. Al poco tiempo de regresar, dejé de llamarlo y tuve una excelente excusa, la mudanza. Como él se había ido, yo decidí cambiar de piso, porque el que habíamos alquilado era muy grande para mi sola, además de costoso. Le dije que eso me mantendría ocupada por un tiempo.

- Y no te llamó??.

-Si…lo hizo una vez y volví a repetirle la misma excusa hasta que fui espaciando las llamadas. Y no he vuelto a saber de él hasta hoy.

- Te ha llamado?.

- No…me he enterado que ha vuelto con su amiga. Por un error informático de uno de sus amigos y las dichosas cadenas de correo, me ha llegado uno en el que lo felicitaban por su nueva relación.

- Y como te sientes?.

- Perfectamente, guapa….es como si me hubiera quitado un peso de encima y confirmado todas mis teorías. Y me alegro por él,…si….me alegro…porque al fin puede decir que no está solo y ella le dará todo su amor y se sentirá mejor.

- Bien por ti…y ahora nos vamos a tomar unas tapas que a mí este tipo de historias me dan hambre…es como si estuviera mirando una telenovela y tengo que tener mi bocadillo al lado.

- Cómo eres Cris, tú siempre haciéndome reír,- dijo Rosa.

- Soy incorregible, verdad?.

- Eres ante todo una mujer muy positiva que siempre le va mostrando a los demás que es mejor reír que llorar.

Se levantaron de la banca del parque rumbo a la cafetería y a una nueva vida para Rosa.