30 nov. 2011

CUANDO ME QUEDÉ ENCERRADA EN UN BAÑO

Todas las mañanas mientras voy camino del trabajo escucho "Buenos días Javi Nieves" porque me divierte y entretiene durante la más de media hora que me lleva llegar al laboratorio.

Es un programa que interactúa mucho con su audiencia  y por eso también me gusta.

Casualmente ayer el tema del día y del cual hablaban los oyentes era: "Cuando nos quedamos encerrados" y recordé cuando me quedé encerrada en el baño de una gasolinera mientras regresaba a mi casa después de un largo viaje de trabajo.

Dos veces al año me tocaba inspeccionar una planta de producción de zumos concentrados de cítricos cuya producción mayoritariamente era para exportación. La planta está situada en el norte de Uruguay, en una zona donde abundan los naranjales y además hay establecimientos de aguas termales...realmente el viaje era una pasada.

Las primeras veces que fui, lo hice sola, pero ya las últimas veces algún compañero de trabajo se me unía porque había que inspeccionar no solamente la producción, si no que también las instalaciones en las que ellos eran más entendidos.

En el último viaje que hice me acompañó Diego, apodado cariñosamente "Giros y tornillos", un verdadero haz para armar y desarmar equipos, que condujo los casi 500 km de ida y los de regreso también. 

Ya habíamos terminado nuestro trabajo y después de almorzar, tocaba cargar gasolina y pasar por el baño. El mismo estaba ubicado en la parte de atrás de la gasolinera y había uno para damas y otro para caballeros, que estaba contiguo al de damas.

Me fui raudamente al baño, mientras Diego le ponía gasolina al coche. Siempre tengo cuidado en los baños en los que entro por primera vez de comprobar si la puerta cierra y abre correctamente. Y estaba en dicha comprobación cuando me quedé con el picaporte del lado de adentro de la puerta en la mano y....¡¡¡¡ la puerta cerrada!!!!!. ¡¡¡¡Oooooohhhhh Dios!!!! exclamé y otras cosas que no puedo reproducir aquí.....¡¡¡qué mala suerte!!!!. 

No había manera de abrir la puerta con el trocito de picaporte que le había quedado. Comencé a mirar el baño pero no había nada que me pudiera ayudar en esa situación y en mi bolso tenía una super navaja suiza  al mejor estilo MacGiver, pero que no me servía de nada.

En el baño había un pequeño ventanuco casi pegado al techo, así que era imposible salir por él, como hacen en las películas.....Irremediablemente estaba encerrada y tenía que esperar a que alguien me rescatara.

De repente y habiendo transcurrido pocos minutos de mi encierro, siento que alguien entra en el baño de al lado y grité por si era Diego, aunque me había dicho que no pasaría por el baño.

La voz de Diego, alta y clara se sintió desde el otro lado de la puerta.

Menos mal....salvada por la campana....ahora solo quedaba que el picaporte del otro lado no estuviera roto también y Diego pudiera abrir la puerta, cosa que pudo hacer, porque si no, no les estaría contando esto.

Y esa no fue la única vez que me quedé encerrada en un baño....hubo otra...y también me rescató Diego....al final me decía que yo lo hacía a caso hecho....pero no....las puertas de los baños y yo no nos llevamos....esa es la verdadera causa de tanto encierro.

La canción es una de las favoritas de Javi Nieves pero cantada por un grupo de hermanos mexicanos que realmente lo hacen muy bien: Los Vázquez.