10 sept. 2011

VAMPIROS…ESE OCULTO Y DESEABLE OBJETO!!! (I)

Tengo últimamente la cosa un poco abandonada…no solo el blog…si no que a vosotros también. Mi reader está que echa chispas, cargadito al máximo de vuestros post y yo con poco tiempo para poder leeros y disfrutaros como Dios manda.

Pero como hoy es sábado cogí el ordenata y me dispuse a por lo menos una hora de lectura y me encuentro con el post de mi estimada Fiebre que sin desperdicios y ni pelos en la lengua…directísimo a la yugular….habla de “El perro del hortelano”y me ha inspirado el post que viene a continuación al leer la palabra “vampiros”.

Un vampiro es, según el folclore de varios países eslavos, una criatura siniestra, un ser humano convertido después de morir en un no-muerto o depredador chupasangre.....dicho así suena muy aterrador....pero claro.....luego uno ve “Crepúsculo”  o cualquier otra película de la zaga y quieres tener un vampiro en tu vida ya.

Y por eso entiendo a Bella, la protagonista, porque a eso de enamorarse de un vampiro solo le veo ventajas: no competirá contigo mirándose en los espejos, nunca duerme por lo que puede velar tus sueños, es un excelente amante y un compañero cariñoso y atento (a menos que se le dé por hincarte el diente…y te diga luego…fue solo una mordidita, cariño), tiene una extraordinaria fuerza, no son religiosos, no va a misa los domingos (así que lo tienes para que te arregle el grifo de la ducha que casualmente se te ha roto…o cualquier otra actividad más placentera los domingos por la mañana), no soporta el ajo, cosa de agradecer a la hora de dar un beso,....si a esto le añadimos que suelen ser altos y morenos.....no sé que estoy haciendo escribiendo esto y no miro la web de Atrápalo pa’ saber cuánto cuesta un vuelo a Transilvania...

En fin….dejemos el sarcasmo de lado….y la lírica….y centrémonos en los vampiros a los que me quiero referir, que son otros.

Los vampiros en los que estoy pensando andan por ahí fuera, disfrazados como gente normal hasta que sus necesidades internas los convierten en depredadores. No buscan nuestra sangre, sino nuestra energía emocional.

Tienen el poder no solo de enamorarnos, sino también de hipnotizarnos, de obnubilarnos la mente con promesas falsas hasta enredarnos en sus hechizos. Los vampiros emocionales nos atraen para luego vaciarnos.

Al principio parecen mejores que las personas corrientes. Son brillantes, encantadores. Nos caen bien, confiamos en ellos, esperamos más de ellos que de otras personas. Siempre esperamos más, pero recibimos todo a cuentagotas, siempre menos, pero a pesar de eso nos capturan. Los invitamos a que entren en nuestra vida y rara vez nos damos cuenta del error hasta que han desaparecido, dejándonos vacíos, no solo el corazón, sino que también la cartera, la despensa, todo. Aún entonces nos preguntamos...¿qué pasó?, ¿por qué se habrá ido de esa forma tan intempestiva?¿serán ellos o nosotras?. Son ellos, sin duda. Son vampiros emocionales y de ambos géneros.

El libro "Vampiros emocionales" de Albert J. Berntein, es un libro curioso, que describe con todo lujo de detalle a esas personas "maravillosas" de las que es mejor huir a tiempo, ayuda a descubrirlas, o si las conoces ya, te ayuda a saber como actuar con ellas.

En el siguiente post seguiremos hablando sobre el tema...porque como dice Fiebre...este tema...tiene tela...