28 sept. 2011

LOS INTERMITENTES (II)

Hace un tiempo tuve el gusto de conocer a un buen amigo de Huelva en una red social…y poco después, tuve el placer de conocerle personalmente y tomar un café con él, una tarde que de viaje a Murcia, pasó por Almería.

Este señor, escribe muy bien y escribía mucho en un blog que tenía….pero un buen día decidió borrarlo todo….yo que siempre lo leía, decidí conservar algunos de sus post, antes de la “borratina general que hizo”, …espero que si aún me lees, veas con buenos ojos que traiga una de tus entradas aquí…porque viene al caso, porque me topo con esta situación a diario….

“He tenido ya varios coches pero desde un tiempo a esta parte ando pensando en cambiarlo. Quiero uno como los que ya abundan por ahí. De esos que solo veía a veces y por tanto me eran más prohibitivos para mi maltrecha economía, pero con la cantidad que ya hay espero que pueda hacerme con uno.
Tengo una “ilu”, que  ya no puedo esperar más.

Por fuera son iguales a los demás, idénticos. Los hay de todas las marcas y modelos con lo que podré al menos elegir. Antes veía pocos, ahora no, ahora ya hay más. Están en todas partes, casi en cada calle y como mínimo los veo diez o doce veces al día, además, mi trabajo me lleva muchas horas de coche, con lo que la cosa está asegurada.

Los ves en funcionamiento y qué bien van. Basta ver las caras de sus afortunados propietarios. Se muestran de un feliz, la sonrisa de oreja a oreja, te miran y lo hacen con ese aire de: que bien estoy!! ¿¿tienes tú algún problema???. Sí, jomío, que no tengo uno como el tuyo...

Jo!! qué envidia, ya me gustaría sentirme así a veces.

Y es que sus vehículos tiene cuatro intermitentes, como el mío, pero los de ellos funcionan al unísono, todos al mismo tiempo...qué maravilla!!!. Qué avance tecnológico tan importante y además al alcance de muchos.

Te permite, cuando lo usas, parar en medio de una calle, en medio de una carretera, delante del Colegio de tus hijos, delante de la panadería, del Super, en un paso de cebra, en la puerta del estanco o de la farmacia, de ese Bar donde te tomas la copa del mediodía con los amiguetes.... Uf!! la lista sería interminable, en cualquier lugar, no importa, los pones y alehop!!! listo. Puedes parar.

Con ellos indicas a todos los demás que estás parado porque necesitas algo que está cercano al sitio donde lo has hecho. O que has visto a alguien con quien quieres hablar o simplemente para estirar las piernas...no importa, has avisado, el mecanismo está activo, sobra la razón. Se trata de que el otro o los otros vean las cuatro lucecitas parpadear.

Si cortas la calle, no importa, los demás te esperan si no pueden pasar, o si tienen que rodear un poquillo tampoco hay problema, lo harán.

Si te pones detrás de algún otro coche que esté aparcado y quiere salir, tampoco importa, te esperará a que termines. No tiene prisa y tú seguro que estás haciendo algo importante. La paciencia hay que cultivarla.

Si estás en la puerta del Colegio ya es una fuerza mayor. Vas a recoger a tus hijos, esos seres tan queridos e importantes en tu vida, los que más. Cómo vas a comparar a estos y lo que para ti representan con la gente?? Estaría bueno!!. El amor paterno o materno es lo primero, recuérdalo. Total, que prisa tienes, si es solo un momento o dos?? Qué más te da, hombre??. Cuando tú te encuentres en la misma situación pones tus luces en acción y ya está. Jo!! cómo te pones por nada, hombre!!

Qué tienes algo que hacer??. No importa, cuando llegues a tu trabajo o a ese sitio para el que estabas citado y tenías hora y que además te había costado trabajo conseguir, bastará con que digas al entrar: "Lo siento, pero es que me encontré un vehículo de esos a cuatro luces y claro...."Lo comprenderán, no te preocupes y se harán cargo....

El único problema te lo puedes encontrar cuando seáis dos los que queráis parar en el mismo sitio y ya uno lo haya hecho...pero bueno, tampoco serán tantas veces...siempre te queda parar en el otro carril o en paralelo y así saludáis los dos a los que vayan pasando y que os saludan con gestos y palabras. Lo que ocurre es que, como van con los cristales subidos no entendéis muy bien que os dicen......

Lo dicho!! a ver si me lo compro y así paso a formar parte de esa caterva ya impresionante de hijos de su madre que se piensan que pueden hacer lo que les viene en gana sin orden ni concierto y con la más mínima ausencia de escrúpulos respecto de los demás.... La calle es suya, la ciudad también. Bienvenidos a nuestro mundo, el que nos rodea, nos engulle y nos hace ser cada día menos personas y más indiferentes a los demás...el que hemos creado y en el que no hacemos nada por cambiarlo.

Bueno...ya lo tengo y solo me alegro de una cosa, aunque a más de uno le pueda parecer una tontería, no los uso para lo anteriormente descrito...Tú si??? qué listo eres!!. El mundo es de los que son como tú, los demás te servimos.....”

Todo dicho, verdad???....