13 ago. 2011

UNA NOTICIA MUY DULCE


De todos es sabido que soy de Uruguay y que nuestra gastronomía es muy rica en sabores, todos ellos heredados de los españoles y los italianos, pero enriquecido con la cocina judía, armenia, rusa, árabe, china y japonesa, por nombrar algunas de las nacionalidades que hicieron su aporte en nuestra cocina.

Parte de esa cocina la compartimos con nuestros hermanos argentinos: el asado, las empanadas y el querido dulce de leche.


Y de éste último quería hablar.

Según la Wikipedia, el origen del dulce de leche es incierto, ya que aún no nos hemos puesto de acuerdo con los argentinos, ni con los brasileños, ni con los chilenos, ni con los colombianos, pero su consumo se ha extendido por todos los países latinoamericanos y en aquellos lugares donde existe una extensa colonia inmigrante de estos países, como España.

Existen diversos relatos en relación al origen del dulce de leche. Sin embargo es difícil establecer cuál es el verdadero ya que muchos de los países donde se lo produce se atribuyen su invención. En Brasil se encuentra el primer relato escrito de producción de dulce de leche, datado en 1773.

En Argentina existe un relato escrito, que se encuentra en el Museo Histórico de la Nación, que fecha su invención hacia el año 1829. Cuenta la historia que Juan Lavalle visitaba a Juan Manuel de Rosas, pero llegó antes que éste a su casa y como estaba cansado se recostó en el catre de éste, quedándose dormido. La criada de Rosas, estaba en la cocina hirviendo leche con azúcar para acompañar el mate de la tarde y se encontró con Lavalle durmiendo sobre el catre de su patrón. A ella esto no le sentó muy bien por lo que avisó a los guardias de la casa. Poco tiempo más tarde llegó Rosas, quien no se enfadó con Lavalle y pidió a la criada el mate con leche. En ese momento, ésta recordó que había abandonado la leche con azúcar al fuego, dejándola calentar durante mucho tiempo. Al regresar a buscarla advirtió que en la olla había una sustancia espesa de color marrón. Su sabor agradó a Rosas y se cuenta que compartió el dulce con Lavalle mientras discutían los puntos del pacto que firmarían, dando así un origen accidental al dulce de leche.

Otros indican que su origen se encuentra más allá de los Andes, en tierras chilenas y que fue José de San Martín quien lo llevó a Argentina. San Martín, un reconocido sibarita, le gustó de tal forma el dulce, que llamaban manjar de leche, que decidió llevarse varios frascos en la expedición libertadora del Perú, para él y sus hombres. En su retorno hacía La Plata se llevó otros frascos, junto a la receta para producirlo.

En Uruguay se consume desde tiempo inmemorial y he tenido el gusto de probarlo desde la cuna, a pesar de las recomendaciones de los dentistas que dicen que no hay que darles comidas muy dulces a los niños.

Pero quien se puede resistir a su sabor, a su cremosidad, a su palatabilidad….a sus encantos….creo que nadie.

Hace unos años y por mi condición de “Dulcinea del Toboso” como diría mi amiga “la Vicky”, que no me acerco a un frasco de dulce de leche, pero no puedo dejar de difundir y homenajear un producto con el que crecí chupándome los dedos….jeje…porque es así….el Dulce de leche Conaprole es el mejor y así fue declarado en el Primer Festival Nacional del Dulce de Leche celebrado en Young (Fray Bentos - Uruguay)….si es que, el Dulce de Leche es lo mejor que se ha inventado en el mundo.

Aquí les dejo el enlace a la noticia: