10 ago. 2011

A MI VIEJO

Tenías al final de tus días la piel arrugada por el tiempo y sufrías la soledad del que pierde lo más bello y más sagrado, el cariño de mi madre, que un día hace más de 20 años, se fue sin remedio. Sé papá que  no tenías consuelo. Esa fue la primera vez que te vi llorar. Un buen día también emprendí el vuelo y tú me dejaste ir, porque sabías que ese era mi destino y te vi llorar otra vez.
Eras mi padre, eras mi amigo, el que me daba consejos, el que daba su vida entera con tal de verme contenta. Con solo escuchar mi voz sabías que me pasaba. Yo era tu niña mimada, la hija de tus ensueños, a la que llevabas al parque y al estadio, a la que le leías libros de cuentos, la que no te pudo decir adiós, porque te fuiste sin esperarme, en esa terrible mañana que hoy recuerdo.
No estoy triste papá solamente siento nostalgia, siento falta de ti a mi lado como antes, tu palabra y tu consejo certero.
Viejo, mi querido viejo, tu corazón ya no resistía, pero en tu último aliento sé que dijiste: Siempre estaré contigo.
Hoy cumplirías 82 años viejo….feliz cumple allá donde estés…el vasito de vino va por ti hoy.