12 ago. 2011

EL MUNDO AL REVÉS

En mi país siempre se habla del mundo al revés, el mundo patas arriba, y más quizás por ese mirar en perspectiva desde el sur. Ya lo hacía notar Joaquín Torres García en su obra "El Sur es el Norte", en donde ubicaba a Uruguay como el corazoncito de Sudamérica. Y vaya si Uruguay es un mundo al revés, pero esto es para otro post o para varios.

Hoy me quiero detener en una de las acepciones del mundo al revés, y es la de cuando se vive en el absurdo, se premia lo deshonesto, lo corrupto, las actividades alejadas de las normas establecidas, la riqueza y el lujo por sobre la solidaridad y podría decir más. Hasta Eduardo Galeano, ese gran escritor uruguayo, y perdonen que nombre tanto a mis connacionales, pero es lo que más conozco, obviamente, ha escrito un libro que hace referencia a ello ("Patas Arriba. La Escuela del Mundo al Revés" (1998).

Ahora que vivo aquí, en el norte, me siento como que sigo viviendo en el mundo al revés, en definitiva es el mismo mundo, salvo que pensaba que sería diferente pero no es así y que no era el vivir abajo lo que me hacía sentir esa sensación extraña.

Veo en el noticiero casi todos los días las mismas noticias, una y otra vez, los mismos casos de corrupción, que fulano "metió la mano en la lata" y ha sido descubierto, pero y con todos los que no han sido descubiertos, qué hacemos?, que mengano mató a su esposa y que ya van no sé cuántas muertes de mujeres este año por violencia de género y así podría seguir enumerando las noticias que escucho invariablemente todos los días.

Y puedo seguir con las muertes por la hambruna indescriptible en África, mientras otros descorchan botellas de champagne al veranear en alguna playa de moda o el reparto que hace de su fortuna la televisiva Duquesa mientras sigue subiendo la prima de riesgo y el desempleo haya bajado por circunstancias veraniegas pero todavía hay gente que hace cola a la noche para poder recoger lo que los grandes supermercados tiran a la basura porque está caducado y nadie lo ha comprado.

Pero la noticia más insólita que he escuchado, aunque sin confirmar y surrealista total, es que Marruecos quiere parte de las ganancias que se obtienen de las visitas a la Alhambra granadina….se imaginarán como se lo han tomado “los granaínos”.

En fin….el mundo al revés, y comienza mi run run interno de la queja, hace unos días que me vengo quejando, si quejando, ante la indiferencia, la mentira, la falsedad, el egoísmo, los celos, la envidia, la adulación barata, la incoherencia, el querer llevarse a la gente por delante, el marcar el territorio como animales, el serruche de patas, el creerse superior y los mejores en todo, el creernos víctimas y ser victimarios, el echarle la culpa al otro porque es lo más fácil.

Y me pregunto ¿de qué me sirve la queja en estos casos?, si hasta a veces me comporto de la manera en la que anoto, aunque en mi defensa diré que conozco mi proceder, más allá que en determinados casos me cueste reconocerlo y no haga nada por cambiarlo, ¿de qué me sirve escribir y escribir sobre estas cosas?, ¿con las quejas creo que la gente cambiará?. Mi respuesta me desilusiona, porque es un NO grandote, a veces la gente ni siquiera se entera de esto, con que alguien escriba un blog sobre lo que no nos gusta, o quisiéramos cambiar de este mundo del revés en que nos ha tocado vivir, no conseguimos nada, porque la mayoría de la gente seguirá con su vida y sin enterarse del daño que hace.

Entre tanto pensamiento me pregunto ¿se solucionarán todos nuestros problemas algún día?, pues otro NO grandote me contesto, aunque me pese, o demoraremos mucho en llegar a las soluciones para levantar cabeza, para dejar de sentir que vivimos en el mundo del revés.

Quizás y eso espero, a alguno haga pensar con esto que he escrito, por lo menos, lo he conseguido conmigo, ahora solo me falta encontrar soluciones, espero que alguien me ayude, porque a todos nos toca poner nuestro granito de arena para poder cambiar y primero hay que hacerlo por casa.

Por esto y porque he leído el blog de Genín (Mi herencia) que me ha hecho reflexionar sobre uno de los temas tratados, les dejo el enlace…quizás entre todos podamos poner nuestro granito de arena en África: