20 feb. 2011

LOS RECUERDOS DE ELISA (XIV)


Eran las 6 de la tarde, Elisa apagó el ordenador, guardó los documentos con los que había trabajado toda la tarde en sus carpetas y las ordenó en las bandejas correspondientes.

Llegó a su casa media hora después, se duchó y se arregló para ir a la reunión de exalumnos y enfundada en su vestido azul con zapatos y bolso  a juego salió de su casa con mucha ilusión.

Había quedado con Ana, otra de sus amigas y además compañera de dichas y desdichas en la Facultad, para ir juntas a la fiesta.

Cuando llegaron al salón donde se realizaba la reunión, ya había un grupo animado en la puerta al que las dos saludaron con alegría y afecto. Eran algunos de los compañeros con los que habían compartido más horas de estudio y además con los que salían los fines de semana.

Elisa saludó a José, Luis y María. Sus aspectos le sorprendían, se sonrió al recordar los vaqueros gastados de José, las Converse de Luis que parecían irrompibles y las lentillas azules que se había puesto María en segundo año.

Ahora José y Luis llevaban gafas y trajes con corbata y María le comentó que se había operado hacía algunos años y ya no podía usar lentillas con lo que le gustaba a ella cambiar de color de ojos.

Después del reencuentro con sus amigos y hablar unos minutos con ellos, circuló un poco por el salón, hasta que Ana la cogió de la mano y le señaló a un grupo que conversaba animadamente. Entre ellos estaba Francisco y como siempre le había ocurrido cuando le veía, sintió que el calor subía poco a poco a sus mejillas sin poderlo controlar.

Sonrió y como empujada por una fuerza imaginaria dirigió sus pasos hacia él sin dejar de mirarle.

Continuará…