17 ene. 2011

TE DESEO (VI)


Escuchaba la canción de Gun’s and Roses, November Rain. Le encantaba esa canción, le gustaban esos violines y ni hablar de la guitarra y la letra. Sentir al cantante decir: "Los que aman siempre vienen y los que aman siempre se van", la hacía pensar en cuantas veces había amado o creído hacerlo, y todo había terminado. Esos sentimientos que un día habían florecido como las flores en primavera pero que la lluvia de otoño había barrido.

Estaba triste y pensaba en él, desde hacía casi un mes que no le veía y se preguntaba si volvería a verle algún día. De todas formas el contacto entre ellos seguía, pero ella no lo sentía igual, era una sensación extraña, como si entre ellos hubiera mucha distancia y en realidad no era así. Recordaba la última vez que le vio, cuando le tuvo tan cerca de si, su perfume, su mirada, su voz susurrándole TE DESEO, tranquilizándola. Se sentía bien en sus brazos, le encantaba que la abrazara y le besara. Cada beso era una suave caricia en su corazón.

Si pudiera besarle ahora, pensaba, le daría un beso intenso y prolongado como los que se habían dado la última vez que se vieron. Si pudiera tenerle entre sus brazos ahora, le abrazaría fuerte, fuerte, pero no puedo, no puedo sentir su cuerpo, ni su calor, ni aspirar su perfume. Si pudiera mirarle, si pudiera verle, pensaba. Si pudiera estar con él, no sé, creo que no le diría nada, sobrarían las palabras, se lo diría todo con la mirada, con sus manos cogería su cara, le acariciaría suavemente y dejaría que el  corazón hablara y le abrazaría y le besaría, si pudiera lo haría, claro que lo haría.

Pero por dios, que me pasa? pensó en el preciso instante que Axel Rose cantaba "Así que si quieres amarme entonces querida, no te contengas". Parecía que la canción quería decirle que hacer, que extraño, porque habla también de soledad, de tiempos, realmente necesitaba ese tiempo de soledad para pensar, para saber qué hacer, quería tener las ideas claras. Esa frase la hacía pensar aún más.

Y en esos pensamientos estaba cuando sonó el teléfono y en un solo segundo lo comprendió todo, lo que realmente le importaba, cuando escuchó esa voz tan conocida diciéndole quiero verte, estoy aquí en la puerta de tu casa, TE DESEO.


Continuará...