13 ene. 2011

TE DESEO (IV)


La última vez que se vieron, combinaron para encontrarse una semana después en un pub en el que servían buen café y se escuchaba buena música. 

El local estaba a media luz, sin embargo, cuando ella llegó, a él le pareció que el pub se iluminaba con una luz especial.

La mirada de él se clavó en su manera de andar, en el contoneo de sus caderas, en la sensualidad de sus pasos para ir subiendo poco a poco hasta ese pronunciado escote que lo hacía delirar.

Consciente de su poder de seducción, ella se acercó con paso firme hacia la mesa donde él estaba.

Un beso en la mejilla junto a la boca, la mano en el cuello y un leve susurro al oído..."TE DESEO"…fue suficiente para desatar el deseo que se había acumulado en aquella viril entrepierna.

Pidieron un café como siempre, y se dirigieron hacia un reservado. Allí estaban completamente solos, la tenue luz y la música de Barry White aumentaba la excitación que flotaba en el ambiente.

Se sentaron uno al lado del otro mirándose intensamente. Un beso apasionado, una caricia en el cuello, y las manos que resbalaban solas hacia zonas más calientes.

Ella no tardó en buscar sobre aquellas piernas lo que presentía que podía sentir su cuerpo y suavemente lo acariciaba disfrutando del momento, en medio de jadeos y gemidos que aumentaban el deseo y la pasión, dejando liberar la locura de los pensamientos, de las sensaciones, del placer.

Decidieron salir del pub rumbo a un lugar más íntimo donde poder sentir más intensamente todo ese deseo…..

Por fin...sólo mío...sólo tuya…TE DESEO cada vez más…

Continuará…