7 ene. 2011

TE DESEO (I)


TE DESEO, le dijo él una noche en que le pidió verla por la webcam mientras mantenían una conversación intrascendente.

Ella se sorprendió, solo se habían visto una vez y habían compartido un café, 45 minutos de charla y otras tantas horas en internet, pero ahí estaba él diciéndole TE DESEO y un abanico de sensaciones se entremezclaban en su cabeza y en su estómago.

Él le dijo que iría pronto a verla y ella que le esperaría, aunque no estaba segura de que hacer.

Le agradaba, la hacía pensar, era un hombre con ideas claras y una sonrisa cautivante y sentía curiosidad como sería estar con él.

Y llegó el día, él la llamo al mediodía para saber a qué hora se encontrarían. Qué nervios sintió ella, no sería un encuentro cualquiera y los dos lo sabían.

Ella lo esperó en la cafetería de siempre ante un café solo, y sabía que él pediría su café solo con hielo. Cuando entró y la miró se le iluminó la cara con una sonrisa, se notaba que ella le atraía, la deseaba.

Comenzaron a hablar y cuando él terminó su café le preguntó si quería que la llevara a su casa, ella lo pensó un poco, como para crear expectativa pero sabiendo que le contestaría que sí, porque quería oírle decir: TE DESEO.