2 ene. 2011

EL ASCENSOR


Salió de su piso y apretó el botón del ascensor. Iba con prisa, esa mañana tenía una reunión importante y no quería llegar tarde a la oficina.

Llegó al enorme edificio donde trabajaba. Un rascacielo de esos muy altos y llenos de gente que va y viene y nunca se detiene.

Desde hacía un mes, coincidía en el ascensor casi a la misma hora con ella. Una morena impresionante, siempre bien vestida y maquillada. Una mujer para el infarto.

Cuando movía su larga cabellera negra, podía sentir su perfume. Su sonrisa le impactaba. Toda ella lo ponía en estado de trance y no podía pensar en nada, solo en absorber todo su ser y tenerla.

Esa mañana como tantas, ella subió en el ascensor y la tensión era inevitable, pero esta vez iban solos. Él no podía creer que la tenía a su lado. Toda para él. Tan cerca, tan sensual y ahora tan alcanzable, a un paso nada más.

Tantas veces se había imaginado así, rozándola, sintiendo su olor. Con los ojos cerrados podía reconocer ese perfume, perfume a rosas, a jazmín, a ella.

Cuántas veces la había soñado en su cama, desnuda, amándolo, seduciéndolo con la mirada, sonriéndole como solo ella sabía hacerlo, besándolo con esa boca que invitaba a los besos.

Cuántas veces la había acariciado con sus manos, la había moldeado cual escultor, en aquellas noches donde la soledad era su única compañía en una cama vacía y fría.

Creía que era una diosa, como una modelo de esas que quitan el aliento con una sonrisa, con una mirada pícara que lo desarmaba con solo mirarlo y lo hacía volar hasta el infinito con una noche de sexo entre sábanas tibias llenas de sensualidad y pasión.

La miró y pensó, apenas me mire la tomo entre mis brazos y le digo que la deseo, que deje de simular que no existo, que tenemos que hablar, que tenemos que conocernos.

En ese momento, la dama se dio vuelta, le miró con sus bellos y risueños ojos negros y le preguntó sonriendo, mostrando una hilera de dientes blancos como perlas:

- ¿Bajas en esta planta?

- No, no... Sigo más arriba. Gracias.

Me cachis!!!!....qué gilipollas soy!!!....