30 nov. 2010

MIEDO...



No hay mayor debilidad
que tener miedo sin más,
por algo en particular.
No hablo del que sentimos
cuando estamos en peligro.
Tampoco es el temor a la oscuridad.
Ni menos tener miedo
por perder lo material.
Hablo del miedo que aparece
en nuestros sueños
y se siente nuestro dueño.
Ese que brota cual catarata
y nada lo desbarata.
Es el peor miedo,
el que nos roba el alma.
Nos paraliza y atenaza,
y no lo detiene nada.
El miedo que nos conecta con el pasado,
Que no deja que miremos el futuro con ansia,
ni disfrutar el presente con elegancia.
Que nos recuerda las ausencias.
El miedo que nos corta las alas,
y nos congela el alma,
llenando el corazón de escarcha.
Pero serás derrotado,
así te lo digo.
Con una caricia y una sonrisa,
luchando por salir a flote,
para que los sueños broten
con alegría y en armonía,
recuperando al fin,
la calma perdida.

28 nov. 2010

CONVERSANDO CON MAMÁ


Mother and child. Gustav Klimt

- Hola Mamá, tanto tiempo, cómo estás?

- Bien y vos, mi corazoncito de aleli.

- Jajaja…lo recuerdas aún…

- Claro que si….te veo bien mi chiquita

- Si mami…lo estoy…lo intento día a día…..feliz y contenta siempre…y si no me siento bien, ya sabes mamá, que mando todo "a cagar", jaja. A veces me canso mamá….me aburre intentarlo...como cuando me negaba a comer más porque me aburría y me perseguías con la comida….me aburre intentarlo una y otra vez y que las cosas sigan siendo igual….pero sabes qué?...sigo intentándolo, por cabezona.  En este momento siento que he encontrado mi lugar en el mundo y aunque tuve que renunciar a muchas cosas, me siento bien…pero nunca se sabe, ….soy de estar en el lugar que me da la mejor oportunidad…hoy aquí, mañana no lo sé…pero por ahora sigo bien. Papá está contigo, verdad?

- Si, aquí está, conmigo, los dos te miramos desde aquí, y a veces te quisiéramos decir que hacer y qué no hacer, pero vemos que aunque te das la cabeza contra la pared, sales adelante y nos alegramos por ti…prueba y error, …. y te queremos, lo sabes. Papá me ha contado de los últimos 20 años contigo, lo mucho que hizo para que estuvieras bien, las veces que quiso protegerte para que no te pasara nada, de querer darte lo mejor, de querer enseñarte el camino, aunque sabía de sobra que te buscarías el camino tu sola, porque así te enseñamos, sabía que siempre harías lo que a ti te pareciera, porque siempre tomaste tus propias decisiones, nos saliste independiente, desde chiquita, como cuando te preguntaba que zapatitos querías ponerte y decías los zapatos marrones porque eran los que más te gustaban, aunque no combinaran con la ropa, …hasta en eso eras cabezota..., jajaja.

- Cuánto me duele todavía mamá que no estés conmigo aquí, siempre me pregunté porque te fuiste así, no estaba preparada para perderte en ese momento y creo que ahora tampoco, me haces mucha falta, al igual que papá. Tus abrazos, tus vuélvelo a intentar, los consejos de papá y las veces que me preguntaba ¿qué te pasa? sin que yo abriera la boca, con solo mirarme y cuando vine aquí con solo escuchar el tono de mi voz… cuanto me conocéis!!!.

- Jajaja…no te nos pongás gallega del todo…aunque sabés que nos alegra que estés ahí…has regresado a las raíces, pero no olvides nunca de dónde eres... donde empezó todo….en el Parque entre las Sierras, a donde te gusta volver de vez en cuando…. y te vemos bien hija. Sigue adelante, con tus cosas, tu forma de ser, tus protestas, sigue adelante siempre cabezona…..porque puedes hacer lo que te propongas.

- Un besote mamá y otro para papá….algún día….no sé cuando …nos reuniremos otra vez.

- Un besote grande de los dos …mi corazoncito de aleli.

Hoy hace 22 años que te fuiste y cuantas veces me hubiera gustado conversar contigo otra vez…..porque te echo de menos  Mamá  y lo haré siempre.

26 nov. 2010

EL CAJÓN DE LOS RECUERDOS



Estoy de mudanza, rodeada de cajas vacías y mis cosas desperdigadas por el salón de la casa, sin saber que poner dentro y conservar y que cosas tirar para siempre.

Es una decisión difícil porque soy una “guardalotodo” y me da pena deshacerme de las cosas y pongo miles de excusas para no hacerlo.

En el trabajo me pasa lo más grave de este comportamiento, además las normas me justifican porque exigen que todo se guarde durante 5 años luego de que finalice su vigencia. A veces pienso que moriré debajo de los papeles y carpetas y que algún día el disco duro del servidor me enviará un mensaje diciéndome estoy a los topes querida, borra o me jubilas. Cuando me dan algo para guardar y no sé bien donde ubicarlo, tengo un cajón en uno de los archiveros, al que he bautizado “el cajón de los recuerdos” y todos ya le llaman así.

Eso me hizo pensar en mi propio cajón de los recuerdos, que se abrió curiosamente hace unos días cuando comencé a guardar cosas en las cajas. Y de allí han salido lo gracioso que era mi padre, la risa de mi madre, el nombrete cariñoso que me había puesto, lo que me enseñaron mis tías, las travesuras que he hecho, la gran escalera de mármol del colegio por donde subía corriendo y el patio donde jugaba en el recreo, el uniforme que usaba con corbata azul, ¡cuántos años encorbatada, señor!, si hasta aprendí a hacer el nudo en dos segundos y casi dormida por las mañanas.

El día que me gradué y mis amigos a la voz de ¡¡aura!! me dejaron el pelo verde y azul, porque según la tradición, un químico no es químico hasta que no recibe su baño de colorantes correspondiente, gracias a Dios, que días antes había escondido el ácido valeriánico, porque sino también recordaría su olor y lo asociaría con ese día, ¡¡¡qué espantoso!!!.

Mi pasado….los recuerdos……los sueños…..los deseos….los sentimientos…..los besos que hemos dado y los que hubiéramos querido dar…..los abrazos apretados……los amores de la adolescencia…..los te quiero dichos y no dichos…..los amores pasados…..recuerdos importantes en mi vida…...y todo eso está allí…en el cajón de los recuerdos.

La magia de los recuerdos ha regresado y me ha hecho sonreír….

24 nov. 2010

UNA NUEVA VIDA



Tenía dos niños y esa noche pensaba en ellos más que nunca. Lo único que cruzaba por su cabeza, era la carita asustada y suplicante de sus hijos y en hacer una maleta y salir de allí, de esa casa que ahora le parecía extraña, esa casa que le dolía en el alma. Había hecho tanto por construir un hogar y ahora eran solo cuatro paredes que la agobiaban y de las cuales quería huir, huir con sus hijos, lejos de ahí.

Cuanto tiempo había pasado desde aquellos días felices en los que hacía planes como una mujer joven y enamorada, de cuántos hijos tendría, cómo iba a amueblar su hogar, las plantas que adornarían el jardín, lo que cocinaría en esa cocina espaciosa, la gente que recibiría en el salón.

Todo el castillo que había construido en su mente y que era donde habitaba su futuro se había derrumbado con el primer golpe, ese que casi la envía al hospital pero que él curó con un poco de alcohol y con un “no quería hacerlo mi amor, perdóname”. Y desde ese momento se sucedieron, los reproches, gritos, golpes y las disculpas, los “te quieros”, los “no lo vuelvo a hacer”, el control, el aislamiento y el maltrato.

Llegaron los hijos, más responsabilidades, los golpes se habían detenido por un tiempo, pero un día regresaron, casi sin avisar y la descolocaron, pero también la hicieron pensar en que no podía seguir así, no más, ya no más, se lo debía a sus hijos, debía ser fuerte y por ellos decidir, y tener una vida normal lejos del maltrato, intentar algo que desde hacía mucho había olvidado, vivir tranquila, en paz y sin miedos y lo más importante tratar de ser feliz con los niños y olvidarse de todo lo demás.

Subió a sus niños al coche casi dormidos, y sin mirar atrás se marchó en busca de un nuevo lugar y una nueva vida …porque era lo que se merecía.

Dedicado a todas las mujeres que como la protagonista de esta historia se han decidido por un futuro por el que luchar…porque existe y se puede…por favor...digan…. NUNCA MÁS.... y por el recuerdo de las que ya no están...y escribir esto me apena cada día más.

23 nov. 2010

DE RELATOS Y JAMONES


Hoy me sumo a la promoción de una propuesta más que interesante y muy sabrosa, por cierto.

En el blog HISTORIAS DE LA HISTORIA  han organizado y por tercera vez, la convocatoria al Premio de Relatos Cortos.

Una propuesta que me parece interesantísima, por el hecho de participar en una convocatoria que tiene su prestigio en la blogosfera y Javier Sanz, el autor del blog, como para hacer esto aún más interesante promete como 1º Premio: Un jamón de Teruel…a que no es interesante esto?. Y sobre todo teniendo las fiestas navideñas por delante. Además se incluye un pack de libros, lo que hace esta convocatoria aún más irresistible.

Los relatos deben ser escritos en castellano y ser inéditos. La temática puede ser histórica, de intriga de acción, de terror, de ciencia ficción, policíaca, o del tema que se os ocurra. Cada participante enviará un solo relato y hay de plazo hasta el 16 de diciembre de 2010.

Si te interesa, puedes leer el resto de las bases aquí

VAMOS… ANÍMATE....

22 nov. 2010

LA FALSEDAD Y LA MENTIRA EN INTERNET


A raíz de la historia "Corazón partío", que aclaro, la protagonista no es real, aunque alguna/o podría sentirse identificado al leerla, porque en definitiva, lo que ocurre por aquí lo hacemos nosotros, recordé la conversación que tuve hace un tiempo con una amiga sobre las redes sociales y mi blog, el chat y conocer gente por internet, etc, etc,.

Mientras hablábamos, me comentó esta historia que había visto el año pasado en la TV:

Un jueves que había llegado temprano a casa luego de trabajar, me preparé una merienda y me senté en el sofá a ver la TV para desconectar. Haciendo zapping puse Antena 3, en donde estaban pasando el programa El Diario. En ese momento el tema que se trataba era el del "Chat y los encuentros que se generan a través de él".

Un chico, había ido al programa para conocer a la chica de sus sueños que había conocido a través del Chat. Estaba muy emocionado y se veía ilusionado, confesó cuando la presentadora le preguntó que iba a hacer, que se le iba a declarar en público, más o menos toda España se iba a enterar de sus sentimientos e intenciones. Según él, la había conocido por un anuncio en un chat y habían chateado innumerables veces y hasta habían hablado por teléfono y él se había enamorado de su voz.

La conductora del programa le dice que aguarde unos instantes detrás de bambalinas y llama al plató a la hermana de la chica, que venía a conocer a su “futuro cuñado”, porque según decía debía preservar a su hermana de cualquier tipo de engaño, ya que por internet se puede conocer gente que puede mentir y no quería que eso le pasara a su hermana.

A continuación la hermana se va a otra salita detrás del plató y llaman a la chica, la conductora le pregunta, si conoce a un chico con el que ha chateado algunas veces, le da su nombre, porque él ha venido a conocerla. Ella se muestra sorprendida y le indica a la conductora que jamás ha puesto un mensaje en ese chat, que nunca ha chateado con el chico ese, y no le conoce de nada, que nunca ha hablado con él. El chico a pesar de estar en otro plató escucha lo que dice “su chica” y se queda estupefacto, no lo podía creer, y la niña con cara de “que estoy haciendo yo aquí” no entendía como había llegado a esa situación.

La conductora quería aclarar dicha situación así que trató de contrastar la información con la hermana de la niña, quien al final confesó que había sido ella la que puso el anuncio, dio el nombre de su hermana al chatear y engañó al chico y a todos con su actitud, que debía pedirle perdón únicamente a su hermana por lo que había hecho, a lo que la conductora le indicó que también debía pedirle disculpas al chico por haberlo engañado y ella sin querer hacerlo se fue del plató casi corriendo. A continuación la presentadora aconsejó al muchacho para que tuviera más cuidado la próxima vez, no fuera tan incauto y no se creyera todo lo que le decían.

Vemos en este caso cuán fácil es engañar por el Chat y al final terminar todo en una mentira bien gorda. La persona que predicaba en contra del engaño era quien lo estaba cometiendo. En realidad, cuán fácil es mentir y que nos crean, digo yo.

Una gran parte de nuestro tiempo mentimos, me dirán que a veces solo decimos mentiras piadosas y ojo que no juzgo a nadie por decirlas, cada uno es dueño de sus actos y se atiene a las consecuencias de los mismos.

Pero, ¿por qué mentimos? ¿O cuándo lo hacemos?.

Utilizamos las mentiras en los siguientes casos, que no son los únicos: cuando llegamos tarde al trabajo o a una cita, mentimos en nuestras relaciones de pareja, mentimos en el sexo, mentimos en las relaciones de amistad y en todo lo que se relacione con un compromiso antes establecido.

Cada vez que decimos la verdad es porque pensamos que es lo más adecuado y porque decir una mentira no nos aportará nada mejor o porque en ese momento no nos queda más remedio.

La mentira en algunas ocasiones no sólo nos hace sentir mejor, sino que también provoca bienestar a quien le estamos mintiendo, que acabaría muy mal si conociera la cruda y cruel realidad. Y ya se sabe: lo que beneficia a ambas partes es, siempre, un buen negocio. A veces he escuchado esta frase: lo bueno si breve, dos veces bueno, y para mentir hay que ser breve, porque sino nos podemos pisar el palito y nos descubren en la mentira.

Otro de los puntos que quería discutir y tema del post, la falsedad en internet que acompaña muchas veces a la mentira. Hasta hace quince años no había otra manera de mentir más que en directo o por teléfono, pero ahora y para alegría de todos, llegó el más veloz transmisor de la mentira: internet, junto con el correo electrónico y el chat.

Se envía en un día una media de 30 millones de correos electrónicos, de los cuales, parte son spam, parte es información contrastada o no que circula por internet, powerpoint, chistes y demás y un porcentaje ínfimo son correos de amigos que nos preguntan cómo estamos.

La mayoría de la información que recibimos puede ser verdadera o falsa y ni siquiera podemos contrastarla, pero nos la creemos en la mayoría de las veces y esto no solo nos pasa a nosotros, sino que también a consumados periodistas que publican artículos con información no totalmente contrastada y luego tienen que desmentir y ya no digo nada en la prensa del corazón y en los programas que pululan por las tardes en TV abierta.

La información falsa puede ser originada con un propósito intencionado de engañar o, sencillamente, se puede transmitir la falsedad de forma involuntaria. En el primer caso hablamos de mentira, mientras que en el segundo hablamos sencillamente de falsedad.

Mentir por internet es tan efectivo como hacerlo cara a cara pero con la ventaja de no tener que ensayar gestos milimétricos una y otra vez para que no nos descubran.

Una profesora de la Universidad donde estudié siempre nos decía, si se dedican a la vida académica y a dar clases, tienen que aprender a ser buenos actores, porque todo lo que digan lo deben de hacer de tal forma que la gente se lo crea, aunque sea el mayor disparate de sus vidas y ustedes lo sepan. Tienen que ensayar antes de dar una clase si tienen tiempo, porque todo, todo lo que digan debe ser creíble.

Visto lo visto, y si no somos buenos actores, resulta más fácil mentir por correo o en una página de internet. Es más cómodo, seguro y eficaz.

Tengo la teoría de que, mientras el correo electrónico, el MSN y las páginas tipo Netlog, Facebook, Tuenti, y otras, sigan imponiéndose como medios de comunicación entre las personas, la Humanidad cuadriplicará el número de escritores, creativos y cuentistas....y con esto quiero decir...aquellos que saben contar "el cuento" para que nos lo creamos.

No estoy diciendo que todos nos escudemos detrás de la mentira en estas páginas, pero un gran porcentaje de personas crean perfiles falsos con fotografías trucadas para ganar adeptos y visitas en sus perfiles. En estas páginas podemos crearnos la vida que queremos vivir, hacer creer a los demás lo que no somos y queremos ser, vivir historias que solo viviremos en nuestra imaginación y hasta mentir tan bien que nos terminamos creyendo esa mentira y comentar en consecuencia engañando a los demás. Podemos hacer creer que somos auténticos e íntegros, que vivimos en función de lo que pensamos y sentimos y decir muchas cosas con palabras muy bonitas, pero si rascamos un poquito, no es así.

Y capítulo aparte se lo lleva el tema de cuando ocultamos que nos conectamos a internet. Si solo fuera para leer blogs, comentar y socializar sanamente a mi entender no sería ningún problema y no tendríamos porque mentir y ocultarnos cuando nos conectamos, salvo que queramos mantenerlo como un espacio secreto y personal y estemos buscando la mejor manera de confesar la existencia del blog sin herir la susceptibilidad del “churri” o quien sea. La cuestión es cuando lo hacemos por otras razones y no queremos que nos descubran. Se presume de sinceridad, pero en definitiva no predicamos con el ejemplo y lo peor de todo en estos casos es que quien nos engaña o a quien engañamos es alguien que nos quiere o a quien queremos.

El arte de mentir requiere talento, práctica constante y creatividad, porque hay que saber hacerlo. Una mentira tiene que tener un libreto como guía con introducción, cuerpo y desenlace, no puede llegar desnuda, como llegan las ofensas gratuitas y cobardes. Y es ahí donde hay que poner toda nuestra creatividad para poder crearla.

La mentira existió, existe y existirá mientras pensemos que es más fácil y más adecuado mentir que decir la verdad y es realmente una pena que nos dediquemos a mentir y que además pensemos al hacerlo que no hacemos daño. Al final poco a poco irá desapareciendo del mapa la sinceridad, que ignoramos la mayoría de las veces porque no nos gusta y nos asusta.

A pesar de esto sigo pensando que internet es un medio excepcional para darnos a conocer y conocer gente….con cuidado y sin mentiras.



21 nov. 2010

CORAZÓN PARTÍO (III)...FIN



Pasaron las semanas y Mariana seguía sin tener noticias de Luis en la red ni en su correo electrónico. La única que era visitada era “Corazón partío” por un sinfín de hombres y tanto Mariana como Ana, se entretenían en responder a los mensajes que recibía, a veces muy  apasionados, que llegaban a su perfil. 


La mujer virtual se había convertido en un pasatiempo para ambas, aunque más para su amiga que para Mariana, porque en el fondo el único hombre que le interesaba era Luis. Así que dejaba a su amiga responder a casi todos los mensajes y chatear con algunos hombres que pasaban el filtro impuesto por ambas, porque los hombres con los que hablaban tenían que ser caballerosos, gentiles, inteligentes, guapos y obviamente solteros. 


Como Mariana se levantaba temprano, se desconectaba antes de la red y dejaba a su amiga continuar con el juego a la noche y sabía que Ana estaba hasta bien tarde enganchada a la red. De todas formas al día siguiente, veía los mensajes que Ana con mucha gracia contestaba y se reía de lo divertida que era su amiga.

Así pasaba el tiempo y Luis seguía desaparecido totalmente de la red. Ella ya no podía ocultar las ganas que tenía de hablar con él y le mandaba cada día por medio y desde su nick habitual un mensaje, aunque no quería ser muy pesada y no consideraba la idea de llamarle por teléfono, porque suponía que sus razones tendría o estaría ocupado como para conectarse y no quería molestarle.

Cada vez que se conectaba y él no estaba en la red, y tampoco tenía respuesta, no podía contener sus lágrimas mirando que el perfil de Luis estaba desconectado. No entendía los motivos de esa desaparición, si todo estaba tan bien entre ellos y habían hecho hasta planes de conocerse, como de la noche a la mañana había desaparecido de esa forma y sin decirle nada, se preguntaba.

Recordaba esos días maravillosos cuando con el corazón lleno de alegría disfrutaba de su presencia, de su conversación, de su sonrisa, de su mirada, de sus piropos y de su “hasta mañana bonita”. En esos días ya lejanos, el tiempo parecía detenerse cuando hablaba con él. Nada interrumpía su conversación, había tanta conexión entre ellos que parecía que esa relación virtual se había convertido en una hermosa realidad. Por eso no entendía lo que sucedía, ¿qué habría hecho ella para que él actuara así y se desconectara sin darle explicaciones?.  

Con el pasar de las semanas, se deprimió tanto que ya no entraba al chat ni a la red. No tenía sentido si él no estaba y hasta charlar con su amiga Ana ya había perdido importancia para ella. A veces revisaba su correo y respondía a alguno de sus amigos, explicándoles que estaría alejada de la red un tiempo por razones personales.

Un domingo, luego de almorzar, se dispuso a revisar su correo electrónico y le llamó profundamente la atención uno que comenzaba así “Sé que no lo mereces…” y rápidamente lo abrió.

Era de Luis, que le escribía muy arrepentido e insistía que lo menos que podía hacer era pedirle perdón por la forma en que había desaparecido y le contaba los detalles de su alejamiento. Según él, había conocido a una mujer más compatible con su forma de pensar y actuar, tanto así que ya había viajado a conocerla y tenían planes de vivir juntos. A mitad de la lectura, se sintió desvanecer cuando leyó que dicha mujer se llamaba Ana y se hacía llamar “Corazón partío” en la red…”Ha sido sorprendente nuestra comunicación y desde el primer momento, …y eso que nuestro encuentro fue por casualidad cuando contesté a un mensaje que ella me envió una vez…luego nos dimos los correos y el MSN…”

No pudo seguir leyendo, cerró la sesión. Cuando volvió a encender el ordenador dos horas después, borró a su “amiga Ana” de todos los sitios que habían compartido como amigas y la convirtió en su mente y en su corazón en examiga. Dio de baja todas sus cuentas de correo y abrió solo una a la que le puso el nick “he_sido_engañada_por_alguien_en_quien_confiaba”.

Ya no quería saber nada de Ana, ni de “Corazón partío”, ni de ningún hombre, ni ninguna otra estúpida fantasía que surgiera por internet. En ese momento solo pensaba en olvidar y en una frase que siempre repetía su madre..."ya vendrán tiempos mejores".

FIN


19 nov. 2010

CORAZÓN PARTÍO (II)



A la noche siguiente, y después de terminar presurosa su tarea, Mariana se fue a su casa y se conectó a la red sin siquiera quitarse la chaqueta ni el bolso del hombro. Quería ver que había pasado con “Corazón partío” y si se habían comunicado con ella. Su amiga Ana que ya estaba conectada, por un mensaje privado, le adelantó que era increíble la cantidad de hombres que prácticamente rogaban por la amistad de “Corazón partío”. Era inexplicable el éxito que había tenido y eso que era una mezcla de mujeres y no era ninguna de las dos. Era una mujer virtual, ni más ni menos, que atraía mucho, porque tenía su encanto.

Pero el bichillo de la curiosidad picó fuerte en el corazón de Mariana, ella estaba interesada en saber si entre todos esos hombres estaba su galán. Buscó rápidamente entre los perfiles que se habían comunicado enviando mensajes a “Corazón partío” y los revisó a conciencia, no fuera que Luis se hubiera cambiado el nombre, pero no encontró ninguna señal de que él hubiera  visitado a “Corazón partío” y respiró aliviada.

Se le ocurrió entonces, enviarle un mensaje como “Corazón partío” y otro con su nick original, el que él conocía y esperó por si había respuesta, pero como no recibía nada, se fue a dormir pensando en levantarse temprano y mirar a la mañana siguiente si tenía algún mensaje nuevo.

Al día siguiente no tenía en sus registros ninguna respuesta a ninguno de los dos mensajes que había enviado, ni con uno ni con otro nick.  Por una parte se alegró, Luis le era fiel, pero por otro lado, no tenía noticias de él hacía días y eso la entristecía.

Llamó a su amiga Ana para comentárselo y compartir su desazón por la falta de noticias. Ésta trató de convencerla de que no se preocupara, que Luis ya aparecería y todo tendría una explicación.

Continuará…

17 nov. 2010

CORAZÓN PARTÍO (I)



Mariana se sentaba todas las noches en el sofá con su portátil en la falda, una taza de café y unas galletas de chocolate como cena, después de una larga jornada de trabajo. Como siempre, esperaba que Luis se conectara y poder verle de nuevo. Las ganas de ver a su amor virtual le hacían apurar la tarea en su trabajo y salir raudamente por la carretera, con tal de llegar a tiempo a su casa y a su cita con el ordenador.

A veces cuando no lo encontraba, hablaba con su amiga Ana a quien veía conectada casi siempre. El nick de su amiga era “La Gata”. Siempre le había llamado la atención ese apodo, pero cuando le preguntaba el porqué, ella siempre le contestaba que era porque le gustaban los gatos.

Aquellas noches se hacían un rato de compañía virtual y era con ella con quien compartía el secreto de tener un amor en la red. Había mucha complicidad entre ambas y ademas se intercambiaban canciones, fotografías y comentarios sobre sus familias y lo más importante sobre los hombres que habitan las redes sociales y lo atractivos que eran algunos cuando miraban sus fotos.

A veces le comentaba a su amiga, que se sentía extraña, como una adolescente, porque no se explicaba cómo se había enamorado de esa manera de un “hombre tan guapo”. Le hablaba de cómo lo había conocido, le comentaba los piropos que él le decía, lo caballeroso que era, y su encuentro casi por casualidad una noche en la que ya estaba por desconectarse de la red social donde a veces entraba para leer, jugar un poco y pasar el rato.

Todo eso le parecía casi un milagro, justo cuando estaba saliendo de la desgracia que le había tocado vivir con su exmarido en todos esos años de matrimonio y se recuperaba poco a poco de todo lo que había sufrido.

Su amiga la animaba y le decía que por fin había llegado su hora, porque tenía derecho a vivir un amor como Dios manda y le sugería algunas ideas respecto de cómo llevar esa relación por el ciberespacio ya que ella le decía era más experta y Mariana le creía.

Lo que más la agobiaba era la lejanía, porque Luis vivía a 500 km de su casa y aún no habían concretado verse, aunque si que se lo habían planteado alguna que otra vez, pero eso y viendo la forma en que Luis la miraba por la webcam, creía que no tardaría en llegar. Realmente esperaba ese momento y pensaba hasta en la ropa que se pondría para su primer encuentro.

Un día de esos en que su galán no se presentó, su amiga Ana estaba allí y tras una conversación y quizás por simple diversión, comenzaron a urdir un plan, instigado por parte de su amiga principalmente.

Este consistía en que crearían un personaje ficticio para conectarse en la red y usando ambas la misma clave. Ana insistió en que ésta mujer cibernética se llamara “Corazón partío” como la canción de Alejandro Sanz que tanto les gustaba a las dos y que en su momento Mariana había pensado que el cantante la había escrito por y para ella.

Entre ambas crearon un perfil falso, pero tremendamente atractivo. Subieron fotografías, paisajes de flores e imágenes que le daban a esta ciber-mujer un aire juvenil, sensual, romántico, inocente y hasta quizás desvalido.

En ello gastaron largas horas y al final “Corazón partío” ya estaba lista para entrar en acción. Chatearon un rato más y se despidieron, dejando a “Corazón partío” en la portada de la red social, de tal forma que los hombres, ávidos de compañía virtual, llegaran hasta ella como las abejas a la miel e intentaran seducirla.

Continuará…



15 nov. 2010

EN CADA PUERTO...



Por su trabajo, él viajaba mucho, de aquí para allá, sin establecerse en ningún lugar. Un mes aquí, dos meses más allá, otros tres meses en la gran ciudad. Así transcurría su vida y así era también en cuestión de amores.

Sus amigos le decían que parecía un marino, porque tenía una novia en cada puerto. Y eso le hacía reír, sobre todo porque le gustaba la mar en toda su extensión, ya estuviera en calma o embravecida.

La nombraba en femenino siempre, porque decía que la mar era como una mujer, tan bella como ellas, tan suave al besar la arena y tan brava cuando quería domarla al navegar, aunque eso pocas veces lo hacía porque lo que más le apasionaba era descubrir sus infinitos secretos al bucear.

Y así como buceaba en la mar, trataba de bucear en el alma femenina, en sus corazones, en sus mentes y en sus cuerpos. Pero sus encantos no lograban atraparlo por mucho tiempo así como lo tenía enganchado la mar.

Hasta que llegó a su vida aquella muchacha de sonrisa cálida, ojos negros, rostro y voz de niña que lo atrapó con su dulzura.

La conoció dando una larga caminata por la orilla de la mar una tarde de otoño y la saludó con un simple hola, ella le miró y le sonrió.

Ese fue el principio de muchas caminatas juntos, de largas e interminables charlas, de miradas, de momentos compartidos, de navegar juntos sobre mares tranquilos de alegría, de sonrisas y de conocimiento mutuo.

Pero así como las olas llegan a la orilla y la abandonan, él tuvo que partir una vez más una fría tarde cuando el otoño casi daba paso al invierno.

Su corazón le dictaba quedarse, su mente y sus obligaciones decían que no y se sentía triste, porque deseaba abrazarla como otras tantas veces sin tener que despegarse, besarla hasta perder el aliento y quedarse con ella, porque era la primera vez que quería quedarse con alguien, pero no podía.

¿Por qué las cosas no pueden ser de otra manera? pensó, mientras la abrazaba y las lágrimas caían por sus mejillas y las de ella.

Volveré le dijo y ella asintió sin decir nada.

Saber cuál es el camino de regreso es importante….y si está grabado en el corazón…jamás se olvida....aunque tardemos en regresar.


14 nov. 2010

¿LA IMAGEN LO ES TODO?


A raíz de un post de Kelevra que ha generado muchos comentarios he pensado en la pregunta que da título a este post. Y mi respuesta fue: Pues no...pero cuenta.

También pensé en ésta otra ¿Cuán importante es la imagen y la belleza en las relaciones personales?, cosa que se discutía en el post inspirador.

La cuestión es y es una pena que sea así, que una persona poco agraciada lo tiene más difícil para conseguir amigos aunque sea una persona excepcional, que una sonrisa y unos lindos ojos cuentan y mucho a la hora de que la gente se acerque y quiera entablar conversación y esto no solo ocurre en el mundo real, sino también por el mundo virtual.

Recuerdo como se quejaba un amigo de más de 50 años que estaba en una red social, que ni su hermana visitaba su perfil decía, y me comentaba que el simple hecho de poner la edad ya hacía que la gente no lo visitara aunque tuviera cosas muy interesantes en su perfil.

Le dije para animarle, que la belleza no lo es todo, porque ¿qué hacemos con la belleza si no hay un interior también bello que acompañe?. Me dijo que eso era una frase hecha que me agradecía, pero que son los menos los que piensan así.

Así que me pregunté: ¿Soy una persona que basa su opinión sobre la gente de acuerdo a su apariencia? Creo que no, pero lo cierto es que cada día millones y millones de personas juzgamos y nos hacemos una idea de las personas que vamos conociendo después de observar su arreglo personal y su figura.

Al final aunque lo neguemos, sabemos que la imagen es muy importante para conseguir trabajo, conseguir novio, amigos, etc.

Nuestra sociedad ha dictado esas normas que dicen que todo entra por los ojos y aunque pensemos que lo que cuenta es el interior, al final nos acercamos si vemos un envoltorio bonito.

No es mi intención juzgar si está bien o está mal, sino poner sobre la mesa la polémica y ver hasta dónde llega el tema y si opinan igual o no.

Pienso que después de acercarnos a mirar si nos ha gustado el envoltorio y nos encontramos con un interior especial nos quedamos, porque en definitiva si el interior es agradable eso se refleja en el exterior, pero si el interior está hueco, nos quedaremos un tiempo por el envoltorio, pero a la larga nos iremos.

Porque una buena imagen nos abre algunas puertas pero el carácter y las habilidades que podamos tener, el nivel de educación, la personalidad, los buenos modales, y muchos más factores nos las abren de par en par. Y contaré un caso del que fui protagonista hace mucho tiempo. Estaba de becaria en un laboratorio y se planteaba la posibilidad de un llamado fijo para un puesto en el mismo. Obviamente que tenía muchas posibilidades porque ya trabajaba desarrollando la misma tarea y estaba hacía tres meses allí. Para el mismo puesto se presentaba también otra chica, compañera de Facultad. Ella rubia, alta y se vestía muy bien. Por mi parte los que ven mi foto saben que soy morena y una vez dije que la altura no era lo mío y no soy de vestirme de minifalda. Pues bien algunos directivos querían incorporar a la otra chica y no precisamente por sus dotes de trabajadora que las tenía y muy buenas. Al final me quedé con el puesto y trabajé durante siete años en ese laboratorio, hasta antes de cruzar el charco.

El primer elemento de la imagen, en definitiva es el carácter, las actitudes, la forma en que nos comportamos y tratamos a los demás, todo eso habla de nosotros y dice “este soy yo, así me siento y así me doy a los demás”. No es nuestro atuendo, ni el andar a la última moda el elemento principal de la imagen: es lo que se lleva por dentro lo que hace que seamos diferentes.

Vivimos en una época en donde la imagen es muy importante y todo entra por los ojos. Pero el carácter y la actitud cuentan, casi cuentan tanto o más que la imagen.

Además nuestra forma de ser es también visual. Cuando hablamos, gesticulamos con el rostro y todo nuestro cuerpo. La forma en que miramos a los demás, sonreímos, caminamos, hablamos y nos movemos, todo esto es manifestación de nuestro carácter.

En conclusión, el mismo cuidado que le damos a nuestra imagen, deberíamos darlo a nuestra imagen interna, a nuestra forma de ser y de actuar, evaluando si estamos haciendo las cosas que debemos hacer, en el momento en que se deben hacer y cómo se deben hacer, eso es lo más importante.