30 jun. 2010

INEXPLICABLE


Se citaban todos los viernes en el hotel de un pueblito alejado de donde vivían. Lo hacían así desde hacía casi un año y esos encuentros realmente eran apasionados. Llegaban cada uno en su coche para despistar y que nadie sospechara nada cuando los veían salir del pueblo donde vivían los dos.

Ya en el hotel, pedían la habitación reservada de antemano. Subían la escalera cogidos de la mano y mirándose sin decir nada.

Llegaban a la habitación y allí ella encendía las velas perfumadas que siempre llevaba para la ocasión. Decía que hacer el amor era sentir miles de sensaciones y que debía sentir un olor particular en ese momento, para luego recordarlo cada vez que olía ese perfume.

También la música la escogía ella, otro de sus caprichos, la de hoy pensó que era muy apropiada y además sabía que a él le gustaría.

Se sentó al borde de la cama y le cogió de la mano. Él le beso suavemente en los labios y en el cuello y la empujó despacito mientras siguieron besándose hasta tumbarse en la cama.

Ella comenzó a desabrocharle los botones de la camisa, besó su torso desnudo, y acarició cada centímetro de su piel.

El en un rápido gesto bajó la cremallera del vestido de ella, dejando entrever sus formas armoniosas.

Siguieron besándose y le desabrochó el primer botón del pantalón, ahí notó como su respiración iba aumentando de intensidad. Es extraño le dijo, pero hoy me parece un día especial, no sé porqué, ¿tú no lo sientes igual?. Él le contestó con un beso en los labios. Cada vez te deseo más y más, le dijo. Acarició su abdomen y fue bajando su mano hasta los muslos.

Ella le dejó hacer, desde ese momento todo fueron caricias, besos, respiración agitada, miradas profundas.

La cama estaba completamente desarmada a esa altura, ella tenía sus piernas entrelazadas con las de él y le acariciaba la espalda, se acariciaban mutuamente cada centímetro de piel.

Por fin, completamente desnudos, los cuerpos llegan al instante más ansiado, ese instante lleno de placer.

Y después aún abrazados, descansan, pero pensando en seguir y seguir amándose, hasta el día siguiente en que tienen que regresar a sus vidas, a su trabajo, a su rutina.

Esos momentos de placer son mágicos, es algo de lo que no se pueden desprender, son solo de ellos dos, porque lo que nadie sabe es que se ocultan para amarse, una vez estuvieron casados y ya hace casi un año que se han divorciado, pero la atracción que sienten el uno por el otro no se ha terminado, y son felices de esa forma, la convivencia entre ellos no era posible, solo tienen esos ratos de pasión, que continuarán no se sabe hasta cuando…….porque el amor es inexplicable.


29 jun. 2010

CONFESIONES POR EL SUELO...


Dicen que lo que se hereda no se roba, y de tantas cosas que heredé de mis padres, una de ellas es la de caerme y eso viene por el lado femenino de la familia. No en vano mi padre decía que las mujeres de la familia vivíamos por el suelo, porque tanto mi madre, mi tía y yo, siempre estábamos cayéndonos. Lo que se dice como una marca de fábrica que nos define.

Mi primer recuerdo es de cuando tenía dos años casi, y por supuesto, para no variar, estaba en el suelo, me acababa de caer porque iba corriendo por el camino del jardín de la casa de mi tía y zas!!!, me tropecé, me caí, dí con la cabeza contra el portón del jardín, con el resultado de mucha sangre, dos puntos de sutura y una marca de menos de un centímetro en mi frente que oculto detrás del flequillo.

Mis rodillas tienen muchos recuerdos de esa época de resbalones y caídas y mi padre era el enfermero oficial, siempre curándome las heridas con alcohol y mercurio cromo, qué dolor!!!, no sé si dolía más el raspón o el ardor que provocaba tanto potingue y para peor, conmigo se cumple al pie de la letra que uno siempre se golpea otra vez donde ya tiene una herida, nunca acababa de curarme cuando ya me había caído otra vez, me golpeaba en el mismo sitio herido con anterioridad y me arrancaba la cascarita casi recién formada y otra vez a empezar todo el proceso.

Hasta tengo en mi haber una aparatosa caída por una escalera cuando contaba con 8 años en la casa de una amiga, dando vueltas y triples saltos mortales…jeje. Mis volteretas terminaron cuando mi cabeza chocó contra una maceta en el rellano de la escalera, ….así he quedado.

La cosa con los años no ha cambiado, ahora tropiezo dos por tres o me choco contra algo, marcos de puerta, bordes de mesa, no calculo bien y algo siempre se me cruza en el camino, nada grave por suerte. Tengo asumido hace mucho que soy así de atolondrada y me lo tomo con humor. Cuando tropiezo contra algo, siempre miro hacia atrás y digo, no empujen, cheee, cosa que provoca la risa general de quienes me escuchan.

Mis últimas caídas han sido, una hace dos años, bastante aparatosa por cierto y en la calle, un señor que pasaba por el lugar de los hechos, temió por mi integridad física y me ayudó a levantarme. No me rompí el pantalón por un milagro, pero si me hice un raspón en la rodilla derecha y otro en la mano izquierda que tuve que apoyar para no matarme contra el suelo y como confesaba ayer, la última ha sido el año pasado en la puerta de mi casa, llevaba varios paquetes en la mano, resbalé y caí sentada, una caída que no se la deseo a nadie, porque cuando te sientas la recuerdas por bastante tiempo aunque no haya quedado morado.

Este año voy invicta en mi relación de amor-odio con el suelo, pero no canto victoria….mi condición de atolondrada no la pierdo con nada.

Espero terminar el año sin ninguna caída..….ya les contaré...jeje.

28 jun. 2010

MEME XXL


No soy de memes y menos de uno como el que voy a poner tan largo...pero después de pensarlo y consultarlo con la almohada...aquí va...además lo he visto en algunos blogs que sigo y he llegado a la conclusión que en definitiva sirve para que la gente que me lee y pasa por aquí de paseo, me conozca un poquito más.

Sorry por el tostón...aconsejo leerlo de a poco, en capítulos como mis historias....jeje...y a ver si después de esto alguien se anima.

1. Color de ojos: Marrón.
2. Color de pelo: Castaño.
3. Altura y peso: Digamos que tengo un peso más o menos acorde a mi altura
4. Número preferido: El 21
5. Día de la semana: El viernes
6. Melodía de llamada en el móvil: La música de inicio de mi serie favorita: el Super Agente F86 y para determinadas personas tengo otras melodías identificativas, entre ellas tengo la de Batman y la de Los Locos Adams…ejem...ésta última me la pondría a mi, pero resulta que nunca me llamo..jaja…
7. Melodía de SMS: Una del móvil
8. Usas el móvil como despertador?: Sí con dos alarmas separadas por media hora porque miro las noticias...y eso hace que diga...hoy no asomo el morro al mundo algunos días...jeje
9. Mascotas: Aquí por ahora no
10. Hermanos: No
11. Estás enamorada?:
12. 13 o 12 + 1? Trece.
13. Lloraste por amor alguna vez? Si…muchas veces…últimamente estoy de lágrima fácil y lloré cuando me dijeron te quiero, cuando recuerdo ese momento también se me salta alguna lágrima…en fin…que me emocionooooo con facilidad.
14. Físico del chico de tus sueños: A esta edad no me importa el físico, aunque tiene que tener algo que me atraiga, ojos, sonrisa, algo…
15. Personalidad del chico de tus sueños: Que sea inteligente, con conversación agradable, que me estimule las neuronas
16. Cada vez que pides un deseo, pides que...que la gente que quiero esté bien, eso entre otras cosas que no diré porque sino no se cumplen
17. Eres supersticiosa? No.
18. Una manía: Si…pero no muchas...y además soportables
19. Algo que cambiarías de ti: Lo pelotuda que puedo llegar a ser a veces
20. Te enamoran con....Dulzura e inteligencia.
21. Las tres primeras cosas que te enamoran de un chico: La inteligencia, la conversación y la sonrisa
22. ¿Qué le regalarías a un amigo que se va lejos? Algo mío para que me recuerde.
23. Última promesa que has hecho: prometí trabajar duro para que algo funcione...y no digo más.
24. No soporto a la gente que...es envidiosa
25. Una rosa de color: Rojo.
26. Algo que no quieras que sepa nadie de ti: jajaa...si no quiero que se sepa….mejor no lo digo
27. Algo que no dejarías nunca: De apoyar y preocuparme por la gente que quiero.
28. Algo que dejó huella en tu vida: muchas cosas, el fallecimiento de mi madre hace más de 20 años es una de ellas porque me enfrentó al dolor de una perdida muy grande en mi vida por primera vez.
29. Algo que recuerdas con claridad: Las lágrimas de mi padre la última vez que estuvimos juntos
30. ¿Qué opinas de las marcas? Que no me interesan
31. ¿Estás a favor de la pena de muerte? No.
32. ¿Contar o escuchar? Las dos cosas, porque hablo hasta por los codos, pero también escucho.
33. ¿Crees en algún Dios? Si, creo en un ser superior
34. ¿Crees en la magia? No
35. ¿Qué coleccionas? Nada
36. ¿En qué muñeca te pones el reloj? Cuando llevo, en la izquierda.
37. ¿Prefieres seducir o ser seducido?. Que me seduzcan
38. Última vez que te caíste: Fue en la puerta de mi casa el año pasado y caí sentada con un montón de paquetes en la mano de los cuales no tiré ninguno.
39. Última vez que te reíste: Vivo riéndome de mi y de todo siempre
40. ¿Confías más en un chico o en una chica?: Depende de quien sea.
41. ¿Qué esperas de una relación?: Respeto, compañerismo, comunicación entendimiento.
42. ¿Quieres casarte y formar una familia?: no sé si casarme, porque no me atrae la idea del papeleo y esas cosas, pero si formar una familia, es algo que me estoy planteando cada día más, aunque por ahora digo…mmmm...y sigo pensando…quizás alguien me convenza dentro de poco…jeje
43. ¿Qué dices cuando coges el teléfono?: Hola o si
44. ¿Chico más alto que la chica o al revés?: Da igual…aunque por la altura que tengo siempre van a ser más altos que yo…jeje.
45. ¿Todo pasa porque tú quieres? Generalmente si…aunque a veces me dejo convencer.
46. ¿Peluche grandes o pequeños? No me gustan
47. ¿Fumas?: No, nunca he fumado
48. ¿Bebes?: No.
49. Por qué bebes, o por qué no?: No bebo porque no me gusta
50. Algo que sepas hacer bien: tengo buena mano en la cocina, aunque soy un poco vaga.
51. ¿Sueles decirle que le quieres a la persona que amas?: Si, a cada rato.
52. El físico es lo más importante: No
53. Una manera de demostrar amor: Mirar a los ojos
54. ¿Crees en las leyendas? No, pero me gustan
55. Para vivir ¿una ciudad o un pueblo?: Una ciudad pequeña y casi en las afueras, donde haya verde y se vea el mar.
56. ¿Huesos que te hayas partido?: la tercera falange del segundo dedo del pie izquierdo….pobrecito mi dedito ….¡¡¡qué dolor, por dios!!!
57. Marca de reloj: Lotus (porque me lo han regalado…sino no usaría un reloj tan caro y tan fashion)
58. Te gustan los días de lluvia: Si
59. Última peli que has visto: Robin Hood en cine
60. ¿Prefieres la pareja feo y simpático o al revés? Prefiero un feo simpático
61. ¿Algo que no harías nunca?: Hacer puenting
62. ¿Te gustan los chupetones?: A mi edad, ya no.
63. ¿Qué significa para ti un beso?: Depende de la persona
64. Alguien que no olvidarás nunca: Mucha gente que ya no está, mis padres principalmente.
65. ¿Funciona el amor a distancia?: Espero que si
66. ¿Te guardas tus sentimientos?: Últimamente no, aunque algunas veces sé que no voy a ser correspondida.
67. ¿A qué le tienes miedo?: A perder a quienes quiero, a que les pase algo malo
68. ¿Te sientes sola?: No
69. ¿Te consideras afortunada?: Sí.
70. ¿Eres previsible?: No, ni yo misma sé cómo voy a reaccionar a veces ante determinada situación.
71. ¿Te han roto el corazón alguna vez?: Sí....pero se supera
72. ¿Después de la tempestad siempre llega la calma?. Si
73. ¿Piensas en ti primero?: No, pero determinadas veces debí haberlo hecho
74. ¿Hay que decir siempre la verdad?: Si, aunque duela
75. ¿Con qué edad quieres tener la vida resuelta?: Me gustaría pero no depende a veces solo de uno.
76. ¿Odias que te odien?: Si me odian…allá ellos…me sorprende y no lo entiendo…pero es obvio que no a todos le podemos agradar…pero de ahí a odiar va un trecho…en fin…
77. ¿Sirve de algo llorar?: Para “sacar pa’fuera”
78. ¿Sabes controlar tus sentimientos?: Si, aunque a veces se me descontrolan un poco, porque soy bastante visceral aunque también tranquila
79. ¿Serías capaz de vivir observado?: No
80. ¿Crees que has conocido al hombre de tu vida?:
81. ¿Rezas por las noches?: No
82: ¿Qué es lo último que haces antes de dormir?: Ponerme de costado y cerrar los ojos.
83: Mira atrás...¿te gusta el pasado?: Si
84: ¿La vida es de colores?: De todos los colores
85: ¿Necesitas de la gente?: Si, aunque también me siento bien estando sola, pero necesito saber que la gente está
86: ¿Te importa pedir perdón?: No
87: Algo que te entristezca: Que la gente que quiero esté mal
88: ¿La gente ve en ti lo que realmente eres?: Si
89. Algo que cada vez que pienses en ello llores: En mis padres y en mi país
90. No serías capaz de vivir sin: Sin querer y que me quieran
91. Dale las gracias a alguien: A mucha gente
92. Una mirada o una sonrisa: Las dos
93. Algo que cada vez que piensas en ello te ríes: Cuando hago chistes malos, pero no me río del chiste sino que me río de los malos que son y de que me he animado a decirlo
94. Una ilusión: Vivir frente al mar siempre
95. ¿Cuentas hasta 10 antes de decir algo?: No, aunque últimamente lo intento...
96. Lo más bonito que te han dicho: Te quiero.
97. Vives el presente?:
98. ¿Te importa lo que piensen de ti?: No
99. Cuéntame un secreto: Si es un secreto no lo puedo contar
100. Hoy por hoy...eres capaz de todo por amor?: Si y más si ese amor es correspondido
101. Existe el diablo: Creo que sí, así como creo en un ser superior...supongo que por ahí andará el opuesto...aunque me gustaría creer que no existe
102. ¿Qué haces cuando estás triste?: Lamerme las heridas, luego enfadarme conmigo misma por estar triste, sonreír y seguir adelante, no queda otra
103. ¿Lo más difícil que has hecho en tu vida?: Aventurarme a vivir en otro país sin depender de nadie
104. ¿Última persona que has conocido?: A un amigo con el que he hablado mucho
105. ¿Le tienes miedo a alguien? No
106. ¿Cómo conquistas a un chico? No soy de conquistar, y no me planteo hacer nada, solo soy yo
107. Tu vida comenzó a tener sentido el día que....tomé la decisión que cambió mi vida
108. ¿Algo que nunca te perdonarás?: No hay nada, cuando me equivoco me fustigo un poco pero luego lo acepto y sigo
109. ¿Odias a alguien?: No, hay gente que no me cae bien, pero no las odio
110. ¿Alguien que haya significado mucho para ti?: Mis padres
111. No serías quien eres hoy sin…la gente que me ha apoyado y ha creído en mi

27 jun. 2010

SIMPLEMENTE...OTRA VIDA (XII)



La fuerte voz de Javier retumbó en la Notaría y Don Manuel giró su cabeza hacia la puerta para ver quién era la persona que así hablaba y  al girar, soltó a Estela que cayó sentada en la silla, aliviada.

- ¿Y Ud quién es? ¿Cómo se atreve a gritarme en mi despacho?,- preguntó Don Manuel.

- No le importa quién soy, pero si quiere saberlo, soy el novio de Estela,- mintió Javier. Así que vaya sacando sus sucias manos de mi novia, si no quiere que pase algo que no le gustará.

- Vale, está bien, - dijo Don Manuel. No sabía que Estela tenía un novio tan  celoso.

- No es que sea celoso, pero su trato es impropio y no quiero darle explicaciones a Ud…mamarracho,- dijo Javier bastante enfadado a esa altura por la sorna con que le hablaba Don Manuel.

Estela no podía creer lo que veían sus ojos. Javier la defendía con una vehemencia inusitada y Don Manuel parecía un lobo en celo. A pesar de los nervios que había pasado, la situación que se había dado después la sorprendía y no sabía qué hacer, pero al final reaccionó, se levantó de la silla, cogió su bolso y se acercó a Javier, dispuesta a irse con él.

Javier al verla a su lado le colocó la chaqueta que tenía en la mano por los hombros. Abrió nuevamente la puerta para que Estela saliera, diciéndole a Don Manuel:

- No espere a Estela nunca más por aquí, porque ella no regresará a trabajar con Ud, ¿le queda claro?.

- Vale, vale, está bien parejita feliz- dijo Don Manuel sin dejar de ser sarcástico.

Ya en la calle, Estela se derrumbó en los brazos de Javier.

- Gracias Javier, no sé qué hubiera pasado si no te apareces en ese momento, - dijo Estela con lágrimas en los ojos.

- Es que te habías olvidado tu chaqueta en el perchero de la Librería y pensando que estaría frío a la noche cuando salieras de la Notaría decidí traértela. Menos mal, porque tu jefe estaba dispuesto a todo, ¡¡¡qué basura!!!,- dijo Javier sacando un pañuelo de su bolsillo y secando las lágrimas de Estela.

- Me flaquean las piernas Javier, - dijo Estela temblorosa.

- ¿Quieres que te acompañe a tu casa?,- preguntó Javier dulcemente.

- Te lo agradecería, si, - dijo Estela apoyándose en Javier.

Y así abrazados llegaron a la puerta de la pensión. Estela se sentía bien en los brazos de Javier, se sentía segura. Él estaba contento por tenerla así, no podía explicar que era lo que sentía, era una sensación extraña que hacía mucho no sentía, ya la había sentido cuando la vio por primera vez.

- Bueno ya estamos aquí, - dijo Estela. Gracias de nuevo Javier.

- Bien, Estela, - dijo Javier y se separó de ella. Nos vemos mañana en la Librería.

- Vale, hasta mañana, - dijo Estela mirando a Javier directamente a los ojos.

Él retrocedió sin dejar de mirarla, giró y caminó cuatro pasos hacia su casa, pero se arrepintió y volvió su cabeza para mirarla. Ella aún estaba parada en la puerta de la pensión mirándole, así que en un arrebato, regresó y la abrazó.

- Sé que esto es precipitado, pero tengo que decírtelo. Te quiero Estela, - dijo Javier apretándola contra su pecho.

- Y yo a ti Javier. Desde el día en que te conocí no dejo de pensar en tus ojos, - dijo Estela entrecortadamente.

Javier rubricó las palabras de ella con un tímido beso en los labios.

Y así continuaron abrazados durante un largo rato sin decirse nada, no era necesario, sus miradas hablaban y así sería por siempre.

FIN

26 jun. 2010

SIMPLEMENTE...OTRA VIDA (XI)



Estela salió de la Notaría pensativa. Notaba en Don Manuel una actitud muy amistosa que no le terminaba de convencer. Hacía apenas tres días que le conocía y veía que él la miraba de una forma que a ella no le agradaba. En fin, no pasa nada, no le daré más vueltas a esto, se dijo, no tiene importancia, quizás son ideas mías, le trataré como lo que es, mi jefe y nada más.

Siguió caminando rumbo a la pensión y pasó por el bar de la esquina en donde se compró un bocadillo de jamón serrano y muy contenta se lo comió en la pensión acompañado de un café. Ese sería su almuerzo de hoy, no le daba tiempo para más, tenía que regresar a la Librería en donde la esperaba Javier. Él sí que le caía bien, le parecía un hombre muy agradable y tenían gustos de lectura comunes.

En cuanto llegó a la Librería vio que Javier estaba arreglando libros en una estantería, así que dejó su bolso sobre una mesa y la chaqueta en el perchero y se dispuso a ayudarlo.

- Hola Javier, ya estoy aquí, - dijo Estela cogiendo libros de la misma caja de donde él los estaba cogiendo y se los pasó.

- Hola Estela, qué tal?. Has llegado temprano,- dijo Javier mirándola sorprendido y encantado.

- Si, lo de la Notaría ha sido rápido, aunque tengo que regresar en la tarde, después que salga de aquí,- contestó Estela.

- Aaahh, vale. Pensaba que ya habías liquidado el trabajo, Porque realmente eres muy eficiente, - dijo Javier sonriendo.

- Gracias, Javier. Pero me espera un escritorio repleto de expedientes esta tarde. Espero hacer el trabajo rápidamente, - dijo Estela pensando en lo que se le avecinaba.

- Vale, no creo que aquí tengamos mucho trabajo. Si quieres y como has llegado más temprano, te puedes ir antes y así tienes más tiempo para terminar lo que tengas que hacer allí, te parece?, - dijo Javier, aunque inmediatamente se arrepintió de haberlo dicho. Si dejaba ir a Estela antes, no la tendría cerca, que era lo que más le agradaba.

- Gracias otra vez, Javier. Muchas gracias,- dijo Estela sonriendo contenta. Realmente Javier, le caía bien y esa posibilidad que le estaba dando le reafirmaba que Javier era una buena persona.

La tarde transcurrió tranquila, sin mayores novedades ni ventas, así que a las 7 de la tarde, Javier le dijo a Estela que podía marcharse y así tenía más tiempo para los expedientes en la Notaría.

Estela salió de prisa y olvidó su chaqueta en el perchero. Llegó a la Notaría y allí le esperaba Gloria para indicarle con que expedientes debía ponerse a trabajar y observó que Don Manuel estaba en su despacho.

Dejó su bolso en una esquina de la mesa y se puso manos a la obra con los expedientes. Gloria la observaba contenta de tener una ayudante tan eficiente.

- Estela dentro de una media hora me iré, - dijo Gloria. Si tienes alguna duda pregúntame, y si no se lo preguntas a Don Manuel.

- Si, claro, Gloria, - contestó Estela sin dejar de teclear en la máquina de escribir.

De repente y mientras Estela seguía escribiendo, Don Manuel llamó a Gloria a su despacho, de donde ésta salió a los pocos minutos diciéndole a Estela que debía marcharse a llevar unos documentos a un cliente para que los firmara.

- Aquí te quedas, guapa, si tienes alguna duda se la preguntas a Don Manuel, vale??, - dijo Gloria, mientras se despedía de Estela.

A los cinco minutos de que Gloria se hubo marchado, Don Manuel salió de su despacho.

- Cómo vas Estela??,- dijo acercándose hasta el escritorio donde ella se afanaba con la máquina de escribir y las carpetas.

- Bien, Don Manuel. Dentro de poco completaré este expediente y ya quedará menos trabajo para mañana,- contestó Estela con los ojos fijos en el expediente que tenía enfrente y sin dejar de escribir.

- Oye Estela, no me digas Don Manuel, que me haces más viejo, - dijo riendo Don Manuel.

- Vale, es que no me acostumbro, Manuel. Así está mejor?, - dijo Estela sin levantar la vista del documento.

Manuel aprovechó para acercarse y coger el documento con el que trabajaba Estela, acción que a ella le pareció un poco inoportuna, ya que quería terminar cuanto antes e irse, así que le miró y preguntó si algo estaba mal y él le contestó.

- No, Estela, no hay nada malo con tu trabajo, al contrario, estoy muy contento contigo. Trabajas mucho, eres rápida. Lo que no me parece bien es que no me mires con esos ojos tan bonitos que tienes cuando te hablo, - dijo Don Manuel y la cogió de la barbilla suavemente.

Estela no sabía qué hacer, se sorprendió e hizo ademán de alejarse, lo que hizo que Don Manuel soltara su barbilla y la cogiera por los hombros.

Ella se sentía violenta, no le gustaba el cariz que estaba tomando la situación y quería irse lo más pronto posible de allí y ya pensaría si regresaba. La actitud de Don Manuel no correspondía y además ella no le había dado pie a él como para que se comportara de esa forma. Con un suave ademán intentó zafarse de los brazos de él, pero éste la abrazó aún más e intentó besarla.

Ella forcejeó y cuando estaba a punto de sucumbir porque él era más fuerte, se abrió la puerta de la Notaría y escuchó una voz firme que decía:

- Suéltela ya mismo o no respondo, - dijo Javier con autoridad.

Continuará…