19 dic. 2010

PERIPECIAS DE UNA CONDUCTORA DESPISTADA (IX)

La multa y 3 puntos menos en el carnet

Una buena amiga argentina había venido a pasar unos días en Almería, en julio de 2009. En realidad había venido a defender su tesis de Master, así que se organizaron salidas varias, reuniones, tapeo, para agasajarla durante su estadía.

Era viernes a la noche y una de mis amigas me había llamado para avisarme que le habían organizado a esta amiga argentina una reunión en el bar de tapas donde nos reuniamos siempre y me preguntó si iría, le contesté que si, y a continuación me preguntó, me podrías pasar a buscar?. Le dije que sí, pero agregué, espérame en Puerta Purchena junto al semáforo que paso por ti, porque es la misma amiga que vive junto al descampado y no quería pasar a la noche por esa zona.

Diré que Puerta Purchena se encuentra en la zona céntrica de Almería, es sumamente concurrida a las 8 y media de la noche en verano, así que la cosa iba a ser de detenerme en el semáforo y que ella subiera a mi coche raudamente.

Cuando pasé por allí, mi amiga no estaba, así que di una vuelta porque no podía detenerme en ningún sitio. Bajé hasta el Puerto y cuando iba llegando nuevamente al punto de encuentro, cojí el móvil y la llamé, poniendo el altavoz porque el Corsa no tenía manos libres.

Para no tener problemas dejé el móvil sobre una de mis piernas, pero tuve mala suerte, justo en ese momento, me vieron dos policías locales que venían en moto atrás mío, y me indicaron que me detuviera, pero me hice la "sorda" y seguí, hasta que uno de ellos asomó su cabeza por mi ventanilla cuando me detuve en otro semáforo y me dijo que aparcara al lado del bordillo.

Zas!!! me han pillado pensé, me ha visto con el móvil en la mano.

Me dijo muy seriamente, está Ud. hablando por el móvil. Le contesté con cara de asombro, yoooo???, yo noooo, le habrá parecido, Sr agente, lo tengo solo sobre mi pierna. Yo la ví hablando me dijo. Venía cantando le digo. Meneó su cabeza y vi que no había forma de convencerle aunque pusiera mi mejor cara de niña buena que no ha roto un plato en su vida.

Mis dotes de actriz en ese momento no funcionaron y me "empapeló" con una multa de 150 euros y 3 puntos menos en el carnet. Y no pude rechistar, que le vamos a hacer, no soy Ángela Molina para ponerme a llorar.

He aprendido la lección, si no quiero que me duela el bolsillo, pues no tengo que coger el móvil para que no me pesquen hablando....y realmente que no lo hice más.