7 dic. 2010

CUANDO UN AMOR SE VA...



A veces, alguien llega y se instala en tu vida,
va entrando despacio en tu corazón,
con precisión y hasta diría alevosía
con sonrisas, caricias y alegría.

El corazón comienza a galopar como un caballo enloquecido
y eso que antes, estaba quieto y adormecido.
No logras entenderlo,
te sientes tan bien, como nunca te has sentido.

Y sueñas con él todo el día,
recuerdas su sonrisa con alegría,
como sus brazos envuelven tu cuerpo
y tus ojos se iluminan al verlo.

Pero llega un momento que ese amor se acaba,
sin más, dejando un hueco difícil de llenar.
Al principio duele,
y desgarra el alma.

No sé sabe qué hacer,
ni qué camino tomar,
porque quieres tenerle a tu lado,
pero la distancia es implacable
y la soledad una compañera poco amable.

Mas, con el pasar del tiempo,
el mar recobra la calma,
la pena ya no te embarga,
y decides seguir el camino establecido,
pensando que algún día llegará
el amor que nuevamente te haga vibrar.