1 oct. 2010

UN CAFÉ CON VOS (I)



Sentado frente al ordenador con su café entre las manos y leyendo blogs, como lo hacía casi todas las tardes, cuando tenía un rato de relax, Manuel, pensó que debía escribir algo nuevo, que llegara, que hiciera pensar.

Uuufff, muchas cosas le pido al relato, se dijo. ¿Vamos a ver cómo anda mi imaginación?, porque últimamente no estoy muy creativo que digamos y eso es verdad.

Y si escribo sobre esa mujer que conocí el otro día?, ….Mmm…no sé…no tengo muchos datos sobre ella, en realidad solo sé su nombre, Mariela me dijo que se llama. Pero qué mujer más interesante me pareció!!!.Su cara parece salida de un libro de cuentos de los que le leía a mis hijos cuando eran pequeños y que bien vestida iba, aunque yo no suelo fijarme mucho en eso.

A Mariela se la había presentado un buen amigo el viernes anterior en el pub donde acostumbraban ir a tomar alguna copa y charlar. Manuel quedó deslumbrado. A él le gustaban las mujeres guapas, con un no sé que especial que no podía explicar y hacía mucho tiempo que no conocía una mujer como ella. Desde que se había separado, no había alternado con muchas mujeres que le llamaran la atención y ella lo había sorprendido gratamente, porque además de guapa, se notaba que era inteligente, porque se expresaba y movía con una naturalidad sin igual y todo eso era lo que más le atraía. Él siempre pensaba que la inteligencia era más importante que la belleza en una mujer.

Mariela le había comentado que su profesión tenía relación con la ciencia. Ésta mujer lo tiene todo, se dijo y además está con mi amigo, ¿Seguro que tienen algo estos dos, sino él no la habría llevado al pub?, cavilaba.

Y ahora que la recordaba, no podía dejar de pensar en sus ojazos que parecían dos focos de 1500 watts en su cara y todo eso adornado con una sonrisa de infarto. ¿Dónde la habrá conocido mi amigo?, se preguntaba. Me gustaría verla de nuevo, quizás tomar un café, aunque no sé…a lo mejor no es buena idea, se dijo. No sé si entre ella y mi amigo habrá algo, pero en definitiva es solo un café para charlar, además ella me dio su teléfono mientras Ricardo fue al baño. Por qué lo habrá hecho?. Lo anotó en una servilleta y dobladito como para que nadie se diera cuenta me lo ha dado….Mmmm….esto es para pensar…¿será que quiere algo conmigo? y mientras pensaba eso, se sonrió. Pero después pensó que no, Pero tendré que salir de dudas, se dijo, porque con esta espina no me quedo…y digitó su número en el móvil.

- Hola,- contestó una voz femenina muy sensual.

- Hola Mariela, que tal??. Soy Manuel, el amigo de Ricardo, dijo con voz temblorosa. Porque me pasan estas cosas?, pensó, si no la tengo enfrente.

- Hola Manuel, cómo estás?. Qué sorpresa!!!, como no tenía tú número no sabía quien llamaba.

- Si, es que no te lo di el otro día y hoy iba a lavar la camisa y encontré la servilleta en que me escribiste el tuyo y pensé en llamarte,- dijo mientras movía la cabeza. Vaya rollazo le estoy soltando, porqué no le digo de una vez que quiero tomar un café con ella y verla de nuevo…jolines, pensaba.

- Pues si que me gusta escucharte nuevamente, realmente me ha gustado conocerte, eres muy agradable y Ricardo me ha comentado que sois buenos amigos.

Maldición, pensó. Pa’ que tuvo que nombrarlo…para que metió a Ricardo en esto..ahora no podré decirle que quiero tomar un café con ella.

- Espero verte otro día y seguir conversando, - fue lo único que pudo articular Manuel.

- Si claro que si, si quieres podemos quedar para un café…te parece??,- dijo ella. Casualmente ahora iba a ir a tomar un café en la cafetería Tinta Roja, la conoces?..si quieres nos vemos allí.

Joder….como se me ha adelantado….como lo hizo?....y yo como un tonto y además dándole tanto rodeo al asunto….¡qué memo soy!, pensó él.

- La conozco. Si te parece, nos vemos en 15 minutos....me encantará verte de nuevo y tomar un café con vos.

- Vale...allí te espero, - contestó ella. Un besito, nos vemos.

Continuará….