27 oct. 2010

HABLANDO CON EL CORAZÓN...(I)



Habían pasado muchos días desde que todo se había terminado. Para ser exactos, 536 días, 8 horas y 15 minutos.

Sus amigas le preguntaban porque le gustaba hacer ese tipo de cálculos y ella no sabía por qué. Quizás era por su mente sumamente analítica y hay que recalcar la palabra sumamente, porque lo que más le divertía cuando iba por la calle era sumar los números que veía, ya fueran matrículas de coche, precios en las tiendas y así con todos los números que se le cruzaban por el camino. Decía que con eso mantenía su mente ágil. Pero lo que estaba claro era, que lo hacía para no pensar en los hechos que la habían llevado a estar como estaba en ese momento.

Una noche de esas en que después de tomar su leche caliente con galletas para poder dormir, probar con alguna pastilla y mirar TV hasta las tantas y no pegar ojo, una voz un tanto ronca le dijo desde su interior:

-Psss…psss…Hola, hola….

- Madre mía, ¿qué quieres?. Te había silenciado con una mordaza hace tiempo!!!.

- Hace mucho que no hablamos, que no me escuchas,...hago intentos a veces para que me des un poco de “bola” y nada…no te das por aludida…¿Por qué ese trato para conmigo?. En fin…eres sorda…o qué?. Así que hoy dije es mi oportunidad para que me escuche porque todavía está despierta.

- Sabes porque no te escucho…lo sabes…cada vez que lo hago todo termina en catástrofe. De hecho solo pienso en ti como el que late ahí adentro y hace que esté viva, pero nada más. Porque el “okupa” que tienes a veces se ha portado muy mal conmigo. Bueno…en realidad contigo…porque mira cómo estás…lleno de remiendos por todos lados.

-Pues si tienes razón…pero si no dejas que me exprese como sé hacer, no vives…simplemente sobrevives. Y el “okupa” a veces es un poco vanidoso y cree que todo lo puede, es verdad. Se le ocurren cada ideas!!!.

- Es un engreído tu amigo. Y visto lo que he vivido hasta ahora, ya no quiero que te ocupe más. Estoy muy desencantada. De hecho, estoy empezando a olvidar a tu amigo. Ahora estoy insomne y sin amor, es verdad, pero también he pasado muchas noches sin dormir estando enamorada y he llorado muchas lágrimas con amargura sin tener buenas noticias. He sufrido en silencio mientras el amor se iba de parranda. He disimulado mi indignación mientras lo veía prodigarse con otras ¿y yo qué?, me preguntaba. Estoy aquí y nada ha funcionado hasta ahora. He sufrido sus desaires y su indiferencia. ¿Qué te hace pensar que todavía estoy dispuesta a sufrir más?.

- Tienes razón en lo que dices, pero no siempre te ha ido mal cuando has estado enamorada. Recuerda que los principios siempre son felices, recuerda tu sonrisa, todo lo veías de colores, estabas feliz, feliz por los abrazos, los besos, las caricias, la compañía…por lo que vivías.

- Si,- dijo ella pensativa. Es verdad. El amor me ha hecho subir a los cielos, pero también descender hasta el último de los infiernos. Por eso decidí un día que no quería enamorarme más, que no quería que llegara otra vez a mi vida.

- El dejar de amar no es una decisión. Porque uno no decide enamorarse y desenamorarse así no más. Además cuando has tomado esa decisión como tú dices y has puesto una coraza en mí, no te has sentido bien tampoco, porque no fue el comienzo de tu liberación, sino el principio de tu condena. Aún piensas en mí y en lo que te gustaría volver a enamorarte…Si….no lo niegues…lo sé.

- Puede ser, pero no…no quiero….he llegado a odiar al amor. Todos estos años cuánto más he precisado de su presencia, no lo encontré…a veces solo por instantes…el amor ha sido siempre para mí como el café instantáneo que dura un suspiro en diluirse en el agua....calienta un poco y luego qué?...remiendo y otra vez a esperar otro café…y estoy muy cansada de todo eso. A veces digo voy a buscar el amor y nada…a veces digo voy a sentarme a esperar y tampoco funciona…dicen por ahí que el que busca encuentra, pero conmigo no ha resultado.

- ¿Te has planteado alguna vez que no has sabido buscar?. ¿Te has planteado alguna vez que quizás te hayas fijado en personas que no te convenían?. Te has planteado alguna vez que los métodos que has utilizado no hayan sido los adecuados?. Te apresuras…tienes tantas ganas de querer y que te quieran que vas muy rápido….y te ilusionas….y a veces es solo eso.

- Siempre he sabido que algo estaba mal. Cuando algo no funciona a veces se lo achacamos a los demás, pero quizás tengas razón, quizás sea que no he sabido buscar ni hacer la elección correcta. Es que eres muy enamoradizo y te me disparas como un loco con un solo gesto, una palabra.

- Ya, ya…si lo sé….y es por eso que estoy así. A veces hay que ir despacio y más después de haber sufrido tanto, de tener tantos remiendos. Tomarse las cosas con más calma, tener paciencia…qué palabrita!!!..en cuestiones de amor tener paciencia es difícil, pero te prometo que lo voy a intentar….que seré más cuidadoso….que esperaré a tener las cosas claras para comenzar a latir más fuerte por alguien. Pero no llores, ya verás que lo vamos a lograr los dos juntos otra vez y las cosas de hoy en adelante funcionarán. ¿Amigos de nuevo?.

-Si…claro que si…te escucharé…pero no te me desboques de nuevo…porque tienes que aprender…no nos podemos ilusionar rápido…no lo olvides..eehhh!!!...aunque llevo un tiempo pensando….,- dijo ella y no terminó la frase.

- Lo sé…hay alguien que ocupa tu pensamiento a pesar de que no quieres querer.

- Si…a pesar de que no quiero…hay por ahí un hombre que me hace tilín…No sé qué hacer, porque si me siento a esperar no ocurrirá nada y si me arriesgo…quizás vaya bien…o quizás no…Tengo miedo y lo sabes….¿Qué te parece?. ¿Qué hacemos?....¿Lo intentamos?...¿Estás dispuesto?.

- Mmmm…no sé…no decías que había que esperar?.

- Si…si… lo sé…pero algo me dice que puede ir bien….creo que es el hombre adecuado esta vez…tiene algunas cosillas que no me gustan.

- Entonces, no hablemos más…la respuesta es no...

- Podemos darle una oportunidad al hombre…es que en realidad me la estoy dando a mi misma….hace tanto tiempo que estoy en este estado y quiero intentarlo.

- Buenoooo….vale…además estoy contigo….hay que intentarlo. Cuéntame…como es él?

- Es inteligente, comunicativo, simpático.

- Vale,….así que de guapo nada,- río el corazón.

- No seas malo!!!, ….nadie es perfecto…tiene carácter, pero mucha sensibilidad también.

- Vale….vale….allá vamos otra vez….pero lentamente que me desarmo.

- Gracias cuore…perdóname por no escucharte y amordazarte, necesitaba hablar contigo…iremos lentamente, te lo prometo,- dijo y se durmió tranquila, con una sonrisa de oreja a oreja.

Continuará...