2 sept. 2010

LAS COSAS DEL QUERER (IV)



Tomar el té con mi tía los domingos por la tarde era una tradición. Yo iba a su casa como a las 4, y mientras ella ponía el agua a calentar y preparaba la tetera y las tazas, nos poníamos a conversar. También jugábamos nuestra partidita de rummy canasta, en las que diré que ella me ganaba haciendo trampa.

Sus 92 años le daban una sabiduría y un carisma muy especial a mi tía Aida, la hermana mayor de mi padre, nunca salía de su casa sin maquillarse, se ponía sus tacones hasta para ir a la panadería que quedaba enfrente de su casa. Cruzaba la calle muy erguida y casi sin mirar, yo le decía por favor tía, tienes que mirar y ella me respondía muy segura, los coches paran. Y vaya si lo hacían!. Un día cuando iba llegando a su casa, la vi de lejos cruzando la calle y realmente los coches se detenían a su paso. Es que mi tía transmitía una seguridad especial innata…la seguridad y sabiduría que dan los años.

Un día mientras tomábamos el té me dijo esto:

- Eres mi sobrina más pequeña, la más graciosa, sabes que te quiero mucho y quiero que seas muy feliz. No importa si haces lo que cada uno espera que hagas, no importa si no sigues el camino prefijado, lo que verdaderamente importa es que hagas lo que quieras hacer.

- Tía sabes que lo intento, intento ser feliz, pero esto se me ha dado con intermitencias….que sé yo….he tenido alguna que otra pareja, es verdad, pero no han funcionado….a veces porque no había compromiso, otras veces por falta de comunicación o simplemente porque no había amor. A veces pienso que es culpa mía, que no soy fácil, que no encajo bien en una relación de dos, no sé…

- Eso es mentira. Eres fácil, eres querible, eres independiente, tienes amigos, tienes virtudes y defectos como todos. Eres apasionada pero también práctica, reflexionas, eres razonable, y a veces creo que hasta un poco fría porque parece que las cosas no te afectaran pero sé que tu procesión va por dentro. Y quiero que sepas algo. Me has presentado a algunas de esas parejas, como tú les llamas y que quieres que te diga?, que no tuviste parejas. Nunca tuviste una PAREJA con mayúsculas, sino que eran hombres de paso, que no eran tus compañeros, que estaban por un rato y que las relaciones que tuviste con ellos estaban destinadas al fracaso. Al verlos ya me daba cuenta. Nunca estuviste en pareja, y esa es la verdad.

Tía....Quizás tengas razón. Es que cuando alguien me pregunta si quiero casarme, contesto siempre, para qué? Porque visto lo visto, es mejor vivir sin la atadura de los papeles. Si la cosa no funciona, cada uno arma su maleta y a otra cosa mariposa. En los momentos que he estado sin pareja…me siento realmente bien, porque disfruto de mi vida, tengo tiempo para mi, disfruto con mi trabajo, con mis amigas/os, sin que nadie me diga que hacer. Quizás eso haga que cuando llega alguien a mi vida, me asuste un poco.  

- Yo nunca pude pensar así, como piensas tú. Las cosas en mi época eran diferentes. Si salía de casa de mis padres era para ir a la casa de un marido. Mis sueños pasaban por cuántos hijos tendría, pero nada más. No me entrenaron para pensar que quería más allá de ser madre y esposa y eso que me salí bastante de las reglas de mi época. Un día los hijos se van y te quedas sola y te das cuenta que no sabes realmente que quieres más allá de seguir siendo madre y esposa. Y hay que construirse una vida desde cero a partir de ese momento. Y no te cases si no quieres, pero no te quedes sola. La soledad a tu edad puede asociarse a independencia, libertad, diversión, hacer lo que quieres, pero en unos años, la soledad será otra cosa. Sé que no te sientes sola y no lo estas…pero…

- Tía no veo parejas que duren en el tiemp, como la de mis padres o la tuya con el tío, Siempre pensé que quería tener una familia, hoy no estoy tan segura de eso, solo si lograra enamorarme perdidamente podría considerarlo, una vez lo consideré y sabes bien que tenía dudas. Además hace años que no me pasa, no me enamoro fácilmente. Y si lo hago, pienso mucho, aunque no se me note, pienso si es la persona con la que tendré un proyecto en común y a veces no estoy segura del riesgo. Sabes una cosa?..he conocido a alguien…es un hombre interesante…y piensa igual que yo en cuanto a la libertad…pero ha sufrido mucho y tiene miedo de sufrir de nuevo, además de que tiene que solucionar muchas cosas en su vida….así que ahora estamos en un compás de espera.

- El riesgo no es algo que puedas evitar. Y el amor no es para razonar, el amor es para dejarse llevar. Pero no hay ninguna certeza de que las cosas funcionen bien desde el principio…para eso…hay que trabajar día a día…limando asperezas…haciendo sentir bien al otro…estar juntos aunque estéis separados. No te alejes enseguida porque veas que las cosas no funcionan desde el principio…inténtalo si realmente quieres a esa persona. Aplica tu inteligencia para que la relación llegue a buen puerto….pero no la inteligencia de la cabeza…sino la inteligencia del corazón. Porque si quieres realmente tener una vida plena, tienes que arriesgarte, porque sé que eres arriesgada en otros aspectos de tu vida…y te tiras a la piscina siempre…así que tírate también en la piscina del amor.

Ese día, el juego de rummy canasta quedó en segundo plano….y la sabiduría de mi tía aunque ya la conocía, realmente me sorprendió….