31 ago. 2010

LAS COSAS DEL QUERER (II)



Elena subió a su coche, había dejado a Antonio en la esquina y se dirigía a su casa. Venía de una semana bastante complicada donde ya no podía cargar nada más al hombro. Los problemas habían decidido asociarse para presentarse todos juntos y no sabía ya por donde empezar. El amor, o lo que parecía amor estaba resultando otra cosa, le producía hasta dolor de cabeza.

Últimamente un sentimiento de desazón la embargaba y todo giraba en torno al mismo tema: “no se puede tener el cien por cien en todo”, es difícil, se decía y hay que esperar. Así que me conformo con menos, más o menos calculaba (cosa que hacía muy bien porque ese era su trabajo) un veinticinco por ciento. El veinticinco por ciento de los sentimientos, el veinticinco por ciento del tiempo compartido, es poco, pero es lo que hay y además me basta, pensaba y puedo manejar esto como quiera.

Patricia, su mejor amiga, siempre le decía cuando Elena le comentaba que las cosas no estaban bien con Antonio: Por qué sigues así?. Te parece bien?, creo que te mereces mucho más que un veinticinco por ciento. Aaaayyy amiga mía, no te conformes con tan poco. Él jamás te dice te quiero, te amo, quiero estar contigo. Noooo…te dice, bueno, aquí estoy y esto es lo que hay, nos vemos de vez en cuando y ya está. No se moja para nada en la relación, si a esto le podemos llamar relación!, que mejor dicho no es nada. Parece mentira que tenga más de 40, yo pensaba que a esta edad los tíos ya tenían las cosas claras….pero tal parece que no….o quizás si….querrán vivir “living la vida loca” …pero hay que tener en cuenta que dentro de unos años, infartarán y ahí desesperadamente buscarán una “enfermera” para que los cuide, como hizo mi padre después que enviudó de mi madre, iba de flor en flor y cuando el corazón le falló y en la cama del hospital me dijo…me caso con Carmen..y ahí amiga, me despatarré…y casi infarto yo. El amor te brota por los poros, Elena, y no tienes como canalizarlo, porque este muermo a veces ni la hora te da…ni lo ves. Y no eres la única que está mal, Agustina con Julio que es un buen tipo, tampoco están bien, la Flaca con el Negro se llevan como perro y gato, aunque ella asegura que él en la cama es genial, además has visto como es la Flaca, que es independiente, así que te imaginarás….y Cristina con Emilio, al principio todo bien, pero ahora él a veces le dice que la ama, otro día le dice que es mucho para él… , otro día no puede manejar la historia, es un inmaduro y ella no sabe qué hacer, está harta…..pero le deja hacer lo que quiere…y siguen juntos porque ella dice que se lo pasa genial y se divierte. Sara que está y no está con Fernando, pero él le hace compañía de vez en cuando y así se siente menos sola. Todas estas historias que te he contado son el pan nuestro de cada día… lo que veo es que tú quieres y además das un cien por cien como todas ellas, y recibes un veinticinco por ciento, con el que te conformas…pero hasta cuándo?. Espero que cuando te des cuenta de todo esto y reacciones no sea tarde y no estés haciendo equilibrio y a punto de caerte, sin dormir en toda la noche, mientras el corazoncito se te sale del pecho esperando una señal que acomode las cosas y que nunca llega….me gustaría verte bien y además bien acompañada….espero que ese día llegue pronto….por tu bien.

Elena no supo que contestar…solo se le llenaron los ojos de lágrimas.