12 ago. 2010

CON LOS OJOS BIEN ABIERTOS...



Vaya expresión y que poco me cuesta seguirla al pie de la letra, jeje….

A veces abro mis ojos bien grande a propósito, para sorprender a quien me mira, también los abro bien para ver todo mejor, para entender mejor el mundo que me rodea.

Pero con los ojos bien abiertos, no significa solamente eso, sino que tiene otras acepciones.

Para empezar, si pensamos en abrir los ojos, pensaremos en la palabra despertar, y esto no significa únicamente la interrupción del sueño, sino que también significa percatarse de la realidad en ciertas cosas en las que antes habíamos sido engañados. Y es aquí a donde quería llegar, abrir los ojos no solo es despertarse sino que también es salir o darse cuenta de un engaño.

Obviamente que nos pueden engañar por un tiempo, podemos caer como tontos, aunque no lo seamos, si la persona que nos engaña es muy hábil y más si hay sentimientos de por medio. Porque aunque seamos inteligentes, las mujeres nos enamoramos como tontas, por lo que hay que tener los ojos bien abiertos para no caer en el abismo de la mentira. Dicen que no hay peor ciego que quien no quiere ver.

Y todo este rollo, porque un día y a pesar de que mis ojos son grandes y siempre van bien abiertos, alguien me dijo que esperaba que los abriera aún más, que me diera cuenta de cómo son las cosas, de cómo es la realidad y le contesté que lo sabía, y que eso hago todos los días para ver bien todo, …. abro bien mis ojos….y no solamente los que tengo en mi cara, sino los que tengo en el corazón....para verlo todo mejor.
Abriendo bien los ojos… podremos aprender a reír, a llorar, a amar, a vivir.