9 ago. 2010

CARTAS QUE NUNCA ENVIARÉ: A UN CORAZÓN PARTÍO...



Me pregunto si esto le debe de pasar a otras mujeres, supongo que sí. Cuando le conocí, creo que la pasamos bien estando juntos, momentos de complicidad, de compenetración, de comunicación total, el sexo fue maravilloso, además. Me trataba con afecto, se le notaba en los ojos que estaba muy bien conmigo, entonces ¿por qué luego desapareció?. Esperé que llamara, pero no lo hizo en varios días, se perdió de mi vista y de mi vida y solo me quedaron los buenos recuerdos.

Y después de varios desencuentros, trato de no ponerme ansiosa, ni de llamarle, ni escribirle, ni decirle que le quiero. Y me pregunto si vale la pena esperar una llamada, un mensaje de texto, algo que me diga que está todo bien y que está vivo.

Como me recuerdan mis amigas, soy una mujer independiente e inteligente, tengo un trabajo fenomenal y una familia que me quiere y que debo de hacer algo para dejar de pensar, de pasarme el día entero revisando el móvil por si hay llamadas, de llegar como una loca a mi casa para revisar el correo por si hay alguno nuevo…pero ni noticias… nada…se ha convertido en un total desconocido.

Al final, esto fue otra historia de amor desencontrada…en donde uno solo amó…y no fue él….él no dio nada.

Todo esto es resultado de que le tememos al amor, a sufrir, al dolor. Nadie da, nadie se la juega como esperaba.

Y seguimos solitarios, corazón, preguntándonos lo que pudo haber sido, inmersos en el dolor porque caímos en la relación que el "otro" quería pero no la que nos merecíamos.

El dolor es fuerte, lo sé, anestesia y no dan ganas de nada y nos damos cuenta que no te quieren como pareja, te quieren como amiga o quien sabe cómo era.

No es fácil el amor pero de eso se trata, de sentir, de emocionarse y jugarse por entero. Y después de tantos trastazos, da miedo, pero sin embargo, estoy dispuesta a intentarlo, a dejar la piel, para que no quede en ilusión ni solo sea sexo la próxima vez, porque y estarás de acuerdo conmigo, corazón, busco todavía el amor, aunque digan que no vale la pena.

Mañana… mañana será otro día…eso espero…un nuevo amor llegará…estoy segura…así que ahora…remendón y cuenta nueva.