5 ago. 2010

CARTAS QUE NUNCA ENVIARÉ: ESPERÁNDOTE...



Cuando en el silencio de la noche, al dormir sienta tus manos rozando mi piel y una leve estela de perfume sobre la almohada me invada, trataré de recordar tus besos, para sentir tus labios una vez más sobre los míos y me estremeceré sintiéndome llena de ti como la luna que alumbró envuelta por el humo de tu cigarro algunas de nuestras noches en la terraza.

Una vez más, dejaré que veles mi sueño, aunque sea desde lejos, y dejaré que recorras mi cuerpo, aunque sea de forma imaginaria, como antes de conocerte, que beses mis pechos que esperan tus labios ardientemente y que tus brazos rodeen mi cintura en un abrazo sin fín.

Y al amanecer con los ojos como platos, trataré de memorizar tu cuerpo sobre mis sábanas y esperaré que regreses a mí….otra vez …..para volver a empezar.