6 ago. 2010

CARTAS QUE NUNCA ENVIARÉ: AYER TE VI...



Hola mi amor, espero no te disguste que aún te siga llamando así, porque es así como aún te siento. Quería decirte que ayer te vi en el parque, yo estaba sentado en una banca y pasaste cerca de mi, pero no me viste. Ibas de la mano de él, muy sonriente, feliz y contenta como cuando estabas conmigo.

Qué tiempos aquéllos!!! Tu sonrisa y tus ojos invadían mi mente totalmente y no podía pensar en nada más que en ti.

El día que nos conocimos me diste un beso y yo tímidamente puse mi corazón en tus manos esperando que lo cuidaras, pero después de cuatro años, terminó hecho añicos como el espejo de la entrada de nuestra casa, que rompí el día que te fuiste.

Te preguntarás porque lo hice, ni yo lo sé. Quizás fue para sentir un dolor más fuerte en mi mano que el que sentía en el alma.

Y a pesar de tener roto el corazón, no sé porque cruel razón, aún te recuerdo e intento conjugar el verbo olvidar, pero sé que jamás lo voy a lograr.