17 may. 2010

SI TÚ QUISIERAS...


María iba caminando por el paseo marítimo escuchando música en su mp3, y pensaba, siempre pensaba, en sus cosas, en su trabajo, en su vida, en las cosas que había dejado atrás y a veces en aquellas que quería que se dieran, aquello que aún no había logrado pero que de ninguna manera estaba dispuesta a renunciar.

Siempre luchaba, se enfrentaba a los molinos todos los días, y trataba de vencerlos, y si no podía lo volvía a intentar al día siguiente, día tras día sin descanso, aunque a veces tuviera que cambiar de metodología, pero nunca se daba por vencida. Era metódica y planificada, aunque también se dejaba llevar por los impulsos.

En ese momento repasaba su pasado y se decía que fácil hubiera sido quedarse con su anterior vida, con todo resuelto, buenos trabajos que le permitían vivir cómodamente haciendo lo que le gustaba, al lado de su familia.

Pero un buen día se le presentó una oportunidad muy buena y el caballo desbocado de su mente y de su corazón dijeron adelante, inténtalo, tú puedes. Y lo hizo.

En ese momento sonaba Efecto Mariposa en su mp3. La música tenía dos efectos en ella, a veces la hacía pensar aún más y a veces la tranquilizaba. Sentía en ese momento el estribillo de la canción y pensaba que fácil sería todo si hablara, si tuviera la oportunidad de decir lo que sentía:

Tengo razones ya de sobra
para andarme con historias
es que te quiero y quiero estar contigo,
siento que nada más me importa
que me importas más que nada,
el camino que sigo empieza y acaba…
…contigo.

Realmente se dijo en voz alta, me dejaré llevar por la música y que sea lo que Dios quiera….hay que intentarlo, como siempre….