10 may. 2010

ATADO A UN SENTIMIENTO (X)


Hacía un mes que Julio estaba enfrascado con su trabajo. No había podido regresar aún, pero por fin, había llegado el momento, estaba deseoso de volver a su casa. 

En ese mes su trabajo lo había absorbido tanto que no había podido ni pensar, pero ahora que se acercaba el momento, recordó a Noelia y el beso que le había dado. 

Habían hablado, no tanto como él quería, pero ella había estado presente como había prometido. De vez en cuando él la llamaba para saber cómo estaba y en otros momentos era ella que lo sorprendía con algún mensaje de correo o algún sms.

Él guardaba todos los detalles que ella le enviaba, los mensajes los gastaba de tanto leerlos, los sms los repasaba letra por letra, tratando de leer entre líneas, aunque fuera un simple: “hola, cómo estás?, un beso”, Pero ese beso que ella le enviaba a la distancia le sabía a gloria, a fresas con nata, a chocolate con leche, al sabor de sus labios.

Ya le había comentado que iría ese fin de semana y ella le contestó contenta, que si quería le iba a buscar al aeropuerto. 

Así que se verían apenas llegar. 

Cuando el avión aterrizó, no cabía en sí de contento. Encendió el móvil en cuanto pudo y sonrió, Noelia le había enviado un mensaje: “buen viaje, guapetón, te esperaré en el aeropuerto, un besazo”.

Y la vio… estaba más guapa que nunca, no sabía cómo contenerse y no salir corriendo a su encuentro para abrazarla y besarla. No quería asustarla, pero era eso lo que deseaba hacer. 

Respiró hondo y caminó despacio hacia Noelia, no sabía si besarla en las mejillas o en los labios, si abrazarla fuerte hasta dejarla sin aire… qué hago, por Dios??, se preguntaba mientras seguía caminando.

Noelia le sonreía desde la valla y cuando le tuvo lo suficientemente cerca, le dijo:

- Por fin!!!, por fin estás aquí Julio!!!… te he echado de menos… me alegro tanto de verte.

Esa frase solo significaba una cosa, que ella sentía algo por él pensó Julio, así que se animó y la besó.

Salieron del aeropuerto caminando juntos de la mano, sin hablar, diciéndose todo con la mirada.

Ahora si!!!!….. adiós soledad!!!…. fuiste mi compañera durante tanto tiempo, pero hoy… hoy te digo adiós, esta es nuestra despedida… ya no estaré más atado a ti, pensó Julio mientras miraba a Noelia que le miraba y sonreía.

FIN