3 may. 2010

ATADO A UN SENTIMIENTO (VI)


Era sábado por la noche, partido de fútbol en la Sexta y el Atlético imparable. Julio se aprontó sus palomitas y una coca cola. Sus amigos siempre le preguntaban porque comía palomitas mientras miraba el fútbol y él les contestaba, para mí sentarme a ver un buen partido es como ir al cine, en este caso no hay un solo protagonista, sino 22, con los mismos ideales, buscando el mismo fin y así que disfruto más. Pero más disfrutaba cuando los veía con Silvia – qué épocas aquellas – bueno, bueno, Julito, se dijo, no te me pongas nostalgioso y a seguir viendo el partido que está para alquilar balcones.

De repente sintió en su ordenador el sonido característico de quien se conecta en el MSN. No iba a mirar quien era, en definitiva a él no lo verían porque cuando miraba el fútbol se ponía desconectado, el fútbol es sagrado decía. Pero la curiosidad mató al gato dicen y quería ver si era Noelia, hacía muchos días que no la veía por ahí y quería hablar con ella, saber que le pasaba.

Efectivamente, era ella. Se puso nervioso, no sabía si enviarle un mensaje así como desconectado, como tigre agazapado esperando a su presa o conectarse y como quien no quiere la cosa enviarle un mensajito de “hola Noelia cómo estás, recién he entrado y te he visto?” – cosa que no se lo cree ni mi abuela, vamos. Vale, está bien, me conecto y el fútbol quedará para otra ocasión.

Julio dijo: Hola Noelia, ¿cómo estás guapa?.

Noelia dijo: Bien y tú Julio?

Julio dijo: Bien. Hacía días que no te veía por aquí!.

Noelia dijo: Es verdad. Estuve liadilla con el curro y me he desconectado unos días, pero aquí estoy. Me estoy poniendo al día con los mensajes y los comentarios. Espero no haberme perdido nada importante.

Julio dijo: En realidad si…jeje

Noelia dijo: Tienes novedades? Cuenta, cuenta…de qué se trata?

Julio dijo: Me han ofrecido la Gerencia de una de las sucursales de mi empresa.

Noelia dijo: ¡Fenomenal!. Eso era lo que estabas esperando hace mucho tiempo. Es un reconocimiento para todo el trabajo que has hecho.

Julio dijo: Pues si, lo malo es que tengo que irme a 400 km de aquí.

Noelia dijo: Pero que son 400 km? Nada, solo 4 horas de viaje o menos. Puedes venir cuando quieras… Bueno…no, porque no te dará el tiempo... pero los findes si puedes venir. Me alegro muchísimo por ti  Julio…ni te imaginas cuanto.

 Julio dijo: Gracias Noelia… me permites pedirte una cosa?

 Noelia dijo: Dime?

 Julio dijo: Aceptarías tomar un café mañana conmigo?

 Noelia dijo: Claro que si guapetón. Me encantará.

 Julio dijo: Buenísimo. Nos conoceremos mañana, entonces

 Noelia dijo: Claro que si.

Julio dijo: Perfecto, espero no asustarte

Noelia dijo: Uyy que tonto…no olvides que ya sé cómo eres…He visto tus fotos

Julio dijo: Tienes razón.

Noelia dijo: Bueno guapetón, me voy a dormir… hasta mañana… un besillo… nos vemos.

Julio dijo: Un besillo guapa. Nos vemos mañana.

Y con una sonrisa de oreja a oreja apagó el ordenador. Al partido de fútbol no le quedaba nada, un remate al arco y pitó el árbitro el final. Ganó el Atlético y él también se sentía como un ganador, por fin al día siguiente conocería personalmente a Noelia.

 Continuará…