4 abr. 2010

TE PARECE QUE SÍ?...(XVI)



Se despertó sobresaltada, miró el reloj y no había dormido más de dos horas, pero no tenía sueño, pensaba y pensaba y no dejaba de pensar. Cogió su cuaderno, releyó lo que había escrito unas horas antes y recordó las palabras de Carmen. Tenía que resistir, había dicho que no se conectaría ni se comunicaría con Juan, pero estaba en un estado tal de angustia que no la dejaba dormir.

Clara, Clarita, no puedes seguir así, pues no, se dijo, tengo que ver, no puedo estar con esta duda, no aguanto más la incertidumbre.

Bajó lentamente la escalera porque aún meditaba lo que iba a hacer, se detuvo en la mitad, amagó a regresar a la cama, pero al final se decidió y apenas encender el ordenador se conectó al MSN, pero esta vez como desconectada, por la dudas que hubiera alguien que la descubriera.

Juan no estaba conectado, así que raudamente observó sus notas, y otra vez había notas de Marisa. Quién será esa mujer?, por lo que le dice debe ser amiga, ¡pero no puedo, no puedo soportarlo!. ¿Para qué habré mirado?, se preguntaba. Me merezco un monumento por mi gilipollez. Le dejaré un saludo como nota porque si ella le deja notas, yo también, con un besillo. La guerra está declarada y si la tía esa insiste, le dejaré notas a ella también, para que no se haga la viva con Juan dejándole tanta notita.


--------------


A la mañana siguiente, Juan se levantó y mientras se preparaba el café leía las noticias en internet. Al encender el ordenador le habían notificado de dos notas en el MSN y las leyó, una era de Marisa y otra de Clara. Mmmm, pensó, creo que las cosas se complican, me interesa Marisa y ¿Clara que querrá con tanta nota?. Es verdad que hace algunos días que no hablamos, debe ser por eso que me la ha enviado. Por suerte que tengo las cosas claras con ella y que solo somos amigos, porque sino pensaría que esta mujer quiere algo más, pero no, no es eso, esa nota no significa nada y le quitó importancia al asunto.


--------------


Carmen le envió un sms a Clara que decía así: “Hola guapa, nos vemos en el Centro Comercial a las 4. Espero estés bien. Bss”.

La respuesta de Clara no se hizo esperar: “Catástrofe. Nos vemos a las 4 y te cuento. Bss”.

Y otra vez Carmen a escuchar a su amiga y a consolarla, ella le decía que no podía ponerse así, Clara la escuchaba, y asentía con la cabeza pero se sentía muy mal, angustiada, apenada, rabiosa, celosa, sentimientos que hasta ese momento no había sentido con tanta intensidad a pesar de todo lo pasado antes. Carmen le decía sonríe guapa, no te pongas así, tú vales mucho, y le pidió al camarero de la cafeteria un enorme trozo de tarta de chocolate para endulzar un poco la situación.

A la noche Clara estaba un poco mejor y se conectó porque quería ver si había alguna respuesta y la había, era de Marisa y no era una nota para ella sino que la dirigía a Juan. No pudo más y con toda la rabia contenida que sentía, le dejó una nota totalmente desagradable. Esperaba que Juan no se enterara, y ¿si él la ve?, pensaba, ¡qué más da!, pero quedo mal ante él, así que dudaba si dejarla o no y ahora se ha complicado porque no sé como borrarla, no puedo borrarla, bueno, ahí se queda, para que ésta mujer sepa quién soy.


--------------


Cuando Marisa, encendió su ordenador a la mañana siguiente, tenía una nota de alguien a quien no conocía, pero que había visto que le había dejado a Juan otras notas en MSN, ¿y esto qué es? ¿qué le ha pasado a esta mujer?¿no entiendo nada, por qué me deja esta nota a mi?. Madre mía, si quiere algo con Juan, pues se lo doy envuelto para regalo con lazo y todo, pero no quiero tener problemas con nadie y menos por un hombre con todos los que hay.



Continuará…