17 abr. 2010

MENTÍME QUE ME GUSTA!!!...(VII)



Álvaro pensaba, es la última vez que la llamo, tengo que curarme de este enganche, de esta cosa loca que siento cada vez que la veo. Me ha hecho tanto daño y yo como un idiota ando atrás todavía, ¿por qué? Y se contestaba: por qué soy tonto y no lo puedo remediar. Ella tiene un imán que me atrae y no me deja vivir, no hago otra cosa que pensar y pensar en ella. ¡No puedo seguir así!.

Tengo que ser fuerte, seguía pensando, esto no puede ser, estoy tirando mi matrimonio por la borda de este barco llamado Catalina, un barco de desesperanzas y mentiras, eso es ella. Mucha cara bonita, mucho maquillaje y ropa de moda, que además he comprado yo, pura superficialidad es, pero nada de sentimientos, adentro debe de estar vacía, su ser es como un agujero negro que todo lo engulle, se traga mi energía, mi voluntad, mis ganas de resistirla.

Solo me ha buscado como entretenimiento, como un pasatiempo, como la tabla de salvación que necesitaba para poder salir de su casa en donde dice que la agobiaban y no la dejaban hacer lo que ella quería. Claro, lo que ella quería hacer, pues nada, pasar de florcita todo el día con el ordenador a cuestas, chateando a diestra y siniestra con algún incauto que creyera en ella y que se fijara en sus fotos de sonrisa falsa y en sus jiji y jaja, como yo.

En ese juego entré hace tres meses y recién me he dado cuenta de cómo son las cosas, bendito o maldito viaje, pero ¿cómo se me ocurrió preguntarle cuándo regresábamos que significaba yo para ella? la respuesta me reventó en plena cara, pero me lo merezco, si además me lo veía venir.

Mentiras y más mentiras, pero la peor mentira fue la que me hice a mí mismo y todavía me hago…..pero se terminó, ahora sí que se terminó se dijo antes de romper su ordenador a martillazos y tirar el teléfono móvil por el water…..¡así corto con el cordón umbilical!, exclamó.

Abrió la puerta de su casa, brillaba el sol, hoy es el primer día del resto de mi vida, pensó y respiró hondo…se sentía mejor.