23 abr. 2010

EL INDIO TEHUELCHE QUE ME ENSEÑÓ A LEER

Hoy en España y en otros países, se celebra el Día Internacional del Libro, conmemoración de nivel internacional con el objetivo de fomentar la lectura, la industria editorial y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor.

La elección de éste día, procede de la coincidencia del fallecimiento de los escritores Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega en la misma fecha en el año 1616, aunque realmente no fuese en el mismo día, debido a que la fecha de Shakespeare corresponde al calendario juliano, ( 3 de mayo del calendario gregoriano) y que Cervantes falleció el 22, siendo enterrado el 23. También coincide con la fecha de nacimiento de William Wordsworth (1850) y fallecimiento de Josep Pla (1981).

La propuesta fue presentada por la Unión Internacional de Editores a la Unesco, con el objetivo de fomentar la cultura y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. El 15 de noviembre de 1995 la Conferencia general de UNESCO aprobó la propuesta en París, a partir de la cual el 23 de abril es el "Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor".

Fuente: WIKIPEDIA

De todo esto me he enterado hace 5 años cuando llegué aquí al ver como la gente se regalaba libros en este día, porque en Uruguay el Día del Libro se celebra el 26 de mayo, conmemorando la fundación de la Biblioteca Nacional.

Muchos de los blogs que sigo han elegido como tema del día homenajear a los libros y a la lectura.

Así recordé que cuando era pequeña, con apenas dos años, leía o eso era lo que creía hacer (porque en realidad inventaba) instalada en mi sillón de mimbre, las aventuras del indio Patoruzú , un cómics argentino del cual mi padre era asiduo lector, así como de otras historietas que él compraba en el kiosko y eran su lectura antes de dormir la siesta, junto con las Selecciones de Reader's Digest, de la cual tenía una colección enorme.

Ya con cuatro años y después de agotar la paciencia de mis padres con: “léeme esto”, “qué dice acá”, “dale…contáme”, o “eso no es lo que dice acá por la figurita…vos no me lees bien”, mi madre me enseñó a leer.

Fue así que aprendí a leer con las historias del indio Patoruzú que se hizo mi amigo inseparable durante muchos años.

Hoy en día leo todo lo que cae en mis manos…pero le guardo un cariño especial a ese indio valiente, porque gracias a él aprendí a leer.