28 mar. 2010

TE PARECE QUE SI?...(XIII)



Otra nota de la tía esa!!, exclamó Clara, no puede ser, no puede ser, dijo mirando el perfil de MSN de Juan en el ordenador. No me quedaré con los brazos cruzados, tengo que hacer algo. Esto lo tengo que hablar con alguien. Cogió su móvil y llamó a Carmen, le dijo que tenía que verla para contarle algo y no le dio más detalles. Quería saber que pensaba su amiga, tenía que hablarlo con alguien porque sino reventaría.

Clara, Clara, que te está pasando bonica?, tú no eras así antes, todo lo vivido te ha hecho cambiar, ahora te puede la rabia, te mueres de celos,….¡¡¡¡Jesús es el culpable!!!!….siiii…..por su engaño….su desamor…..y se puso a llorar.

- ¿Clara que te pasa?, le dijo Carmen apenas verla entrar en la cafetería en donde habían quedado.
- Nada, amiga, y todo, ….ya no lo sé.
- Madre mía Clari, que confusión estás hecha, en qué nudo gordiano te has metido? Nunca te había visto así, ni siquiera en las peores épocas.
- Tienes razón Carmen, estoy muy mal, creo que la bomba ha explotado ahora en toda mi cara, pero una de las gordas.
- Cuéntame guapa, anda!. Mientras pido un té con limón que sé que te gusta y te calmas. Le hizo seña al camarero de la cafetería y miró a su amiga que estaba casi a punto de llorar.
- No sé ni por dónde empezar, porque creo que lo que me está pasando ahora es una mezcla de cosas, de las viejas que han regresado, cosas que no había sentido antes pero estaban ahí como latentes para hacer su aparición el día menos pensado y cosas nuevas que estoy sintiendo ahora.
- Ya…te entiendo. Jesús es el primer tema, obvio mi amiga, lo que te hizo no es lógico, un matrimonio modelo, que parecía que todo estaba bien…
- Y lo estaba Carmen, nunca me hizo pensar lo contrario, estábamos bien, todo funcionaba a la perfección como siempre, hasta en la cama, pero llevaba engañándome unos meses ya cuando me dijo que teníamos que hablar y ahí se me cayó todo el castillo de naipes, me entiendes?.
- Sí, contestó Carmen, pero ¿y las cosas latentes y las cosas nuevas? No entiendo…¿qué pasa?.
- Las latentes, son los celos, esos que nunca había sentido a pesar de tener un marido muy guapo. Nunca desconfié de él y ahora creo que debería de haberlo hecho, así hubiera estado más alerta, yo que sé. Ahora estoy sintiendo celos y muchos, horribles celos que me carcomen por dentro.
- ¿Celos por Jesús?, ¿Ahora? ¿Y eso por qué?. Sigo sin entender nada.
- No, de él no. Son por Juan.
- Cómo?? preguntó Carmen.
- Siiiii…de Juan. Recuerdas que te conté que nos conocimos personalmente, pues desde ese día no nos hemos vuelto a ver, ni tampoco hemos conversado por el MSN.
- Y???? preguntó Carmen.
- Pues que he investigado un poquito su perfil, sabes que no me gusta curiosear, pero soy mujer y he visto que una tal Marisa le ha dejado una nota.
- Y eso que tiene que ver?. Debe de tener amigas, muchas, me supongo. Está separado hace un tiempo, no mucho, vive solo y supongo que algún rollo tendrá, pero no sé mucho de su vida. Fran no me cuenta sobre sus amigos, solo algunas cosas y cuando sale el tema, además a Juan le he visto algunas veces y me pareció un tío muy majo por eso te contacté con él.
- Lo sé Carmen, pero es que me he enamorado de él y me dan celos todas las mujeres que se le crucen de aquí a la eternidad, dijo Clara sonriendo. No puedo contenerme. Sabes lo que he hecho?.
- Qué has hecho? inquirió Carmen temiendo lo peor.
- Pues si esa tía le deja una nota, yo también he dejado la mía y te digo una cosa, seguiré dejando notas como para que se den cuenta esa y cualquier otra que él es mío.
- Clara, Clara, él no es tuyo ni de nadie. Además tú te has enamorado de él, pero ¿sabes si él se ha enamorado de ti?. ¿Te ha dicho algo? ¿Se te ha declarado?.
- No, eso no, es verdad. Solo me ha dicho que le ha gustado conocerme, contestó Clara con voz triste
- Ves!!!. Es que te has ilusionado muy rápido. A veces los sueños y deseos nos hacen pensar y ver cosas que no son amiga. Tiempo al tiempo. Estoy segura que cuando él sienta algo por ti te lo dirá, mientras tanto toca esperar y aquietar ese caballo desbocado en el que se ha convertido tu corazón y no hacerte más ilusiones. Mira, se me ocurre una táctica, aléjate un poco y veremos que hace él. No te conectes, no chatees con él si le ves conectado, no le llames tampoco, sé que es difícil pero inténtalo y una cosa muy importante no sigas investigando porque sufrirás más y te sentirás peor, porque imaginarás cosas que quizás no sean reales.
- Vale, lo haré, porque estoy en un sin vivir, pensando todo el día en si está con otra o chatea con otra. Y no puedo seguir así.
- Así es amiga, además una cosa, Juan no es el único hombre en la faz de la Tierra, hay más, muchos más, muchísimos más, me entiendes? Y de esos, hay muchos que están solos y estoy segura que les encantaría conocerte, dijo Carmen animando a su amiga.
-Tienes razón Carmen, aunque el mercado está un poco difícil. Tú misma me lo decías antes de conocer a Fran, nadie quiere nada, “cero compromiso” es la premisa, todos quieren pasarlo bien y luego nada más. Para eso me quedo como estoy. Mejor sola que mal acompañada dice el dicho.
- Eso dice el dicho, pero yo te digo que si no es Juan, será otro, pero sola no te quedarás, ya lo verás.

Terminaron lo que estaban tomando, pagaron y salieron sonriendo de la cafetería rumbo al Centro Comercial, porque como decía Carmen no hay nada mejor para darse ánimo que charlar con las amigas y comprarse algo, un buen par de zapatos o algo de ropa, aunque se te venga el ropero abajo de todo lo que tienes allí guardado.

Continuará…