25 mar. 2010

TE PARECE QUE SI?...(XI)



Después de un día arduo, de arriba para abajo con sus hijos, preparar la cena, lavar los platos, bañar a Marina, leerle un cuento y acostarla, revisar los deberes del colegio de Miguel y José Luis, al fin podía tomar un té con limón y descansar. ¡Qué cansada estoy!, decía Clara en voz alta, mientras saboreaba su taza de té sentada en el sofá. De repente advirtió que el ordenador estaba encendido, se había prometido no acercarse al “aparatejo infernal”, pero la tentación era muy grande. Quería ver si alguien le había respondido la nota que había dejado, quizás Juan lo había hecho, mmmm, vamos a veeeeer, y se conectó.

Había consultado con sus hijos en cuanto a las notas del MSN y ellos le habían dicho que todos los contactos de la persona podían verlas si eran públicas o el perfil tenía esa posibilidad habilitada o algo así. La explicación que le habían dado era realmente complicada y no había entendido mucho, pero eso le bastaba. La tal Marisa y cualquier otra mujer sabrían que ella era amiga de Juan y que se conocían. Obviamente que eso no evitaría que se le acercaran mujeres pero por lo menos ella sentaba presencia. Era buena táctica como para alejar lagartas, jaja.

Aaayyy Clarita, Clarita, para que te sirve eso, Clarita guapa? se preguntaba. Si estamos igual que al principio, solo somos amigos, pero si él se da cuenta de que estoy interesada en él, que me importa, yo que sé, quizás pueda haber algo más, claro está que tengo que demostrarle que le quiero, que me interesa y para eso tendré que verle, hablar con él, insinuarle lo que siento, pero por lo visto hoy no se conectará, mira la hora que es y no entra el tío!. Mañana le llamo y le invito a tomar café.

En el MSN no había nada, ni un mensaje nuevo, ni nadie había dicho nada de su nota, así que apagó el ordenador, terminó el té y se fue a dormir, pensando que el día siguiente sería diferente.

Una de cal y una de arena, como todo en mi vida, pero ya mejorará, ya lo verás, ten paciencia guapa, que el que la sigue la consigue, él es un buen tío, vale la pena y te mereces a alguien así en tu vida, no se te puede escapar, se decía, mientras se metía en la cama.

Continuará…