12 mar. 2010

EL PRIMER BESO



Ella era una chiquilla de 15 años, guapa, de pelo cortito y algo tímida. Cuando se reunía con sus amigas y se ponían a hablar de chicos y si habían besado a alguno de ellos, ella jamás contaba nada, porque no tenía nada que contar. En verdad, nunca la habían besado y realmente anhelaba ese momento, pero se preguntaba ¿quién sería?,¿quién le daría ese primer beso?. No había nadie en su vida, ningún muchacho que le gustara en ese momento, sus únicas aficiones eran sus estudios, la lectura y la natación a las que se dedicaba con muchas ganas.

Un buen día, una de sus mejores amigas la invitó a su cumpleaños de 15. Todo un acontecimiento para una muchacha, porque es cuando se viste de largo, como una princesa, sus padres le dan la bienvenida al mundo de los adultos, es como la presentación en sociedad y todo eso se festeja con una gran fiesta a la noche, en donde se invita a todos los amigos y compañeros de Instituto. Así que eso le hizo mucha ilusión.

El día del cumpleaños, se puso su mejor vestido, blanco y corto, era verano y hacía calor, su madre la maquilló para la ocasión, aunque a ella no le gustaba mucho maquillarse, solo una pequeña línea que resaltara sus ojos grandes y un poco de rimmel para sus pestañas, se calzó unos zapatos de tacón también blancos y así marchó a la fiesta que se realizaba en un restaurante muy elegante.

Estaba sentada en la mesa de los amigos y compañeros de Instituto, cuando un muchacho muy guapo, alto y moreno, se le acercó y la invitó a bailar. Ella se sorprendió, no le conocía, pero aceptó la invitación. Él le comentó mientras bailaban que era primo de su amiga, la del cumple y ella le dijo que era una de sus mejores amigas. Así siguieron bailando hasta que decidieron salir al jardín, ya que había otra pista de baile allí y ahí estaban todos sus amigos.

Se escuchaba de fondo la voz sensual de Chris Isaak, y fue en ese momento que él la abrazó y la besó…¡su primer beso!. Algo sorprendida y encantada le sonrió….y siguieron bailando juntos abrazados toda la noche.

Años después, la invitaron a una cena en el mismo restaurante, esta vez iba acompañada por un amigo. Cuando se sentó en la mesa asignada recordó aquel primer beso y sonrió.

- ¿Por qué sonríes? le preguntó él. Me encanta este lugar…
- A mi también, le contestó ella. Sabes? En este lugar me dieron mi primer beso.
- ¿En serio? Qué casualidad.
- Era una chiquilla inocente y tímida que no sabía besar porque nunca me habían besado. Tenía 15 años en ese momento y creía en el amor para toda la vida...
- No has dejado de creer en el amor porque después de tanto tiempo aún recuerdas el primer beso.
- Puede ser…..pero aquí estamos, le dijo ella con algo de desilusión en su voz.
- Puedes volver a empezar, le contestó él.
- Si...claro que si….pero como el primer beso no hay ninguno…aunque me gusta pensar que todos los besos son únicos y especiales, así que son siempre primeros besos.
- Aquí tienes el mío le dijo él…y la besó.