7 mar. 2010

AVATAR



El fin de semana pasado fui a ver la película “Avatar”, de James Cameron, una de las más taquilleras de los últimos tiempos.
Creo que en España no queda nadie por verla, y no pretendo hacer una crítica de si es buena la película o no, o si me gustó o no.
Pero hablaré un poco sobre que plantea, la historia transcurre en un futuro en que la Tierra está en decadencia, y los humanos buscan quedarse con las riquezas naturales de un planeta poblado por humanoides de tres metros de altura, delgados, fuertes, vistosos, azulados y que viven en medio de la naturaleza, una naturaleza amiga y que cuidan por sobre todas las cosas, porque están en comunicación con los elementos de ese mundo (plantas, árboles e incluso animales).
Esto ya lo veo como un llamado a respetar más el mundo en que vivimos, que visto los últimos acontecimientos en este planeta, más vale que nos ajustemos los cinturones porque me parece a mí que la Pachamama está enfadada y mucho por como la tratamos.
Continúo con el tema porque si no me voy por las ramas, el protagonista, que participa de la conquista del planeta Pandora, es un ex marine parapléjico. Por arte y magia de la ciencia, él y otros de su grupo, logran transformarse en un ser similar a los habitantes del planeta, el avatar, que en el caso del protagonista puede caminar. De esta manera, pasa de ser una persona incapacitada a ser un personaje gigantesco, al que le toca aprender todo lo que se cuece en ese nuevo mundo y lo hace muy bien, hasta hay un momento romántico cuando él elige esposa, la hija del jefe de la tribu, que es quien le enseñó a vivir en armonía con la naturaleza. Así que, al final y después de innumerables peripecias y guerra desatada, el prota tiene que elegir entre quedarse con su cuerpo tullido o pasar a ser para siempre su "avatar"…ya sabrán que ha elegido, me supongo?.
Y a este punto quería llegar porque la película pone en el tapete otra de las cuestiones muy discutidas en estos tiempos, el ansia que tiene la gente por vivir vidas mejores, y esto no lo veo mal, siempre es bueno querer mejorar, trascender el pequeño mundo que habitamos y conocer otras formas de pensar, otras formas de ver la vida, otras formas de vivir, en definitiva conocer mundo.
Pero, porque siempre hay uno, o más…jaja…y voy a plantear lo más preocupante, que es el crearse una vida totalmente diferente a la que vivimos y vivirla virtualmente y hacer creer a los demás integrantes de las redes en las que participamos que somos muy guays, o muy sensuales, o muy graciosos, porque en nuestra vida real somos todo lo contrario.
Es posiblemente el sueño de la mayoría de las personas que en internet se promocionan a través de blogs, chats, facebook y otras redes, con condiciones físicas y personales que se acercan más al ideal que ellas sueñan que a la realidad que viven. Ayer mismo lo hablaba con una amiga sobre cómo se miente en cuanto a la edad y la apariencia física escudados detrás de un monitor hasta que te piden la webcam.
Tal vez haya que preguntarse por qué las personas, desean vidas diferentes a las que viven. Será por inconformismo, será por inseguridad? Algo de eso habrá y quizás más cosas, y eso nos hace pensar, que es mejor lo que tiene el otro, que vivir una fantasía es mejor que la cruda y cruel realidad en que nos encontramos.
A mi entender sería mejor afrontar eso y tratar de mejorar en la vida real que inventarse “otro yo” en la virtualidad, cosa que me parece una locura…pero como dice el dicho.....de cuerdo y de loco cada uno tiene un poco.