1 mar. 2010

ALGO MÁS SOBRE MÍ

Ya dije que tengo cuarenta y tantos y ese tantos no es mucho, digamos que he entrado a la cuarentena hace muy poco y realmente me gusta esta década, así como me gustaron las otras. Debo decir que no se me nota para nada la edad que tengo, físicamente hablando, tengo más bien onda juvenil, que no sé si es una ventaja o desventaja ya a esta altura, pero sé bien donde estoy parada y no me hago la “nena”, además tengo un excelente sentido del humor, me río mucho de mi misma y de todo, cosa bastante sana por cierto.
He tenido un pasado bastante agradable, con altos y bajos, creo que como todos. Una crianza a la vieja usanza, de esa que marcaba horarios para regresar a casa y de “cuidado con quien te juntas”, con una infancia maravillosa, una adolescencia espectacular, una adultez podría decir que sin tropiezos en lo personal y con estudios universitarios que me hicieron llegar a donde estoy ahora y sigo, porque me encanta estudiar y me espera un doctorado que terminar.
¿Currículum aprobado, verdad?
Todo parece brillar, sin embargo a la hora de buscar relacionarme con el sexo opuesto hace ya algunos años se ha convertido en un perfecto intríngulis. Las experiencias a veces han sido buenas, a veces han sido malas y a veces horrorosas, pero no me quejo, porque de todo se aprende, aunque como dice el dicho, el hombre siempre tropieza dos veces con la misma piedra y yo agrego que la mujer y tratándose de hombres, también. Muchas veces repetimos patrones, porque no nos damos cuenta o no nos queremos dar cuenta de la realidad, así que muchas veces me ha tocado hacer borrón y cuenta nueva, pero seguimos adelante.
Hace dos años comencé escribiendo un blog en Space, era algo para mí, tipo diario personal, cosa que nunca había hecho. Allí contaba casi día a día lo que me pasaba, lo que sentía, mis experiencias, me servía como un desahogo, más allá de contarle a mis amigas como me sentía, pero el hecho de escribir y tenerlo ahí para poder releerlo de vez en cuando, ayuda.
En el 2008 se me ocurrió entrar en una red social, invitada por una amiga, habiendo probado otros caminos para conocer gente, con buenos y malos resultados.
Y ahora ya un poco cansada de estar por allí, y de ver cosas que me gustan y de las otras, porque hay gente pa’ todo, me he decidido en este nuevo mundo del blogger.
Aquí, como ya dije en otro post, volcaré las experiencias vividas de todo tipo y color y además escribiré historias y cuentos, si el tiempo me lo permite.
Vamos a ver cómo nos va…